Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

La deuda de los bancos españoles con el BCE sigue reduciéndose

Aumenta la cantidad de dinero que las entidades depositan en el emisor, lo que apunta a que están atesorando dinero por si vuelven las turbulencias

El saldo vivo de deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) se ha reducido en diciembre por cuarto mes consecutivo. El dinero total que los bancos de nuestro país tienen pendiente con el emisor es 313.109 millones de euros, un 8,1% menos que en noviembre. En todo caso, sigue siendo una deuda mucho más elevada que la de hace un año, más de dos veces y media más elevada, y sigue suponiendo el 35% de la deuda de las entidades de toda Europa con el instituto emisor.

La deuda de las entidades españolas con el BCE se fue acelerando en 2011 y comienzos de 2012, porque recurrían a él ante las dificultades que tenían para conseguir dinero por el cauce habitual, los préstamos entre bancos, una consecuencia de la desconfianza que trajo la agudización de la crisis de la deuda soberana. En particular las entidades españolas se beneficiaron con avidez de las operaciones extraordinarias de financiación a 3 años lanzadas por el BCE en diciembre de 2011 y febrero de 2012.

A partir del verano las tensiones en los mercados han ido aflojando,y la deuda con el BCE ha ido reduciéndose desde el pico de 388.736 millones registrado en agosto hasta los 313.109 millones de diciembre conocidos este lunes.

Los bancos españoles atesoran el dinero

En todo caso, el comportamiento de los bancos españoles sigue siendo diferente al del conjunto de las entidades europeas, y esto se aprecia en el uso creciente que hacen de la facilidad de depósito del BCE. Este instrumento consiste en la posibilidad que brinda el BCE a las entidades de que guarden su dinero en el emisor, una posibilidad que han utilizado mucho las entidades del norte de Europa durante la fase más aguda de la crisis para tener sus recursos a buen recaudo mientras arreciaba la desconfianza y la volatilidad.

El uso de esta facilidad ha caído mucho en el conjunto de Europa desde que el BCE decidiera, en julio, dejar de dar intereses a los que metan su dinero en el depósito. Así, el conjunto de las entidades europeas tenía 766.215 millones guardados en el BCE en junio, pero esa cantidad ha ido cayendo fuertemente mes tras mes hasta los 233.301 millones de diciembre.

En cambio, las entidades españolas han metido más dinero en el depósito del BCE: han pasado de 24.024 millones en noviembre a 44.183 millones en diciembre. Fuentes del sector financiero indican que esto se debe a que las entidades atesoran dinero ante la perspectiva de que los mercados se vuelvan a cerrar ante un eventual repunte de las turbulencias.