Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

El Supremo avala el arresto de un militar por criticar la gestión del Gobierno en el accidente del Cougar

El Brigada ingresó un mes en prisión por criticar en público la gestión del Gobierno en el accidente del helicóptero Cougar, donde murieron 17 militares españoles

El Tribunal Supremo ha avalado el mes que estuvo bajo arresto el Brigada Jorge Bravo por criticar en una rueda de prensa la gestión del Gobierno en el accidente del helicóptero Cougar. Señala que las declaraciones del militar, que dijo que " se adoptaron medidas para acallar la libertad de expresión de los militares" tras el siniestro y que también habló de la "tutela paternalista" del Gobierno, fueron "irrespetuosas, desleales, descalificantes y un grave atentado contra la disciplina".

El militar Jorge Bravo, por aquel entonces Brigada del Ejército de Tierra y presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles, compareció en una rueda de prensa en Coruña ante varios medios de comunicación. El militar denunció supuestas dificultades encontradas a la hora de saber lo que sucedió en Afganistán en el accidente del helicóptero Cougar, donde murieron 17 militares españoles en agosto de 2005. Concretamente, declaró que después del siniestro, "se adoptaron medidas especiales para acallar y limitar la libertad de expresión de los soldados tras el accidente", criticó la "tutela paternalista del Gobierno" y señaló igualmente que militares de la Brigada de Infanteria Ligera Aerotransportable "se habían quejado del trato recibido por sus superiores". Bravo también reclamó "los mismos derechos para los militares que para cualquier otro ciudadano" en su rueda de prensa.

El Ejército de Tierra condenó al Brigada a un mes y un día de arresto, que cumplió en dependencias del Ejército en la localidad madrileña de Colmenar Viejo. La justicia alegó que el comportamiento del militar fue "contrario a la esencia del Mando", y que sus declaraciones fueron "irrespetuosas, desleales, descalificantes y un grave atentado contra la disciplina". En estos argumentos, que comparte ahora el Tribunal Supremo en su validación del arresto, se señala también que Bravo intentó "crear un grado de desconfianza ante la opinión pública".

La sentencia cuenta con un voto particular del magistrado José Luis Calvo Cabello, que considera la pena impuesta como "desproporcionada y excesiva". Opina que las declaraciones del militar "no lesionaron la disciplina" y que la justicia no tuvo en cuenta la condición en que compareció en rueda de prensa, "amparado por el derecho fundamental a la libre expresión".