Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Internacional

El ministro de Finanzas japonés pide a los ancianos que se den prisa en morir

Taro Aso, de 72 años, busca solucionar de este modo la presión sobre el Estado por el pago de la atención médica a mayores

La polémica ha tardado poco en llegar al nuevo gobierno japonés. El ministro de Finanzas, Taro Aso, dijo el pasado lunes que las personas mayores deben "darse prisa y morir" para aliviar la presión sobre el Estado por el pago de su atención médica, según informa el diario británico 'The Guardian'

"Dios no quiera que ustedes se vean obligados a vivir cuando quieran morir. Yo me despertaría sintiéndome mal sabiendo que todo [el tratamiento] está pagado por el Gobierno". El ministro se refirió así al coste de los tratamientos médicos en un país en el que casi una cuarta parte de sus 128 millones de habitantes son mayores de 60 años y, no contento con eso, remachó: "El problema no se resolverá a menos que ustedes se den prisa en morir".

Las declaraciones se produjeron en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Social del país nipón donde Aso, que también ejerce de viceprimer ministro, aseguró que él se negaría a recibir cuidados paliativos. "Yo no necesito ese tipo de atención", dijo en declaraciones citadas por la prensa local, agregando que él había escrito una nota indicando a su familia que se nieguen a prolongar su vida con un tratamiento médico.

Para completar sus declaraciones, se refirió a los ancianos que ya no pueden alimentarse por sí mismos como "gente de tubo" y alegó que el ministerio de salud y bienestar era "muy consciente de que cuesta varias decenas de millones de yenes al mes" el tratamiento de un solo paciente en las etapas finales de la vida.

Días después, Taro Aso intentó matizar sus comentarios reconociendo que sus palabras habían sido "inadecuadas" y que él solo se estaba refiriendo a sus preferencias personales. Aunque no es la primera vez que uno de los políticos más ricos y veteranos de Japón comete este tipo de deslices. En 2008, cuando ejercía de primer ministro, llamó "chochos" a los pensionistas. En otra ocasión en una reunión de economistas dijo: "Veo a gente de 67 años o 68 constantemente ir al médico. ¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo?".

Según un informe publicado esta semana, el 40% de los hogares japoneses que reciben asistencia social tiene algún miembro mayor de 65 años. Japón es el país más envejecido del mundo, el propio ministro de Finanzas tiene 72 años.

Adolfo Jiménez en La Ventana: "El envejecimiento es un éxito social y un potencial económico".