Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Ciencia y tecnología

Twitter tendrá que revelar la identidad de los autores de mensajes racistas, según la justicia francesa

El tribunal lucha contra los mensajes racistas, xenófobos u homófobos en la red y concede a la red social quince días para actuar

AGENCIAS / Página web de Twitter

Ya no será tan fácil ocultarse bajo un seudónimo para insultar al prójimo en las redes sociales. Según la decisión de un Tribunal de París los mensajes racistas o antisemitas podrán denunciarse y Twitter tendrá que buscar mecanismos para revelar la identidad de los autores para que puedan perseguirse por la vía judicial.

Es lo que habían pedido varias organizaciones no gubernamentales. Desde hace semanas la red social de origen estadounidense difunde mensajes en francés bajo epígrafes como "si yo fuera Nazi", "como ser un buen judío" o "un judío muerto". También circularon mensajes de contenido claramente homófono, pidiendo a los usuarios "tirar al mar a los homosexuales". La Unión de Estudiantes Judíos de Francia y otras ONG defensoras de los derechos humanos se han querellado contra la red social estadounidense.

Los jueces exigen a Twitter, como habían pedido los querellantes, que instaure una dirección/correo donde los usuarios puedan denunciar "incitaciones al odio racial o contra los derechos humanos". La red social se había refugiado hasta ahora en el argumento de que es una compañía estadounidense y sólo está obligada a cumplir la legislación americana por la que cada uno puede tuitear lo que le venga en gana. Las autoridades francesas consideran en cambio que una sociedad, que ni siquiera tiene en Francia una oficina, no debe eludir la legislación francesa de protección contra odio racial, étnico o religioso. El Tribunal reclama a Twitter también que en un período máximo de 14 días explique cómo va a dar respuesta a la sentencia, de lo contario tendrá que pagar una multa de mil euros al día.

La compañía se ha mostrado dispuesta a "colaborar" con la Justicia y la autoridades, pues como indica Le Monde, directivos del consorcio americano se entrevistarán en febrero con representantes de ONG y con la ministra portavoz, Najat Vallaud-Belkacem , quien pidió el mes pasado a Twitter que identifique a los autores o controle contenidos sobre el popular medio digital. "No queremos censura pero estamos obligados por ley a perseguir la incitación al odio racial, contra las mujeres o la homofobia" declaró su Ministerio. Los usuarios de Twitter en Francia ascienden ya a 5,5 millones y curiosamente son los mayores de 55 años los que más la utilizan, seguidos de los menores de 24.