Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Muere un hombre en la plaza Tahrir tras recibir un disparo en el pecho

Tras decretarse el estado de emergencia en el Canal de Suez, el Gobierno egipcio ha dado autorización al Ejército para detener civiles

Un opositor del presidente Mohamed Mursi huye del gas lacrimógeno lanzado por la policía en el puente Qasr Al Nil, puente que conduce a la plaza Tahrir en El Cairo / REUTERS

Esta mañana ha muerto un hombre en la Plaza Tahrir después de recibir un disparo en el pecho. Durante el fin de semana, 50 personas han perdido la vida en los disturbios registrados a lo largo del país. Además, el Gobierno egipcio ha otorgado poderes extraordinarios al Ejército que podrá detener a civiles.

Un hombre ha fallecido después de recibir un disparo en el pecho cuando se encontraba en la emblemática plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de las conmemoraciones y manifestaciones por el segundo aniversario del derrocamiento del presidente Hosni Mubarak.

La víctima ha fallecido en medio de los enfrentamientos esporádicos protagonizados por las fuerzas de seguridad y los manifestantes, en el que supone el cuarto día consecutivo de disturbios desde la conmemoración del pasado viernes.

La Policía intenta desde entonces desalojar a los manifestantes concentrados en la plaza Tahrir fundamentalmente empleando gases lacrimógenos.

A los disturbios por el aniversario de la conocida como Revolución del 25 de Enero de 2011 se suman los graves incidentes en la ciudad de Port Said, donde han muerto casi medio centenar de personas desde que el sábado se anunciara la condena a muerte de 21 implicados en la masacre del Estadio de Port Said, en la que en febrero del año pasado murieron 74 personas en enfrentamientos entre seguidores del club local y un equipo de fútbol cairota.

Más poder para el ejército

El Gobierno egipcio ha aprobado un proyecto de ley por el que otorga al Ejército poderes extraordinarios que habilitan a los militares para detener a civiles. La iniciativa también autoriza al Ejército a ayudar a la Policía a mantener el orden, es decir que los militares "se comportarán como una fuerza policial", aunque los detenidos serán remitidos a tribunales civiles, no militares.

Anoche el presidente egipcio, Mohamed Mursi, anunció la declaración del estado de emergencia en tres ciudades de la región del canal de Suez: Suez, Port Said e Ismailia. La orden estará vigente 30 días e incluye un toque de queda entre las 21.00 y las 6.00 horas, con lo que se pretende atajar la violencia que en los tres últimos días se ha cobrado medio centenar de vidas.

La violencia ha sido particularmente grave en Port Said, donde manifestantes se enfrentaron a la Policía el sábado tras conocerse la condena a muerte de 21 implicados en la masacre del Estadio de Port Said, en la que en febrero del año pasado murieron 74 personas en enfrentamientos entre seguidores del club local y un equipo de fútbol cairota.