Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

EEUU alcanza un pacto para legalizar a más de 11 millones de indocumentados

El presidente Obama expondrá extensamente su posición a favor. Los requisitos que deben cumplirse son que no se tengan antecedentes y se paguen impuestos

El grupo de senadores de ambos partidos conformado, entre otros, por Dick Durbin, John McCain, Chuck Schumer, Robert Menendez y Marco Rubio en una rueda de prensa en el Capitolio en Washington / EFE

Un grupo de senadores demócratas y republicanos ha presentado un conjunto de "principios" comunes para avanzar en una reforma migratoria integral en EEUU que incluya una vía a la ciudadanía para parte de los alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Los senadores han indicado que este acuerdo bipartidista es una oportunidad para conseguir una reforma migratoria que se resiste desde antes de la llegada del presidente Barack Obama a la Casa Blanca en 2009.

La propuesta de los ocho senadores (cuatro demócratas y cuatro republicanos), que firman y dan peso a este acuerdo marco, podría traducirse en un primer proyecto de ley el próximo mes de marzo y, según el senador demócrata Charles Schumer, ser aprobado "a finales de primavera o principios del verano" por la Cámara Alta.

Si el consenso, finalmente, es alcanzado en el Senado, la Cámara de Representantes podría dar luz verde a una reforma integral de un sistema que líderes de ambos partidos consideran "roto", desfasado y que no contribuye a la mejora económica del país.

Uno de los firmantes, el senador republicano y excandidato presidencial en 2008, John McCain, confió en que el texto de la ley cuente con un mayoritario apoyo bipartidista en el Senado, ya que, en su opinión, "2013 representa para nosotros la mayor oportunidad en muchos años para conseguir una reforma del sistema migratorio".

Tanto demócratas como republicanos han acordado que la reforma incluya una "vía para la ciudadanía dura, pero justa" para millones de inmigrantes que viven en la ilegalidad, con especial preferencia para aquellos que llegaron al país de niños y los trabajadores del sector primario, que han realizado trabajos mal pagados durante años.

"Inmediatamente después de que la ley sea aprobada, las personas que viven ahora en la sombra tendrán el derecho legal a quedarse y trabajar aquí. No serán deportados, siempre que no tengan antecedentes criminales. No serán acosados nunca más", indicó en rueda de prensa el senador demócrata Charle Schumer.

El proceso de regularización se realizaría de manera progresiva y obliga a aquellos que han permitido que sus visados caduquen o han ingresado en el país de manera ilegal a someterse a chequeos de antecedentes y pagar multas para obtener la residencia permanente o "green card".

Obama: "Soy muy favorable a una reforma migratoria integral".