Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

La troika pide a España que avance en el banco malo y la consolidación fiscal

Recomiendan al Gobierno mantener la vigilancia ya que persisten "riesgos elevados" para la economía y el sector financiero español

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) afirmaron este lunes que la reestructuración de la banca española "continúa a buen ritmo", pero recomendaron al Gobierno mantener la vigilancia y seguir trabajando en las reformas del sector, en el banco malo y también en la consolidación fiscal. El FMI por su parte advierte de que persisten "riesgos elevados" para la economía y el sector financiero español.

La CE y el BCE, cuyos representantes visitaron Madrid del 28 de enero al 1 de febrero junto con expertos de la Autoridad Bancaria Europea, del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), concluyeron tras la segunda revisión del rescate a la banca española que el programa "continúa a buen ritmo".

"La conclusión exitosa de la segunda misión de revisión a España demuestra que la reparación y reforma del sector financiero español mantiene un buen ritmo", señaló al respecto el vicepresidente de la CE y comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en un comunicado de prensa.

El FMI, por su parte, consideró que la banca española está haciendo "progresos importantes" en su proceso de reestructuración, pero indicó que quedan tareas por realizar y alertó de que el país, y por tanto el sector financiero, afrontan riesgos "elevados".

La CE y el BCE señalaron que, desde el inicio del programa de saneamiento de la banca española, las condiciones en el sector "se han estabilizado ampliamente" como resultado de la adopción de los planes de reestructuración, la recapitalización bancaria, el establecimiento y la transferencia de activos al llamado banco malo (Sareb).

En este sentido, advirtieron de que "la plena implementación de los planes de reestructuración acordados para la banca que recibió ayuda pública será de la máxima importancia para facilitar el ajuste del sector bancario en su conjunto".

Para lograr este objetivo, las autoridades españolas deben permanecer "vigilantes" a la hora de guiar y supervisar el proceso y asegurarse de que se preserve el reparto justo de la carga entre los inversores en deuda subordinada y participaciones preferentes y los contribuyentes, explicaron la CE y el BCE.

Ambas instituciones pidieron al Gobierno español que esté preparado para actuar si reapareciesen "vulnerabilidades" en la ejecución del programa, en el que también se han registrado "importantes progresos" a la hora de separar los activos tóxicos en los bancos.

Destacaron además el lanzamiento de las operaciones en la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), aunque alertaron de que "queda mucho trabajo" en los próximos meses para que el "banco malo" sea plenamente operativo. El fundamento para el éxito del Sareb es un "plan de negocio sólido", por lo que es muy importante que éste se mantenga "robusto y creíble en base a información actualizada", indicaron las dos instituciones.

En cuanto a las reformas del sector en su conjunto, la CE y el BCE resaltaron el trabajo en la reforma del gobierno corporativo de las cajas de ahorro, la revisión de los procedimientos de supervisión del Banco de España, en la reforma del marco regulador sobre la concentración de créditos y las provisiones, y la mejora del registro de crédito.

No obstante, Bruselas y Fráncfort ven necesario "más trabajo conceptual" en las próximas semanas sobre proyectos de reformas, los cuales deben adoptarse "rápidamente e implementarse eficazmente" para contribuir a la viabilidad del sector bancario español.

Las dos instituciones afirmaron además que la situación económica sigue siendo "muy desafiante", debido a la alta tasa de desempleo, que además va en aumento, y la contracción del PIB, así como la necesidad de reducir la deuda interna y externa.

"Pese al importante progreso político acometido ya, siguen siendo necesarios más avances en la consolidación de las finanzas públicas -incluyendo reforzar el marco institucional- y la rápida conclusión e implementación de la agenda de reformas estructurales, junto con las recomendaciones" de la Unión Europea (UE), señalaron.

Harán falta "esfuerzos persistentes" y una "acción política decisiva" para superar los "importantes retos que enfrentan las partes más débiles del sector bancario" y mantener una "vigilancia elevada" para salvaguardar las mejores condiciones en los mercados.

Esas mejoras se han traducido en un mejor acceso a la financiación por parte del Estado y el sector privado, la vuelta de los inversores extranjeros al mercado español, la caída de la prima de riesgo y un relajamiento de las restricciones de la liquidez para el sector bancario, explicaron la CE y el BCE, que efectuarán en mayo la próxima revisión del programa a la banca.