Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

El Gobierno creará un registro de inquilinos con antecedentes de morosidad

Los propietarios de inmuebles podrán acceder a la lista para cotejar si el futuro arrendatario es fiable

El Gobierno quiere poner en marcha una lista de inquilinos morosos a la que puedan tener acceso los propietarios de viviendas en alquiler, que incluiría a condenados con sentencia firme por impagos. Es una de las enmiendas que ha presentado el PP a las medidas de flexibilización y fomento del alquiler, y que saldrá adelante gracias a su mayoría absoluta.

El Grupo Parlamentario Popular ha presentado 18 enmiendas al Proyecto de Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de vivienda. A dicho proyecto, los populares quieren sumar un nuevo artículo que lleva por nombre "Registro de sentencias firmes de impagos de rentas de alquiler". Se trata de una lista de deudores que tienen antecedentes de obligar a un arrendador a acudir a la justicia o al arbitraje para resolver el impago de un alquiler. A ese registro pueden acceder los arrendadores y cotejar si el futuro morador tiene alguna condena por falta de pagos. Para ello, el propietario deberá presentar un modelo de contrato con los datos del arrendatario.

En el texto se aclara que no se trata de incluir a quienes dejan de pagar las rentas de un inmueble, sino a los que tienen una sentencia firme. De esta forma, dicen se evitará que los arrendadores contraten con personas con un historial manchado por las deudas. Desde FACUA, su portavoz Rubén Sánchez, valora la medida como positiva, aunque si bien dice que no se adapta a la actual situación económica. "Jurídicamente es viable, pero no es justo que una persona aparezca en un registro de morosos público, ya que no es un moroso profesional sino alguien que se quedó en paro porque no tenía capacidad económica para pagar el alquiler".

Para salir de esa lista hay dos opciones. Satisfacer la deuda por la que se fue condenado o bien esperar un máximo de seis años para que se borren los registros.