Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Sepúlveda se niega a declarar ante el juez sobre los regalos que recibió junto a Mato de la Gürtel

El exalcalde de Pozuelo cree que Ana Mato no debe dimitir y defiende, a la salida de la Audiencia, la "inocencia" de su exmujer. Jesús Sepúlveda ha abandonado la Audiencia Nacional entre gritos de ''chorizo'' y ''sinvergüenza''

Gritos de "chorizo" y "ladrón" para Sepúlveda. El exmarido de la ministra Ana Mato ha defendido la inocencia de su expareja ante los periodistas, porque ante el juez se ha acogido a su derecho a no declarar. A las puertas de la Audiencia Nacional ha sido recibido con gritos de "chorizo indecente" y "ladrón" / ATLAS

Jesús Sepúlveda ha llegado a la Audiencia Nacional minutos antes de las 11:30, hora prevista del inicio de su declaración como imputado ante el juez Pablo Ruz por los delitos de cohecho, prevaricación, malversación y contra la Hacienda Pública, y no ha estado ni 10 minutos en la Audiencia.

Jesús Sepúlveda se ha negado a declarar. Se ha limitado a leer un papel ante el magistrado con el que ha tratado de justificar su silencio al manifestar que está "a la espera de recibir unos informes", según fuentes jurídicas. Unos informes cuyo contenido o procedencia no ha desvelado ante Ruz.

Entre gritos de "chorizo" y "sinvergüenza", Sepúlveda ha manifestado a la salida de la Audiencia a los periodistas que se ha acogido a su "derecho a no declarar" porque "creía que no era el momento ahora". Sepúlveda ha dicho que entiende "que haya gente molesta" con la corrupción y ha añadido: "Yo creo que mi exmujer es inocente". De nuevo a preguntas de los periodistas mientras se apresuraba a coger un taxi, el exalcalde de Pozuelo ha manifestado que no cree que Mato deba dimitir.

Sepúlveda iba a ser interrogado por el juez Pablo Ruz sobre el último informe de la UDEF, que confirma que tanto él como la ministra Ana Mato, recibieron de la Gürtel viajes, regalos Louis Vuitton, fiestas de cumpleaños con payasos y hasta el pago de la comunión de su hija por importe de más de 50.000 euros. El mismo informe también detalla que la Gürtel le pagó varios actos de campaña del PP en Pozuelo y diversos gastos del partido por otros 75.000 euros.

Tanto las acusaciones como el juez se han quedado con las ganas de conocer la versión de quien hasta hace unos días ha sido empleado del PP, recolocado en 2009 por Mariano Rajoy en Génova 13, a pesar de su imputación judicial.

Una comisión de 60.000 euros para Sepúlveda por una adjudicación en Pozuelo

Antes que Sepúlveda, el juez Ruz ha tomado declaración a Jesús Calvo Soria, también imputado en la causa por supuestos delitos de blanqueo y cooperador en delitos fiscales, al ser uno de los supuestos testaferros del líder de la trama, Francisco Correa.

Calvo ha reconocido su participación en la empresa Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña, pero ha asegurado que no era testaferro de Correa, sino que entró en la sociedad porque conocía a la exmujer del cabecilla de la Gürtel. También ha asegurado, según las mismas fuentes, que el entramado "falsificó" su firma en otras sociedades en las que figura como administrador, y que habrían servido a la red para blanquear centenares de miles de euros.

Según la información del sumario, Jesús Calvo Soria se dedicaba a blanquear dinero de la trama en el extranjero, para lo cual prestaba sus empresas. Parte del dinero se destinaba, presuntamente, al pago de comisiones por la adjudicación de obras y licencias. Durante el interrogatorio le han preguntado por los 240.000 euros que la empresa instrumental de Correa, Rustfield, destinó a la firma Lujeca Inversiones de Jesús Calvo.

Según la información incautada que forma parte del sumario, esos 240.000 euros llegaron al contable de la trama, José Luis izquierdo que repartió 60.000 euros para una sociedad de la trama denominada Quintamari, 96.000 para el imputado Plácido Vázquez, 60.000 para Jesús Sepúlveda y los más de 20.000 restantes para el líder Francisco Correa. Esta operación tuvo lugar en junio de 2003 como pago, supuestamente, de una adjudicación inmobiliaria en Pozuelo, municipio del que era alcalde Sepúlveda.