Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Encuentran restos de un analgésico en muestras de carne de caballo en Reino Unido

Según del secretario de Estado británico de Agricultura, de los ocho animales que dieron positivo, "tres podrían haber entrado en la cadena alimentaria en Francia"

Continúa la polémica sobre la existencia de carne de caballo en alimentos de procedencia vacuna hasta el punto, que lo que empezó como un supuesto fraude de etiquetado extendido por varios países europeos, puede llegar a convertirse en un problema sanitario. Las últimas informaciones vienen de la mano del secretario de Estado británico de Agricultura, David Heath, que ha anunciado que alimentos con carne de caballo procedente de Reino unido y contaminada con un analgésico antiinflamatorio, conocido como 'bute', puede haber entrado en la cadena alimenticia de Francia.

En una comparecencia ante el Parlamento, Heath ha dicho este jueves que en los últimos test efectuados por la Agencia de Estándares Alimentarios británica (FSA), ocho caballos sacrificados en mataderos del país han dado "positivo" por esa sustancia, potencialmente dañina para los humanos.

"Las pruebas más recientes hechas por la FSA sobre la presencia de 'bute' en caballos sacrificados en el Reino Unido se practicaron en 206 cadáveres de equino", explicó el secretario, que ayer se reunió con representantes de minoristas y proveedores alimentarios británicos a los que pidió garantías.

Además ha explicado que de los ocho animales que dieron positivo, "tres podrían haber entrado en la cadena alimentaria en Francia". La FSA colabora actualmente con las autoridades francesas "en un intento por retirar la carne de la cadena alimentaria", agregó Heath.

Un portavoz del primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que "el 'bute' no debería estar presente en caballos que vayan a formar parte de la cadena alimenticia" y consideró "increíblemente importante llegar al fondo de lo que está pasando". Por lo que ya se ha anunciado que el Gobierno "trabaja estrechamente con las autoridades francesas para detectar la carne de los tres caballos afectados que han entrado en Francia", según el mismo portavoz.

En el mismo sentido, la Comisión Europea propuso anoche exigir a los Estados miembros de la Unión Europea que efectúen pruebas de ADN de productos elaborados en base a carne de vacuno en respuesta al escándalo.