Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Cultura

MÚSICA | ENTREVISTA

El pequeño milagro de los amantes del jazz

El director Ramón Tort se quedó cautivado por la historia de la Orquesta de Jazz de Sant Andreu, este fin de semana llega a los cines su premiado documental

'A film about jazz and kids', tráiler. El jazz unido al talento infantil. Eso es La Sant Andreu Jazz Band, un proyecto creado y dirigido por Joan Chamorro que ha unido al jazz más clásico y el talento infantil de niños y jóvenes de 6 a 18 años. Niños y jóvenes que despliegan su talento y un swing inigualable junto a estrellas consagradas del genero como Jesse Davis, Terell Stafford y Wycliffe Gordon, músicos norteamericanos admirados por los amantes del jazz, como Elsa, una niña de 6 años que toca la trompeta como los ángeles.

A film about kids and music, el documental que ganó el premio nacional en el último In-Edit sobre la escuela para niños de Joan Chamorro, es una historia mágica sobre una orquesta de jóvenes intérpretes enganchados al jazz.

Los niños pueden aprender cualquier cosa mientras la enseñanza se enfoque como un juego. Cuando se consigue dar con las teclas adecuadas sus mentes se abren y absorben los conocimientos con una facilidad que los adultos perdieron. Joan Chamorro, director de la Orquesta de Jazz de Sant Andreu, inculcó a sus alumnos que el jazz puede ser un juego divertido y que el saxofón o la trompeta son juguetes con secretos por descubrir. Así ha conseguido que niños que no llegan al metro y medio abracen el jazz con pasión. Su original método ha calado de tal modo que sus alumnos, lleguen o no a ser músicos profesionales, sienten la música de un modo especial. "Creo que lo más grande de este proyecto es la capacidad que tienen los niños de transmitir emociones a través de su música", explica Ramón Tort (1975), director de A film about kids and music , el emotivo documental que dibuja trazos de esta la increíble historia.

Tort, que se define como un realizador autodidacta, vivía alrededor de la publicidad hasta que las casualidades de la vida le llevaron a conocer al que sería el eje central de su documental. "Conocí a Joan Chamorro en 2007 grabando y compartiendo gira con la Barcelona Jazz Orquestra". Chamorro llevaba un tiempo enseñando jazz a niños de entre 7 y 17 años en el barrio de Sant Andreu (Barcelona) y en 2008 pidió a Tort que grabase una actuación de su orquesta, así fue germinando la idea de este documental que se alzó con el premio nacional en el In-Edit de 2012. "Siempre estoy pensando en lo que puede convertirse en el foco de una historia, pero en este caso me encontraba en medio de ella", confiesa Ramón, que se sumergió en la escuela para conocer a los niños y niñas que la componen, para adentrarse en sus vidas y descubrir qué mueve a unos chicos tan jóvenes a amar el jazz con tanta intensidad.

La idea de contar la historia de ese profesor y de esos niños fue tomando forma de documental. Un viaje de más un año de convivencia que muestra la forma en que estos jóvenes intérpretes viven y aprenden. "Trabajar con niños suele ser complicado cuando quieres sacar algo concreto de ellos. En este caso todo ha sido más fácil porque las cámaras no les condicionaban. Nuestra convivencia ha durado un año y medio y de alguna manera formábamos parte de la normalidad y lo único que queríamos de ellos era que fuesen ellos mismos", confiesa el director.

De lo normal a lo excepcional

"Alguno de estos niños tiene algún talento especial, el resto son chicos normales con ganas de aprender y con mucha motivación", reconoce el profesor en un momento del documental. Entre los alumnos de Chamorro ha destacado Andrea Motis, que a sus 17 años ya ha editado dos discos que han recibido el aplauso de la comunidad jazzística. El caso de Andrea es excepcional aunque tampoco sorprendente que la escuela de Sant Andreu se convierta en la gran cantera del jazz europeo. Tampoco es el objetivo. "Lo que me fascinó más fue el ver lo cerca del suelo que están los pies de estos chicos y ver que no son loros virtuosos, son gente de corta edad fascinada por el jazz", explica Rubén. La manera en que Chamorro despierta el talento y las ganas es el verdadero 'milagro' de esta historia. Ver a niños tan pequeños leer la fantástica biografía de Billie Holiday o discutir sobre el estilo de Charlie Parker resulta cautivador. "En algún momento del rodaje varios niños me confesaron que su instrumento era una parte más de ellos, como un amigo con el que podían comunicar y comunicarse,", añade el realizador.

El documental de Tort está compuesto de un modo diferente, no lineal y sin esas voces en off tan habituales que explican al espectador los contextos de la acción. "Nuestra voluntad era transmitir una historia real, como los niños, y que se notara que no hemos forzado situaciones y que nos hemos dedicado simplemente a observar", explica el director. Una apuesta que ignora los ejes temporales y que emplaza al espectador a asumir, como dice Tort, un "papel importante a la hora de encajar las piezas". Este viernes ha llegado a los cines de media España precedida por el premio del In-Edit y por el boca a boca de este pequeño milagro, el de Joan Chamorro y sus pequeños amantes del jazz.

Club de Jazz: África y Europa.