Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

El Supremo reduce la condena de un hombre por no golpear con fuerza suficiente

Rebaja la condena por agredir a dos personas con una piedra en la cabeza por "no quedar acreditado la fuerza con la que lo hizo"

El Tribunal Supremo ha rebajado la condena de un hombre que golpeó con piedra en la cabeza a un vecino y a su mujer al grito de: "Os voy a matar a todos, a vuestra hija la primera". La justicia no considera probado que el condenado les golpeara con la piedra "con tanta fuerza como para que hubiera un ánimo homicida", ni tampoco que todas sus expresiones fueran amenazantes.

El Tribunal Supremo ha rebajado la condena a un hombre que atacó con una piedra en la cabeza a dos vecinos, por considerar que "no queda probado que la intensidad de los golpes crearan un riesgo alto para la vida".

La pelea se produjo en junio de 2009, cuando el condenado se encontró con una de las víctimas, con quien mantenía un pleito judicial previo. El hombre golpeó a la víctima repetidas veces en la cabeza con una piedra, tirándole al suelo donde siguió golpeándole e incluso llegando a morderle el tórax, mientras gritaba: "Os voy a matar a todos". También golpeó en la cabeza con la piedra a la mujer de la víctima cuando acudió en ayuda de su marido, hasta que otro vecino de la localidad consiguió separarles y reducir al condenado.

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca condenó al hombre a cinco años y nueve meses de prisión, por varios delitos de lesiones, amenazas y homicidio en grado de tentativa, además de a indemnizar a sus víctimas con cantidades que oscilaban entre los 2.000 y los 4.000 euros.

Es ahora la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo quien reconsidera los hechos y reduce la pena del condenado en un año por considerar que "no queda probado que la intensidad de los golpes crearan un riesgo alto y cierto para la vida de las víctimas", por lo que no aprecia un ánimo homicida en sus acciones. Tampoco considera la Sala que todas las expresiones utilizadas por el hombre constituyeran un delito de amenazas: las que profirió contra la mujer mientras le golpeaba con una piedra en la cabeza ("Os voy a matar a todos, tengo una escopeta en casa, la primera mato a tu hija") quedan incluidas en el delito de lesiones.