Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

El Partido Popular evita a la prensa y se ahorra responder sobre Bárcenas

Este lunes no se celebra la habitual comparecencia ante los medios de comunicación y es el tercer día consecutivo que el PP evita a la prensa

Los dirigentes populares esquivan a los periodistas desde que el viernes se supo que el PP había camuflado la situación laboral de Bárcenas. Los contactos con la prensa previstos para el fin de semana tampoco llegaron a producirse.

Por tercer día consecutivo, el Partido Popular no comparece ante los medios de comunicación. Los populares dicen que este lunes no hay rueda de prensa en Génova porque no se ha producido la reunión del Comité de Dirección que hay todos los lunes a primera hora de la mañana. Y han resuelto el tema, de nuevo, ofreciendo por televisión un discurso de Javier Arenas en la clausura de un acto desde Castilla y León.

Por lo general los lunes María Dolores de Cospedal responde a todas las cuestiones que se le plantean. Pero hoy no lo hará. Tiene excusa. Un acto, como presidenta de Castilla-La Mancha, con la ministra de Fomento. Pero cuando no comparece ella, suele hacerlo en su lugar Carlos Floriano, el responsable de Organización. En esta ocasión no está previsto que salga ni el sustituto, así que este lunes los focos no se van a encender en la sede nacional del partido. Hay quien apunta que tampoco es necesario ante la cercanía del debate sobre el Estado de la Nación.

Después de que se supiera que Luis Bárcenas estuvo contratado hasta diciembre de 2012, todos evitan afrontar un tercer grado de preguntas sobre el extesorero. Este fin de semana estaba previsto que hablaran ante los medios pero, al final, se lo replantearon. El sábado se dieron imágenes de la intervención de Alberto Ruiz Gallardón, y el domingo el discurso en abierto de Esteban González Pons. En ambos casos la prensa no tuvo posibilidad de preguntar.

De esta forma, los conservadores dan la cara, ofrecen su guión, pero tienen la garantía de que nadie les planteará cuestiones incómodas. Es el mismo sistema que utilizó Mariano Rajoy en su último Comité Ejecutivo Nacional extraordinario cuando los periodistas le seguimos a través de una pantalla.