Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Ciencia y tecnología

El bolígrafo Lernstiff, un chivato en la mano

Este boli inteligente está programado para reconocer faltas ortográficas y mala caligrafía

LERNSTIFF / Las faltas de ortografía y la letra ilegible tienen los días contados. El encargado de acabar con ellas es el nuevo bolígrafo Lernstiff. Una herramienta de origen alemán que es capaz de detectar en tiempo real lo que escribimos.

¿Nos equivocarnos al escribir? La solución podría ser un chivato en la mano, un bolígrafo que al escribir nos advierte de las faltas de ortografía, que ahora, en momentos en los que muchos piensan que nuestra escritura está contaminada por la tecnología, deja mucho que desear.

Las faltas de ortografía y la letra ilegible tienen los días contados. El encargado de acabar con ellas es el nuevo bolígrafo Lernstiff. Una herramienta de origen alemán que es capaz de detectar en tiempo real lo que escribimos. Su mecanismo permite avisar en tiempo real a través de vibraciones de los errores cometidos.

Este boli inteligente está programado para reconocer los movimientos que se asocian a las letras. En el modo caligrafía vibra cuando una letra es trazada de forma extraña o poco reconocible, al igual que cuando el fallo es ortográfico o gramatical.

Su creador pensó en la idea con la intención de ayudar a su hijo en el aprendizaje de la escritura. Ahora busca desarrollar el producto a través del crowdfunding, por lo que durante este mes llevan a cabo una campaña por Internet para recaudar fondos y poder hacer realidad la iniciativa.

¿El fin de la caligrafía?

El pasado verano el tabloide alemán 'Bild' publicaba una estadística que revelaba que uno de cada tres adultos no había escrito nada de su puño y letra en los últimos seis meses. Con un titular a media portada alertaba de la extinción de la escritura manual debido a que la mayoría de la gente utiliza los SMS y correos electrónicos para comunicarse por escrito.

Expertos en caligrafía aseguran que el uso del lápiz o bolígrafo convencional va a quedar reservado con los años a momentos puntuales como anotaciones o escritos que tengan un valor sentimental o especial y en los que queramos imprimir "algo tan personal como es la caligrafía".

Por ahora el Lenrstiff es sólo un prototipo, una nueva herramienta, que útil o no, vuelve a poner sobre la mesa el debate entre lo tradicional y lo tecnológico.