Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

El papa Benedicto XVI habla de nuevo de 'El Maligno'

Su portavoz y la Secretaría de Estado del Vaticano recriminan cierta maldad en los medios de comunicación en vísperas de la renuncia de Joseph Ratzinger

El papa Benedicto XVI oficia la misa del Miércoles de Ceniza en la basílica de San Pedro del Vaticano / EFE/Claudio Peri

/ CORRESPONSAL EN ROMA 23/02/2013 - 15:12 CET

Por segunda semana consecutiva, Benedicto XVI ha hablado del Maligno, de la maldad, del demonio. Lo hizo el pasado domingo en su comentario sobre las tentaciones de Cristo en el rezo del Angelus. Y ha insistido este sábado al término de una semana de retiro espiritual, poco antes de su última audiencia privada a un jefe de estado, al presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano.

"Parece que el Maligno -ha afirmado Benedicto XVI- quiere ensuciar de forma permanente la creación para contradecir a Dios y hacer irreconocible su verdad y belleza".

De maldad han hablado también esta mañana su portavoz, Federico Lombardi, en la Radio Vaticana y la Secretaría de Estado de la Santa Sede en referencia a los medios de comunicación. "Siembran confusión y descrédito sobre la Iglesia y su gobierno -ha dicho Lombardi- con instrumentos antiguos, la maldición, la desinformación, calumnias o ejerciendo presiones inaceptables para condicionar el ejercicio del derecho al voto de los cardenales en el Cónclave".

El comentario de Lombardi no tiene desperdicio. "Quien tiene en mente dinero, sexo y poder -en referencia a los medios de comunicación- no es capaz de ver nada más en la Iglesia. En la mayoría de los casos -ha añadido- quien se erige como juez, trazando pesados juicios morales, no tiene autoridad alguna".

En términos parecidos se ha expresado, también este sábado, la Secretaría de Estado del Vaticano. En un comunicado "deplora que se multiplique la difusión de noticias no verificadas, no verificables o falsas con grave daño para personas e instituciones" en vísperas de la elección del nuevo papa.