Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Deportes

SEVILLA 2 - ATLÉTICO 2 | COPA DEL REY | SEMIFINALES

Diego Costa clasifica al Atlético de Madrid para la final de Copa más difícil

El equipo de Simeone elimina al Sevilla -2-1 en la ida y 2-2 en la vuelta- y pasa a una final en la que se medirá a un equipo, el Real Madrid, al que no gana desde hace más de 13 años

EFE / Los jugadores del Atlético de Madrid celebran el primer gol del equipo rojiblanco durante el encuentro correspondiente a la vuelta de la semifinal de la Copa del Rey, que se ha disputado frente al Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán.

El partido contó desde el principio con el ingrediente necesario en todo partido que se disputa en un torneo copero: la ilusión. Rebosaba en la grada del Sánchez Pizjuán, que trató de empujar a su equipo a la meta de Courtois. Y también en los de Simeone, a los que ni se les pasó por la cabeza especular con el escaso 2-1 del partido de ida.

Lo demostró pronto y a pesar de que el Sevilla quiso hacerse con la pelota desde el primer minuto, dejando al Atlético la contra como mejor opción, Falcao trató de sorprender pronto con un disparo desde su casa que fue todo un aviso de intenciones. Así, solo un minuto después se aparició su compañero Diego Costa para no amagar más, sino acertar. Y de pleno. Recibió un balón en la frontal del área entre dos defensas y se inventó un quiebro mágico y un disparo raso que no pudo atajar Beto. Era el minuto 5 y los de Simeone ya habían anulado el gol recibido en el Calderón, la principal amenaza para ellos en la eliminatoria.

Quiso el Sevilla no dejarse intimidar y, empujado por el Pizjuán, mantuvo el control de la pelota, que hizo circular por tantos lugares del campo como sitios presionaba el Atlético. No tuvo fácil el equipo de Emery asomarse al área rival. Era como si le faltara algo así como... un Diego Costa. Pero en ese momento se reivindicó Jesús Navas como el jugador siempre importante del Sevilla y después de una buena arrancada por la derecha sirvió un balón al segundo palo que remató con más fe que precisión Medel. Muy forzado, el centrocampista tocó la bola para que saliera junto al palo derecho del marco rojiblanco.

Cada uno a su manera, pero los dos equipos persiguieron en todo momento sus objetivos. El Sevilla, remontar. Y el Atlético, sentenciar. Entre tanto se tuvo que marchar Tiago, tocado en un brazo en una acción con Medel, para dar paso a Mario Suárez, que no cambió el ADN de su equipo. Prueba de ello es que a renglón seguido volvió a pasar algo ya visto esta noche en el Pizjuán: una genialidad de Costa.

En este caso, su maestría llegó en forma de entrega, la empleada en perseguir una bola que se iba fuera para acabar terminando con ella junto al área y ponérsela a Radamel Falcao. El colombiano se anticipó a su par y con la izquierda hizo el segundo para su equipo. 0-2 en el Pizjuán. Demasiado como para no empezar a soñar con un derbi madrileño en la final de la Copa.

Eso mismo hizo Simeone cuando llamó la atención a Costa para que no se metiera en líos. Y contra eso luchó de nuevo Navas cuando no se lo pensó dos veces y, después de recibir en el vértice del área del Atlético, enchufó un disparo que acabó en el fondo de la meta de Courtois tras pegar en un palo.

Con el 1-2 el Sevilla estaba más cerca de la proeza, pero todavía le quedaban tres goles para empezar a pensar en Cristiano, Mourinho y compañía. Aún así, en la reanudación quiso apoderarse de nuevo del balón, volver a conectar con las bandas y encontrar a hombres de la importancia de Navas, Negredo o Rakitic.

En la mejor asociación sevillista de la noche, Negredo vio el desmarque hacia adentro de Del Moral -recién ingresado en el campo por Reyes-, que chutó para que despejara Courtois. Pudo venir ahí el segundo sevillista, pero también el tercero del Atlético en un remate fuera de Falcao. Porque el encuentro entró en una fase en la que el gol rondaba por las dos áreas aunque era el comjunto de Simeone el que contaba con la renta suficiente para alzarse con el pase a la final.

A pesar de algunas batallas -Medel se fue a la calle con dos amarillas y de camino a los vestuarios rompió la silla de un policía-, el Atlético supo manejar con inteligencia el choque sabedor de que no debía dejarse llevar por el desquiciamiento en el que había incurrido el Sevilla. Llegar con todo el equipo a la final era lo importante para el conjunto rojiblanco en la recta final del partido.

Por eso no acusó el tanto de Rakitic para el Sevilla cerca del final del encuentro, ya que al conjunto de Emery le hacían falta otros dos... Ni entró al trapo del juego duro que dejó al Sevilla con nueve una vez que Kondogba decidió parar de la peor manera posible a Costa.

El Atlético no perdió la calma, lo cual no era un objetivo menor, ya que tiene por delante la final más difícil de su historia en la Copa del Rey, la que tiene que jugar ante un equipo, el Real Madrid, al que no gana desde aquel 30 de octubre de 1999, cuando el equipo del descenso se impuso en el Bernabéu 1-3. Mucho ha llovido desde entonces. En los próximos tiempos Simeone se empeñará en hacer olvidar ese registro a los suyos y hacer crecer en su mente que desde entonces el Atlético ha ganado cuatro finales europeas. Casi nada.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | Más deportes | Fútbol | Baloncesto | Resultados y estadísticas | Tenis | Fórmula 1

Gol de Diego Costa (Sevilla 0 - Atlético de Madrid 1). 

Gol de Falcao (Sevilla 0 - Atlético de Madrid 2). 

Gol de Jesús Navas (Sevilla 1 - Atlético de Madrid 2).