El 83% de los votantes socialistas cree que el PSOE debería elegir cuanto antes un nuevo líder

Carme Chacón, la favorita de los ciudadanos para liderar el PSOE. Entre los votantes socialistas, Eduardo Madina prácticamente empata con Chacón. Un PSOE en descenso acorta a cuatro puntos su distancia con un PP en caída libre

El ObSERvatorio: ¿Cómo crees que deben ser elegidos los líderes de los partidos políticos? /

La crisis desgasta, sobre todo, al que es responsable de combatirla. De celebrarse mañana elecciones, el Partido Popular sería el más castigado por los votantes. Es cierto que seguiría siendo la formación más votada pero con un respaldo del 28,7% obtendría casi 16 puntos menos que en las elecciones del 2011.

También el PSOE retrocedería respecto a sus resultados de hace dos años: con una estimación de voto de 24,4%, tiene 4,4 puntos menos que en 2011 pero parece caer menos, con lo que, paradójicamente, acorta distancia con unos populares en caída libre.

El ObSERvatorio, elaborado por la empresa My Word para la Cadena SER, confirma la idea general de que el bipartidismo vive sus peores horas y los principales beneficiarios de esta situación son UPyD e Izquierda Unida. El partido de Rosa Díez se situaría como tercera fuerza, subiría más de diez puntos respecto a 2011 y obtendría el 14,9% de los votos. La remontada de los de Cayo Lara también sería considerable: ganarían 6,4 puntos y su resultado en estimación de voto seria del 13,3%.

PP y PSOE no se desangran del mismo modo: según el ObSERvatorio, sólo el 36% de los que votaron a Rajoy en 2011 repetirían. El PSOE mantiene una fidelidad algo mayor aunque tampoco para estar tranquilo: un 45% de los que apostaron por Rubalcaba volverían a hacerlo.

Atención especial merece el voto en blanco: de la cifra más o menos previsible en unas elecciones, el 1,4%, pasaría a un alarmante 8,1%.

El ObSERvatorio: ¿Cómo crees que deben ser elegidos los líderes de los partidos políticos? / CAROLINA LARA-MESA

IU y UPyD, los grandes beneficiados del descontento social y del rechazo al bipartidismo

La desconfianza de los ciudadanos hacia los dos partidos mayoritarios es muy grande: en los grandes asuntos como las reformas pendientes, la Sanidad, la Educación, la imagen exterior, la política territorial, la respuesta ante los movimientos sociales, etc., la mayoría de los encuestados no confía para su gestión ni en PP ni en el PSOE, aunque habría que añadir que tampoco logran esa confianza ni UPyD ni Izquierda Unida, a pesar de su ascenso.

En cualquier caso, PP y PSOE mantienen en la percepción de la gente sus fortalezas tradicionales aunque claramente deterioradas: el PP es el partido de la economía y de la defensa de la marca "España" pero, incluso en el primer aspecto, en hacer las reformas económicas que el país necesita, pierde posiciones respecto a épocas anteriores. Un 11,9% de españoles cree que son los mejores, pero un 11,8 -apenas una décima menos- elige a Izquierda Unida y un 9,4 elige al PSOE.

A los socialistas les ocurre algo parecido con lo que hasta hoy han sido sus estandartes: los ciudadanos sólo les ven fuertes en la defensa de lo que fueron sus grandes logros históricos, la Sanidad y la Educación públicas. Un 18,8% de encuestados creen que son los mejores para defender estas parcelas del estado del bienestar, pero un 18,7 -de nuevo la diferencia de una décima- creen que Izquierda Unida lo haría mejor.

El gran recolector de confianza ciudadana es claramente Izquierda Unida: son los más capacitados, dicen los españoles, para combatir la pobreza y la desigualdad, para dar respuesta a los movimientos sociales o para introducir transparencia y ejemplaridad en la vida pública. Finalmente, los ciudadanos no ven claro cuál sería el partido que podría plantear la mejor política territorial.

Un 83% de los votantes socialistas cree que el PSOE debe elegir nuevo líder cuanto antes

Por otro lado, el empeño de los socialistas en impulsar el proceso de primarias para elegir a su candidato es el que más gusta a los ciudadanos. Son mayoría los que apoyan este modo de seleccionar cabeza de cartel tanto entre los votantes del PP como entre los del PSOE: el 52% de los ciudadanos cree que los líderes de los partidos políticos deben ser elegidos en un proceso de selección en el que voten los militantes del partido y también los simpatizantes. Entre los votantes socialistas el respaldo es mayor, con un 65%, pero resulta llamativo que el número de votantes del PP a favor de las primarias supera el 50% y que apenas un 5% de los consultados apoya el sistema tradicional por el que el candidato lo eligen solo los órganos internos del partido.

Si hacemos una radiografía del partido socialista y empezamos con su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba no sale muy bien parado en este ObSERvatorio: hasta un 76% de los votantes socialistas creen que el PSOE no cuenta con un buen líder y hasta un 59% de esos votantes cree que el Partido Socialista no mira hacia adelante.

El ObSERvatorio: ¿Cómo crees que deben ser elegidos los líderes de los partidos políticos?

Los ciudadanos sugieren que las mayores debilidades del PSOE son tres: no cuenta con un buen líder -así lo creen un 78% de los consultados-, no es un partido resolutivo a la hora de hacer frente a los problemas de los ciudadanos- eso dice un 75% de ellos- y no es constructivo ni aporta buenas ideas. Esto último lo cree un 72% de ciudadanos.

Además, entre un 60 y un 70% de los españoles creen que el PSOE no cuenta con gente preparada y capaz, que está demasiado salpicado por la corrupción y que sus ideas no se acercan a las de los ciudadanos.

Son mayoría los electores socialistas que no extienden al partido esa desafección general que ha surgido hacia los políticos y siguen tomando en serio sus aportaciones. Un 62% de los votantes del PSOE rechaza la idea de que "diga lo que diga, el partido no resulta creíble" y un 55% rechaza la noción de que los socialistas vivan en su mundo, sin entender lo que está pasando en la sociedad. Son mayoría también, un 51%, los que ven en los dirigentes y miembros del PSOE a gente preparada y capaz y hasta un 64% considera que el PSOE respeta-como no puede ser de otro modo en democracia- la independencia de los medios.

Carme Chacón, la favorita de los ciudadanos para liderar el PSOE

Entre los diez socialistas escogidos, por su relevancia pública o dentro del partido, para que los ciudadanos los valoren y los ordenen, el ránking es el siguiente: Chacón, Madina, Rubalcaba y Patxi López. Un ránking que nos da una idea de cómo se está perfilando esta competición pero que todavía es muy prematuro y con muchos matices.

Entre los ciudadanos en general, la preferida es Carme Chacón con un 18% y un 90,6% ha oído hablar de ella. El segundo puesto es para Eduardo Madina, que roza el 11%. Su nombre, sin embargo, sólo suena al 39,5%. El tercero es el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cercano al 9%. Él es, sin embargo, el más conocido de todos ellos con un 95,7%. En cuarto lugar, el exlehendakari Patxi López, al que un 7% sitúa como favorito. Su tiempo como lehendakari le da una fuerte popularidad: un 80,8% tiene claro quién es.

El ObSERvatorio: ¿Quién crees que es o sería el mejor para liderar el PSOE?

Entre los votantes socialistas, el orden es el mismo pero las cifras nos ofrecen variaciones significativas: a Chacón le prefiere un 22,9% pero Madina le pisa los talones con un 22,4, apenas medio punto menos, y eso sin haber dicho aun claramente si competirá o no. A cierta distancia, en tercer lugar, aparece Rubalcaba: un 12,5% de socialistas le ven como el mejor candidato. Patxi López, por su parte, cosecha entre los suyos un apoyo del 7,7%. Por lo que ninguno obtiene una mayoría clara. El debate apenas ha empezado, de hecho, socialistas que apenas cuentan de momento en esta carrera, tienen niveles de popularidad muy superiores a los favoritos como por ejemplo José Antonio Griñán, el presidente de la Junta de Andalucía, al que le conocen un 57,6 de españoles. A Elena Valenciano o Ramón Jáuregui, un 52% y al líder socialista madrileño, Tomás Gómez, un 47,7%.

Rubalcaba quiere que las primarias se celebren a finales de 2014, después de las elecciones europeas, a pesar de que aumenta dentro del partido la presión para que se celebren antes. El ObSERvatorio indica que la ciudadanía en general y los votantes socialistas en concreto desean que el PSOE solucione cuanto antes sus problemas. Un 69% de los encuestados opina que deberían elegir lo antes posible un nuevo líder, ya que solo así logrará recuperar la confianza de los ciudadanos. La urgencia es aún mayor entre los electores socialistas: un 83% pide que se aceleren los plazos.

El ObSERvatorio: ¿Recuperaría el PSOE la confianza de los ciudadanos eligiendo un nuevo líder?

En proporción similar, un 69% de los ciudadanos cree que el PSOE debe elegir a un líder de otra generación distinta a la de Rubalcaba y así lo cree un 84% del electorado socialista. Esos resultados explican bien que el votante socialista y, mucho más, el votante de izquierdas, crea que el PSOE debería ir más allá de su tradicional prudencia en las relaciones con la Iglesia y la Monarquía. Hasta un 81% de sus electores exige al PSOE que revise el concordato que el Estado español sostiene con la Iglesia católica y hasta un 62% de esos mismos electores sería partidario de un cambio constitucional que permitiera la República. Rubalcaba ya lleva tiempo aireando la primera posibilidad. Respecto a la segunda, prefiere que las cosas sigan como están.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?