¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ENTREVISTA | PUNTO DE FUGA

Birgitta Jónsdottir: "No tenemos privacidad online"

Entrevista a la ex colaboradora de Wikileaks y diputada islandesa por el Partido Pirata que además es poeta

Los últimos años de actividad de esta islandesa han estado muy ligados a Internet. En 2010, colaboró con Wikileaks en la publicación del vídeo que mostraba un bombardeo de un helicoptero Apache estadounidense en Bagdad en el que murieron 12 personas, incluídos dos colaboradores de la agencia Reuters. Hoy, además de poeta, es diputada nacional en Islandia por el Partido Pirata, una formación que ha conseguido presencia en el Europarlamento y en varias cámaras regionales alemanas gracias a su programa basado en la defensa de los derechos civiles en Internet. Birgitta Jónsdottir ha hablado en Punto de Fuga, de la Cadena SER

¿Qué es el Partido Pirata? ¿Qué quiere cambiar en Islandia?

Quiero cambiar muchas cosas. En primer lugar quiero garantizar que tenemos una democracia más directa, más transparencia en la administración, pero también en el resto de estamentos. Quiero que tengamos unas leyes propias del s. XXI en lo que se refiere a libertad de expresión, algo sobre lo que ya trabajé antes de unirme al Partido Pirata. Mejorar la relación con el Partido Pirata a nivel internacional.

También quiero que tengamos leyes propias del s.XXI sobre privacidad. Mucha gente no se da cuenta de que no tenemos privacidad "online". No hay ninguna ley en ningún lugar del mundo que proteja esa privacidad, a pesar de que casi toda nuestra información se encuentra en algún tipo de formato digital (nuestros teléfonos, nuestros correos electrónicos, nuestros historiales médicos, etc.). Estas son algunas de los temas que queremos abordar en Islandia.

¿Dónde está el límite entre derechos civiles y los secretos de estado?

Por defecto, el Estado debería ser transparente, porque lo que hace el Estado es servir a los ciudadanos. Si hay algo que se tenga que mantener en secreto, eso es algo que habría que definir, debería haber un consenso a nivel nacional sobre ello así como un debate para decidir por qué algo debería de ser secreto o por qué no.

Usted acaba de ser elegida diputada en Islandia entre un estudiante, un obrero y usted, que es poeta. Una mezcla curiosa. ¿Quién forma el Partido Pirata?

Bueno. Yo ayudé a crear ese clima político en Irlanda tras la crisis financiera. Uno de los muchos objetivos era tender un puente entre el público en general y la gente de a pie en el Parlamento. Es decir, queríamos tender un puente entre el pueblo y la república. Y con los piratas ocurre lo mismo. Cuando creamos el partido pirata, los que ahora estamos trabajando en él no teníamos ningún deseo en particular de ser políticos tradicionales. Lo que queríamos era entrar en el sistema. Nosotros nos consideramos activistas dentro del Parlamento.

Este activismo de hackers es una perspectiva interesante porque si usted sabe cómo trabajan los hackers, podríamos decir que nosotros somos hackers legales, estamos intentando saber cómo funciona todo nuestro sistema legal para así mejorarlo. Soy también la primera islandesa que se convirtió en desarrolladora web en 1995. Otro de los parlamentarios, que se define como estudiante, era también el director ejecutivo del Movimiento Civil, y también era mi ayudante antes de que decidiera presentarme por el Partido Pirata. Otro de los que se presentaban es programador.

Al igual que muchas otras personas que se presentaban, nunca nos consideramos personas especialmente "tecnológicas" o "sabelotodos" de los ordenadores. El problema era que muchos de nosotros veíamos que no lo sabíamos todo sobre otras cosas. El Partido Pirata lo que hizo fue reunir a personas curiosas, traer ideas nuevas y comprender que necesitábamos un nuevo hardware para un nuevo sistema. Porque la gente estaba empezando a entender que el sistema no servía a los ciudadanos, sino que se servía a sí mismo.

¿Quiénes son los que amenazan los derechos civiles en Internet?

Aquellos que tienen miedo de la transparencia y de esa cultura que se ha desarrollado en el mundo en este tiempo son las personas que están acostumbradas a poseer información y a hacer pública sólo la información que les interesa. Pero las personas que trabajan para la administración tienen que trabajar para nosotros. Entre estas personas se encuentran los parlamentarios y los principales actores del Estado.

La gente está viendo que esas personas que deberían trabajar para ellos ya no lo hacen. Hay una gran distancia entre los políticos y los ciudadanos y por lo tanto se confía poco en ellos. A lo que aspiro yo, así como muchos de los miembros del Partido Pirata con los que he hablado a nivel mundial, es inspirar a los ciudadanos para que participen en el proceso de toma de decisiones de su sociedad. Porque si vives en una democracia tienes que trabajar para ella, tienes que dedicar parte de tu tiempo para ayudar a crear esa democracia. Porque si no nunca será como quieres que sea.

A mí me preocupa mucho la situación que atraviesa el mundo, con tantos jóvenes desempleados, jóvenes muy bien formados, que no tienen la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos. Por eso esperamos que, mediante diferentes soluciones para volver a dar forma a nuestra democracia, podamos crear una plataforma para que los jóvenes participen y para que se sientan útiles en nuestra sociedad.

¿Dónde decía que se encuentran esas personas que defienden los secretos en Internet? ¿Están en empresas, en los gobiernos?

Sí, las grandes multinacionales, las grandes empresas. De hecho, queremos separar, romper ese vínculo que hay entre empresa y estado. Porque es peligroso para nuestras sociedades cuando ese matrimonio es demasiado "íntimo". Ahí es cuando deja de servir al interés de los ciudadanos. La única forma de hacerlo es tener más transparencia y más plataformas en las que la gente pueda procesar esa información proveniente de la transparencia.

No basta únicamente con tener transparencia. Hay que garantizar que esa información que está disponible para los ciudadanos está en un formato adecuado para que la gente la pueda entender. Nosotros creemos firmemente en que para decisiones razonadas sobre la sociedad hay que conocer los hechos, el razonamiento que está detrás de esa toma de decisiones.

Birgitta, aquí en España tenemos ahora un debate abierto sobre cómo podemos pagar el trabajo de los creadores culturales. ¿Es todo gratis en Internet?

No, eso es simplificar demasiado. Yo soy artista. Fui una de las primeras poetisas del mundo que utilizó internet para publicar mi obra. Gracias a eso se me abrió todo un mundo ante mí. Poetas de todo el mundo me invitaron a trabajar y a colaborar con ellos, participé en festivales internacionales de poesía...Para conseguir eso no he tenido que formar parte de ningún grupo de personas en particular. Se me invitó a formar parte de esta red global de poesía por mis propios méritos.

Creo que la gente gasta tanto o más en cultura a día de hoy en comparación con hace diez años. Lo único es que gasta de forma diferente. Por eso ya es hora de cambiar las leyes de sociedades. Los Piratas estamos muy a favor de que la gente que crea arte cobre por ello. No las grandes empresas, sino lo que llamamos derechos de autor. Porque los creadores normalmente no sacan nada de esas grandes empresas con intereses, y lo que están empezando a hacer las grandes empresas, lo que llevan haciendo en los últimos años es criminalizar a aquellos que comparten. Si yo comparto un libro contigo en formato digital, soy una criminal. Pero si comparto un libro en formato papel contigo, nadie se tiene por qué enterar, y es que es así como debería ser.

Sobre su relación con Wikileaks. ¿Quién es Bradley Manning para usted?

Bradley Manning para mí es alguien que me ha inspirado mucho. Es la persona responsable de filtrar Wikileaks. Una de las filtraciones de Wikileaks en las que yo participé para que la conocieran los ciudadanos fue el vídeo del helicóptero. Durante dos años seguidos me he unido a varios diputados para pedir que Bradley Manning sea nombrado Premio Nobel de la Paz, porque lo que él ha desvelado ha traído más paz y cambio al mundo de una forma tal que ni siquiera hemos visto aún. En mi opinión es un héroe. Los que le juzguen deberían recordar que denunciar crímenes de guerra no debería ser un considerado un delito.

¿Y Julian Assange? ¿Cómo va su caso?

Creo que Julien Assange es una de las personas más brillantes del mundo. Tengo un gran respeto por gran parte del trabajo que él ha hecho sobre Wikileaks. No sé en qué punto se encuentra su caso. No lo he seguido muy de cerca, pero uno de mis objetivos en la vida es que la información sea pública para que así no necesitemos páginas web como wikileaks. Ojalá tuviéramos leyes para que la gente pudiera dar a conocer crímenes de guerra sin ser considerados unos criminales.

Birgitta Jonsdottir: "No tenemos privacidad online"

Cargando