El rey pide usar la "asociación estratégica" entre España y Marruecos y "generar empleo"

En su primer discurso en Rabat, Juan Carlos I ha puesto a este país como "ejemplo muy valioso de apertura y de estabilidad"

El Rey Juan Carlos I junto a los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, durante la apertura de un foro empresarial hispano-marroquí al que acuden 27 destacados empresarios españoles en Rabat /

El rey Juan Carlos ha abogado en Rabat por que España y Marruecos aprovechen su "asociación estratégica" para "generar crecimiento y empleo" y se ha mostrado convencido de que en la historia y la geografía "compartidas" por ambos países "están muchos de los activos necesarios para afrontar con confianza el futuro". Así se ha pronunciado el monarca en el discurso de inauguración del foro empresarial hispano-marroquí que tiene lugar en un hotel del centro de Rabat, al que asisten 27 presidentes y consejeros delegados de grandes empresas españolas y un centenar de empresarios marroquíes.

Ante su auditorio, que le ha recibido con aplausos, Don Juan Carlos ha recalcado que las relaciones entre España y Marruecos son ya "de una gran densidad" y ha animado a continuar con un "diálogo político reforzado, un nuevo partenariado económico y una ambiciosa agenda de contenido social y cultural". En particular, ha animado a "estrechar mucho más los vínculos económicos y comerciales" como una manera de afrontar juntos la situación económica que "ha puesto a prueba" sus tejidos económicos y sociales.

"Tenemos ante nosotros la posibilidad de generar crecimiento y empleo si sabemos aprovechar el potencial de nuestra asociación estratégica, afrontando los desafíos, reforzando nuestro diálogo en el ámbito económico y dando respuesta a las oportunidades que la globalización nos ofrece", ha añadido.

"Firme determinación" del Gobierno para tomar medidas

Tras señalar que ambos Gobiernos "tienen en común la firme determinación de tomar las medidas precisas en un contexto muy difícil", ha explicado que España "está impulsando un modelo de crecimiento y de creación de empleo" que pone "gran énfasis en la proyección internacional" de sus empresas. Así, ha recordado que los empresarios españoles están trabajando "con éxito" fuera de sus fronteras, "exportando bienes y servicio, invirtiendo y ganando importantes proyectos en licitaciones internacionales".

Mientras tanto, ha señalado, Marruecos "ha diseñado", bajo el liderazgo del rey Mohamed VI, una "clara visión de un desarrollo abierto hacia sus socios internacionales", donde España "quiere seguir destacando". El rey ha recordado que el año pasado España se situó como el principal socio comercial de Marruecos, que a su vez es el segundo mercado mundial fuera de Europa para España. El crecimiento de las relaciones comerciales coincidió el año pasado con la entrada en vigor de la Zona de Libre Comercio entre Marruecos y la Unión Europea para bienes industriales y la aplicación del acuerdo sobre liberalización del comercio de productos agrícolas y pesqueros.

En este marco, ha pedido a los empresarios españoles y marroquíes sigan con esta tarea de cooperación para seguir, ya que el Acuerdo de Libre Comercio Global y Profundo que se negocia en el marco de la UE puede convertir a Marruecos "en poco tiempo" en el país con el que España tenga "un mayor grado de integración económica".

En concreto, ha destacado que las empresas españolas son en la actualidad líderes mundiales en infraestructuras de transporte viario, ocupan el cuarto puesto mundial y el segundo en Europa en potencia eólica instalada y son líderes en la construcción de plantas de tratamiento de aguas y desalinización. Así, ha explicado que aunque España es ya "un socio tecnológico de referencia" en algunos de los sectores prioritarios del Reino de Marruecos, como los del transporte, la energía y el agua", pero ha asegurado que quiere "ir más allá", en particular, "acompañando a Marruecos no sólo en su modernización interior, sino también en su proyección internacional".

"Estamos convencidos de la necesidad de crear una zona de prosperidad compartida en el Mediterráneo Occidental, en la que nuestros países puedan desempeñar un papel destacado", ha señalado.

Las reformas en Marruecos, un ejemplo para la región

En este contexto, el rey también ha asegurado que España debe "seguir apoyando el objetivo de la integración del Magreb", para que "esta región de cien millones de personas pueda, como en el caso del proceso europeo, impulsar la generación de la mayor prosperidad y estabilidad".

En esta región, Don Juan Carlos ha puesto a Marruecos como un "ejemplo muy valioso de apertura y estabilidad", que "redundan de manera positiva" en el Magreb y en sus relaciones con España. En concreto, ha elogiado las reformas emprendidas bajo las orientaciones de Mohamed VI, entre ellas la aprobación de la nueva Constitución, con las que el monarca reaccionó a las primeras movilizaciones populares, en el marco de la 'Primavera árabe' que llevó a la caída de regímenes en países vecinos.

Tras las palabras de Don Juan Carlos, han intervenido en el foro empresarios españoles y marroquíes. Entre los primeros han estado el presidente ejecutivo de Acciona, José Manuel Entrecanales, el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, el presidente de Talgo, Carlos de Palacio, y el presidente del Grupo Antolín, José Antolín Toledano. Todos han destacado la densidad de las relaciones comerciales y la voluntad de seguir cooperando y han expresado su satisfacción por trabajar con Marruecos, como ha dicho Villar Mir en dos ocasiones, "sin un solo problema grave.

Joan Gaspar: ' Nuestro Rey es un embajador excepcional'

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?