¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Recuperar una roca y perder dos oasis

Resoluciones que, como muchas otras, no tienen ninguna aplicación sobre el terreno más que un texto en un papel oficial

Durante el régimen de Franco la Asamblea del a ONU reconocía a España su derecho a la integridad territorial del Peñón y otra poco después en la que instaba al Reino Unido a terminar la situación colonial de Gibraltar.

Gibraltar, es junto con Cuba, Sahara y Guinea Ecuatorial, los tres temas recurrentes de política exterior que surgen esporádicamente de modo muy adecuado en determinados momentos de turbulencias internas. España tiene que medir sus pasos con mucho cuidado en torno al uso que hace de los organismos internacionales, porque en el momento que consiga que le devuelvan Gibraltar, tendremos que hacer lo mismo con Ceuta y Melilla a Marruecos. Sí que sería un anacronismo, reivindicar la devolución de una colonia, y negarse a entregar las dos que quedan en el norte de África.

No hay nada nuevo en el contencioso de Gibraltar. Ya se habían endurecido los controles fronterizos en 6 ocasiones desde que en el año 85 se reabrió la verja. Lo único destacado en todo este periodo ha sido la visita del entonces ministro de exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al Peñón, pero contrariamente a lo que ahora dicen los populares, el ministro socialista nunca dejo de reivindicar la soberanía, lo hizo incluso allí, en territorio llanito: "España nunca ha dejado de lado la reivindicación del a soberanía de Gibraltar. Y ahora tampoco. Lo haremos en el momento y la forma correctos".

Tres asuntos que si deben negociarse

En Gibraltar hay tres asuntos que sí deben negociarse. La apropiación indebida del Reino Unido del terreno donde han construido el aeropuerto, la ocupación también indebida de las aguas territoriales , y el uso secreto que hacen los ingleses con sus submarinos nucleares aparcaos allí sin que España sepa nada. Ir más allá de esto, es arriesgarse a recuperar una roca y perder dos oasis.

Cargando