¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los estudiantes ya pueden pedir becas

A partir de este martes se pueden solicitar en la página web del Ministerio de Educación las becas para estudios posobligatorios

La nueva modalidad de beca de cuantía variable se calcula mediante esta compleja fórmula matemática /

Los estudiantes de enseñanzas posobligatorias (Bachillerato, Formación Profesional, universitarios o máster) ya pueden solicitar las becas para el próximo curso. Este año hay muchos cambios sustanciales en las cuantías y en los requisitos.

Las becas se solicitan únicamente por internet, a través de la página web del Ministerio de Educación. El plazo se establece desde el 20 de agosto y termina el 30 de septiembre para los no universitarios y el 15 de octubre para los universitarios. Las principales novedades de esta convocatoria están en las cuantías y en los requisitos económicos y académicos.

Nuevos tipos y cuantías

Desaparecen las becas de movilidad y se unifican en cinco tipos básicos: la gratuidad de la matrícula, 1.500 euros ligados a la renta, 1.500 euros ligados a la necesidad de residir fuera del domicilio familiar, 200 euros de beca básica para los no universitarios (siempre que no reciban la beca ligada a la renta) y una cuantía variable que dependerá de varios factores. Esta última cuantía, que cuenta con un mínimo de 60 euros, se calcula mediante una compleja fórmula matemática. Además de estas modalidades, hay cuantías adicionales para los residentes en las islas y en Ceuta y Melilla, y se contemplan becas especiales para alumnos afectados por una discapacidad.

La complicada fórmula para calcular la cuantía variable

La principal novedad está en la nueva modalidad de cuantía variable. Esta se calcula mediante una compleja fórmula matemática que cuenta con varios factores.

El coste total de la cuantía variable parte de un mínimo de 60 euros que, según el nuevo reglamento, podrá cambiar año tras año. A esta cantidad se le suma el resultado de un complicada fórmula que tiene en cuenta el presupuesto destinado a estas ayudas, el número de perceptores de esta cuantía variable, la nota media del alumno, la nota media del conjunto de alumnos de esa modalidad (ciencias, enseñanzas técnicas, humanidades...), la mejor nota media del conjunto de becarios, la renta del estudiante, la renta media de todos los solicitantes y la renta máxima para poder optar a la ayuda.

De la aplicación de esta cuantía variable se desprenden otras dos de las novedades de este año. Los beneficiarios de una beca no recibirán todo el importe en una única orden de pago, sino que serán dos: una con la parte fija y otra en la que recibirán más adelante con la variable. La otra novedad es que el importe de la cuantía variable no se conocerá hasta que se hayan abonado todas las becas de cuantías fijas, ya que depende del dinero que sobre tras haberlas repartido.

Los umbrales de la renta no se mueven con respecto al año pasado

En cuanto a los requisitos económicos, los umbrales de renta permanecen igual que hace un año. Para una familia tipo de cuatro miembros, la renta máxima anual para obtener la gratuidad de la matrícula es de 38.831 euros. En el caso de la beca de residencia (que incluye también la matrícula gratuita), el umbral se eleva hasta los 36.421 euros. Y en el caso de la beca ligada a la renta (que incluye también las dos anteriores) el umbral se sitúa en 13.909 euros.

Los estudiantes de enseñanzas no universitarias optarán a una beca básica de 200 euros y a las ligadas a la renta y a la residencia. Los umbrales para estas dos últimas son iguales que para los universitarios. Para poder tener la beca básica, el umbral de la renta es el mismo que el de la beca de residencia.

Requisitos académicos, la principal novedad

En el caso de los estudiantes universitarios, se necesita haber obtenido más de un 5,5 en las pruebas de acceso para obtener la matrícula gratuita y más de un 6,5 para optar el resto. Para renovar la ayuda, los requisitos se dividen por ramas académicas. Para acceder a la beca de matrícula, se necesita aprobar el 65% de los créditos en las enseñanzas técnicas y en ciencias, el 80% en ciencias de la salud y el 90% en ciencias sociales y humanidades. Para optar al resto de ayudas, se endurecen los criterios. En las enseñanzas técnicas se exige haber aprobado el 85% de los créditos o haber obtenido un 6 de nota media en el curso anterior con el 65% de los créditos aprobados. En el resto se necesita aprobar todos los créditos. Alternativamente se pueden aprobar el 85% en la rama de ciencias y tener un 6 de nota media, en ciencias de la salud se pueden optar con el 85% de los créditos aprobados y un 6,5 de nota media y en ciencias sociales y humanidades se necesita aprobar el 90% de los créditos y tener un 6,5 de nota media.

En los máster, para poder beneficiarse de las ayudas se necesita un expediente universitario con una nota media de un 7 (6,5 si es un master habilitante, los necesarios para ejercer una profesión como la abogacía). En el caso de las enseñanzas técnicas, la nota media se multiplicará en 1,17. Para renovar la beca, se necesita aprobar el 100% de los créditos y haber obtenido un 7 de nota media en el curso anterior (un 6,5 en los master habilitantes) y también se multiplica por 1,17 la nota media en el caso de las enseñanzas técnicas.

Para los estudiantes de primero de bachillerato, se necesita un 5,5 en la nota de cuarto de la ESO y no haber repetido curso. Para renovar la beca, bastará con aprobar todas excepto una, y no haber repetido curso.

En Formación Profesional, los requisitos dependen del tipo de ciclo. Para los de Grado Medio, no es necesario ningún requisito académico para optar a una beca si el estudiante se matricula en primer curso por primera vez. Para renovar la ayuda solo se puede suspender una asignatura, y si se ha repetido el primer curso, ninguna. En los ciclos de Grado Superior, se pedirá una nota media de un 5,5 en segundo de bachillerato o en la prueba de acceso. Para renovar la beca, los requisitos son los mismos que en los de grado medio.

Documentación necesaria

A la hora de realizar la solicitud se pide el DNI del alumno y el de la unidad familiar. Además, si se opta a la beca de residencia, se necesitará acreditar la necesidad de vivir fuera del domicilio familiar. Para ello, se necesita el contrato de alquiler, y los datos tanto del arrendador como del arrendatario, así como los gastos que ocasione. A la hora de solicitar una beca de residencia, este año se exige que se acredite la necesidad de residir fuera del domicilio familiar y se contará como domicilio familiar el más próximo al centro docente, el que pertenezca o en el que resida de forma habitual cualquier miembro de la unidad familiar, aunque el domicilio del solicitante sea otro. Estos documentos se pueden presentar, bien por internet o en la unidad de becas del centro docente.

También se solicitarán todos los documentos que acrediten casos especiales, como una discapacidad, y todos aquellos que se quiera aportar y que ayuden en la concesión de beca. Es importante que una vez se haya completado el proceso se firme la solicitud. Y si se ha puesto algo mal, se podrá rellenar de nuevo otra solicitud, el ministerio solo tendrá en cuenta la última que se presente.

José Ángel Murcia: "Se utilizan las matemáticas para ocultar"

Cargando