Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

ANÁLISIS

Críticas internas en el PP por las trabas a la investigación judicial sobre Bárcenas

Algunos dirigentes del PP lamentan la imagen "esperpéntica" que se está trasladando de su partido y recriminan a María Dolores de Cospedal ser de nuevo noticia

Rajoy dijo que se iba a colaborar con la Justicia. Pero el PP ha negado al juez Ruz los libros de visita y ahora se produce el capítulo de los ordenadores. Los populares esperan la próxima entrega de esta película: las transcripciones de Cascos, Arenas y Cospedal en la Audiencia Nacional.

Dentro del Partido Popular son ya muchos los dirigentes que se ríen por no llorar. Confiesan, en privado, que están hartos de ser noticia, si no es por culpa de Bárcenas, por la de su formación. A algunos les parece que desde hace meses viven dentro de una película de espías y lamentan que se esté trasladando una imagen "esperpéntica" de su partido.

Piensan que si son los portátiles de un "delincuente' y pueden tener algo que lo inculpe o lo guardas o lo pones a disposición del juez y si lo destruyes es porque quieres que desaparezca. Recuerdan que Mariano Rajoy dijo que se iba a colaborar con la Justicia y son conscientes de que no se está poniendo nada fácil. Primero el PP no entregó al juez Ruz los libros de visita de Génova. El magistrado los quería para ver si los empresarios de los papeles del extesorero habían acudido a la sede nacional. La explicación que ofrecieron fue que los iban destruyendo cada mes por la ley de protección de datos.

Y ahora se repite todo con los ordenadores. La versión oficial del PP es que después de que Bárcenas les denunciara por su robo, quedó acreditado judicialmente que eran de la formación conservadora, de modo que se procedió a destruir la información para que los pudiera utilizar cualquier otro usuario.

En las filas populares ya miran hacia María Dolores de Cospedal. Comentan que en esta ocasión, ella no podrá decir que no estaba informada, porque el abogado del PP, Alberto Durán, los requisó por orden suya.

Y ahora los conservadores están a la espera de la próxima entrega de esta historia: que se conozcan las transcripciones de las declaraciones de Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y Cospedal en la Audiencia Nacional. Todos quieren saber qué fue lo que dijo exactamente la secretaria general, después de que se contara que para salvarse a ella misma había implicado al presidente

Floriano "Ese ordenador no tiene salida para USB, por lo que difícilmente puede ser el origen de ninguna información".