¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

AUDIOSigue el anuncio de los ganadores de los Premios Ondas 2018

¿Homicidio o asesinato?

Los matices que diferencian estos dos delitos se basan en la premeditación a la hora de matar a una persona

Matar a una persona puede traducirse, en lenguaje penal, en un delito de homicidio o en uno de asesinato. La premeditación convierte la muerte de una persona en asesinato, y está penado con condenas desde los 15 a los 20 años de prisión, mucho más altas que las condenas por homicidio.

ATLAS

El homicidio y el asesinato tienen en común que ambos son delitos que implican matar a otra persona. La diferencia está en que el asesinato es premeditado. Es decir, la persona piensa matar a alguien, lo planea y lo hace. En el homicidio no hay premeditación aunque existe una variante, denominada homicidio voluntario, que se produce cuando una persona mata a otra queriendo, con intencionalidad. Un ejemplo puede ser una pelea o una discusión grave en la que a uno de los protagonistas se le va la mano y acaba matando a alguien por el momento de tensión o de ofuscación.

En el asesinato hay intencionalidad, pero además meditada, pensada y preparada. Lo que significa según el código penal (Art 139 CP) que la condena debe ser más alta, desde los 15 a los 20 años de prisión, elevándose hasta los 25 años si concurren dos o más circunstancias que agravan el caso. Estos tres supuestos son: alevosía (se realiza a traición cuando se sabe que la víctima no va a poder defenderse), ensañamiento (aumentando deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima) o concurrencia de precio (cometiendo el crimen a cambio de una retribución económica o material).

En el caso del homicidio no se contempla ninguno de los tres supuestos anteriores y se puede distinguir entre homicidio voluntario o involuntario. Homicidio voluntario (la pelea que acaba en muerte) y el homicidio involuntario, realizado por una imprudencia o temeridad. Por ejemplo dos niños jugando con una pistola o un atropello mortal.

El homicidio imprudente (art. 142 CP) está castigado con penas de entre 1 y 4 años y para cuando es un homicidio doloso, es decir, con intención, va desde los 10 hasta los 15 años de prisión.

El crimen de Santiago

Cargando