¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Destino Sarajevo

Tres jóvenes se embarcan en una espontánea aventura con forma de documental que narrará la historia de un antiguo locutor de Radio Sarajevo que durante mil días de asedio a su ciudad solo se enfundó un arma: la palabra

El periodista Boban Minic en su regreso a Sarajevo /

'Good night, Sarajevo' es el nombre de este proyecto periodístico en el que Olivier Algora, realizador de televisión, Davide Giorni, fotógrafo y cineasta, y Edu Marín, periodista freelance, se han inmerso en apenas un mes. Un francés, un italiano y un español. Y no es un chiste. Es la conjunción de tres culturas mediterráneas unidas para contar la historia de un personaje, también mediterráneo: el periodista bosnio, Slobodan (o Boban) Minic. "En Sarajevo me llamaba Slobodan", apunta Minic, "que viene de la palabra libertad, pero cuando vine a España, la gente no sabía pronunciarlo, así que adopté mi sobrenombre Boban".

Más información

Minic, hoy residente en L'Escala (Girona), fue el antiguo director de la sección de cultura de Radio Sarajevo. Durante el asedio a la capital bosnia en la Guerra de los Balcanes, se dejó la voz con guardias de más de 40 horas. Decidió resistir y defender su ciudad de esta manera. Como personaje clave de la vida cultural de la capital, Minic y Sarajevo iban de la mano. Pudo elegir un fusil como arma. Pero prefirió la palabra.

Cuando caía la noche y vecindarios enteros se reunían alrededor de un transistor en sótanos que usaban como refugios, Minic encendía su micrófono para estar allí, con los sarajevitas, en esos sótanos, aunque fuera solo a través de la voz. Los estruendos de las bombas y el ruido de los disparos de los francotiradores seguían retumbando con la misma intensidad que durante el día. Sin embargo, la oscuridad e intimidad de la noche creaban un ambiente propicio para que los sarajevitas intentaran soñar, despiertos. Y Minic, ayudaba a ello. Gracias a sus programas sobre música gitana o sobre cómo imaginaban los oyentes la Sarajevo del futuro, los vecinos lograban evadirse del asedio. "Intentaba despertar un poco la esperanza a la gente desesperada, hacer que al menos por un momento se olvidase de los horrores de una guerra tan feroz y duradera".

En cierto sentido la historia de Minic recuerda a la de Adrian Cronauer (interpretado por Robin Williams), el locutor estadounidense de la película Good morning Vietnam, que a través de su humor y su divertida música hacía que los soldados estadounidenses se despertaran un poco más lejos de la guerra a la que habían sido enviados. Minic, con un tono menos humorístico pero igual de optimista, hacía lo propio con todos los ciudadanos de Sarajevo, arropado por la magia que solo la noche puede ofrecer.

Hoy, Minic ha vuelto a su ciudad natal. "Volver a Sarajevo es cada vez una alegría y una pesadilla", asegura "cada reencuentro despierta los recuerdos más bonitos de mi vida, pero también los más duros y difíciles, los recuerdos de la guerra". Aún así, no puede negar un sentimiento de ilusión. "Estoy nervioso pero tenía muchas ganas de volver para, como hacía durante la guerra, mirar a mi ciudad y decir: buenas noches, Sarajevo".

Ayuda a financiar el proyecto

La grabación del documental ya ha comenzado en L'Escala (Girona) y Sarajevo y finalizará el próximo día 21 en la capital bosnia. Después, se llevará a cabo la fase de montaje y post-producción. 'Good night, Sarajevo' es un proyecto completamente independiente, sin ninguna productora o empresa a sus espaldas. Para poder hacerla realidad, se está llevando a cabo una campaña de crowdfunding. Para obtener más información, poder participar en ella y colaborar para que el documental sea una realidad.

20 años de sonrisas entre guerras

Cargando