¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Reportaje:FÚTBOL | MUNDIAL 2014

El orgullo de Bosnia

Miles de personas salieron a las calles de Sarajevo, Tuzla o Mostar para celebrar la histórica clasificación de su selección, que debutará en un Mundial de fútbol el próximo año en Brasil

Los hinchas de Bosnia muestran sus bufandas tras el encuentro ante Liechtenstein para celebrar la primera clasificación de su país en un Mundial de fútbol, el que se disputará en Brasil en 2014. /

Un gol de Ibisevic en el minuto 68 de partido daba la victoria a Bosnia ante Lituania y certificaba su pase al Mundial por primera vez en la historia de este país. Más de cinco mil aficionados viajaron a Kaunas para arropar a sus jugadores y éstos no les decepcionaron, los casi 2.000 kilómetros recorridos habían valido la pena.

En un país con apenas 20 años de historia, el 1 de marzo de 1992 obtuvo su independencia y quedó constituído como república federal, y con una selección que jugó su primer partido oficial en 1996, perdiendo 0-2 ante Albania, el mérito de esta clasificación es portentoso. No en vano aún sufre los devastadores efectos de una guerra interna que duró más de 3 años y que se saldó con más de cien mil muertos y unos dos millones de refugiados.

Desde entonces, bosníacos o musulmanes, bosniocroatas y serbobosnios intentan convivir y olvidar las heridas de un conflicto que no se termina de cerrar. Y es que, las ciudades donde se celebró la hazaña de la selección son de mayoría musulmana. Los serbobosnios siguen apoyando a serbia mientras que los bosniocroatas esperan que Croacia pase la repesca para celebrar su clasificación.

Con una Liga nacional de 16 equipos y tan sólo doce años de historia las estrellas bosnias juegan fuera de su país. Dzeko, delantero del Manchester City, salió de Bosnia con apenas 19 años para jugar en la República Checa; Pjanic, cerebro de la Roma, nació cuando existía la antigua Yugoslavia y su familia tuvo que emigrar a Luxemburgo cuando comenzó la guerra. Dio sus primeros pasos en el fútbol profesional en Francia.

El hombre que ha llevado a Bosnia al Mundial, el delantero del Sttutgart Ibisevic, abandonó su ciudad porque cayó en manos serbias. En el 2000, junto con su familia se trasladó a Suiza, donde jugó en las categorías inferiores del Basilea, y más tarde a Estados Unidos, allí fue nombrado debutante del año en la NCAA. Durante su etapa norteamericana llamó la atención de un ojeador del PSG que le incorporó al equipo en 2004.

Pero al igual que Pjanic e Ibisevic decidieron jugar con Bosnia, la emigración hizo perder grandes jugadores a esta selección: las familias de Rakitic, Marko Marin, Gavranovic o Subotic también abandonaron Bosnia durante el conflicto bélico pero los futbolistas decidieron jugar con sus países de adopción.

Hasta ahora la niña bonita del deporte bosnio había sido su selección de baloncesto que desde 2003 no falta a su cita con el Eurobasket aunque aún no ha podido dar el salto a un Mundial. Un salto que sí ha dado el fútbol en un país con algo menos de cuatro millones de habitantes que el próximo verano tendrán un buen motivo para olvidar y unirse alrededor de un frente común.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | Más deportes | Tenis | Fórmula 1

Cargando