¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Francia suspende la ecotasa para camiones ante las protestas regionales

Los diarios más influyentes constatan la incapacidad socialista para gobernar

Un camión pasa bajo un control de ecotasa /

La ecotasa de 13 céntimos por kilómetro en promedio que deberían pagar los camiones de alto tonelaje que circulen por autopistas gratuitas francesas no entrará en vigor el primero de enero, como estaba previsto. El Gobierno ha anunciado su "suspensión" hasta nuevo aviso. Es ya el tercer aplazamiento de este impuesto con el que se pretendía recaudar 1.200 millones anuales y la cuarta vez que el Gobierno recula en temas fiscales en pocas semanas.

Los diarios de mayor influencia ('Le Monde', 'Le Figaro', 'Les Echos'...) decían este martes en sus editoriales que la ecotasa corría peligro y con ella también el gobierno socialista francés, ante la difícil tesitura de ceder al chantaje de los manifestantes y perder mucho dinero invertido, o verse sometido a la presión política de Bretaña y otras regiones en rebeldía. Finalmente el primer ministro francés, el socialista Jean Marc Ayrault, ha anunciado "la suspensión - no la supresión definitiva- de la ecotasa para seguir dialogando", tras reunirse con las autoridades de Bretaña. París había rebajado ya para los bretones el gravamen a 6,5 céntimos/km, en lugar de los 13 céntimos/km que hubieran pagado en promedio los camiones de más de 3,5 toneladas en el resto del país (salvo alguna otra excepción en el sur de Francia).

Pese a que Bretaña es una región con un paro inferior a la media, la crisis de varias fábricas importantes y la fuerte presencia de industria agroalimentaria, con márgenes pequeños, ha disparado las alarmas. Esta zona costera del noroeste francés tiene además pocas autopistas de pago (exentas de la ecotasa) por lo que se considera más expuesta que las demás al impuesto sobre los camiones.

No deja de ser una ironía que sea justamente este gravamen, decidido en 2009 bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy y poyada después por Françoise Hollande, el que esté finalmente poniendo en un brete a la mayoría socialista y verde del Parlamento francés.

Se calculó que afectaría a unos 800.000 camiones de más de 3,5 toneladas, unos 200.000 de ellos extranjeros, que circulan por carreteras de uso gratuito. Para la colecta del impuesto, en función del tipo de vehículo y de los kilómetros recorridos (entre 6,5 y 14 céntimos de euro/km), los vehículos pesados deberán llevar un sistema de localización vía satélite. Se han invertido ya 800.000 millones en el sistema electrónico, que se perderán si la ecotasa finalmente no se impone.

En las últimas semanas, Hollande y el Gobierno socialista, ambos en récord de impopularidad (apenas el 26% de los franceses los respaldan) se han retractado sobre el impuesto de sociedades, sobre la fiscalidad del ahorro, del diésel, los tipos de IVA, y sigue pendiente de decisión el "impuesto sobre los ricos" (75%) que pagan las empresas con asalariados de más de un millón de euros y contestado, sobre todo, por el mundo del fútbol.

También está en el limbo el impuesto de transacciones financieras. Francia fue uno de los promotores dentro de la UE de esta "tasa Tobin", que apoyan once países, pero ahora desearía quitársela de encima, ante la presión de la banca.

Cargando