Renfe bloquea la venta de billetes a Francia y desde Francia

Miles de expatriados no podrán volver a casa en Navidad en tren

Los miles de expatriados y turistas que cruzan las fronteras franco españolas cada año en Navidad tendrán que elegir esta vez otro medio de transporte. Los billetes desde Francia hacia España y en sentido contrario, tanto por la frontera vasca como por la catalana están bloqueados para viajar a partir del 16 de diciembre.

A eso se une la incertidumbre de que los llamados trenes hoteles nocturnos, el Francisco de Goya (Madrid-París) y el Joan Miro (Barcelona-París) serán eliminados probablemente de la oferta ya para enero.

El bloqueo de ventas es debido "a un reajuste de horarios y tarifas y para no perjudicar al cliente", según la versión oficial de Renfe. Y a un problema de "homologación" de los nuevos trenes AVE y TGV (la alta velocidad francesa), según el Ministerio de Fomento

Renfe y su homóloga francesa SNCF tienen pendiente desde hace meses conectar el servicio transfronterizo catalán por la vía de alta velocidad, sin trasbordo en Figueres-Vilafant como ocurre hasta ahora. Ni España ni Francia pueden dar una fecha de la puesta en marcha de este servicio, retrasado en varias ocasiones, por lo que mientras tanto seguirá bloqueada la venta de billetes.

"Las homologaciones de trenes, señales y sistemas son muy complicados", han justificado desde Fomento a la Cadena SER.

Lo curioso es que tampoco se puede sacar un billete hasta Figueras, que no necesita ningún tipo de homologación puesto que los trenes franceses TGV ya están haciendo este trayecto.

Renfe tampoco ha podido dar una respuesta convincente al bloqueo de la venta de billetes por la frontera de Hendaya, pese a que este tramo no es de alta velocidad ni lo será en muchos años, según las previsiones de infraestructuras de ambos gobiernos nacionales.

Bajo las incomprensibles razones oficiales parece esconderse una guerra comercial entre las dos compañías estatales. Sncf tiene precios más baratos. Y además, se dice en España y se desmiente en París, que la ferroviaria gala quisiera competir con Renfe en otros trayectos rentables de la red nacional, además del catalán, algo que a Madrid parece no hacerle gracia. Renfe señala por su parte "estar preparada para competir con otras operadoras cuando se liberalice la red".

El tráfico de viajeros entre Francia y España, en claro aumento desde la entrada en funcionamiento de los trenes rápidos, es de casi 400.000 personas anuales. Tras el verano, la Navidad y el cambio de año son las épocas con mayor tránsito.

Las dos compañías afectadas, Renfe y SNCF, ambas públicas, no han querido estimar las pérdidas que sufrirán por esta paralización de las ventas. Ni tampoco el consiguiente deterioro de la imagen, sobre todo para la "marca España".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?