Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Diez cosas que probablemente no sabías sobre el cerebro

Para mejorar la salud y el rendimiento del cerebro es importante saber cómo funciona y evoluciona a lo largo de la vida

Mejorar la salud y el rendimiento del cerebro es importante saber cómo funciona y evoluciona a lo largo de la vida

Mejorar la salud y el rendimiento del cerebro es importante saber cómo funciona y evoluciona a lo largo de la vida / SHARPBRAINS

"Cada persona puede convertirse en el escultor de su propio cerebro", decía Ramón y Cajal a principios del siglo XX. Por aquel entonces el concepto de neuroplasticidad ni siquiera existía y se creía que, pasada la adolescencia, el cerebro dejaba de evolucionar. Hoy sabemos que no es así y que, si lo estimulamos correctamente, podemos llegar a desarrollar nuevas funciones a lo largo de nuestra vida. El español Álvaro Fernández y el neurocientífico Elkhonon Goldberg reflexionan sobre esta idea en el libro 'Cómo invertir en su cerebro'. Estas son algunas de sus conclusiones.

Sin duda, es la parte más importante de nuestro cuerpo. No hace falta decir que si él no manda la señal, no moveríamos la pierna al andar, no sabríamos dónde vivimos o no sentiríamos lo que es amor. El cerebro es el centro del sistema nervioso y uno de los órganos más complejos de nuestro cuerpo. Aunque cada día se descubren nuevas pistas sobre su funcionamiento, lo cierto es que todavía queda mucho por conocer.

Uno de los grandes descubrimientos de los últimos años y sobre el que giran las investigaciones más recientes tiene que ver con la llamada neuroplasticidad, la habilidad del cerebro de moldearse con el aprendizaje. Para ejercitarlo, lo primero y más importante es conocerlo bien: "Al igual que todo conductor de coche tiene que aprender el manejo de las partes fundamentales de su vehículo, como acelerar, frenar, leer el velocímetro o echar gasolina, lo mismo ocurre con el cerebro", explica Álvaro Fernández, co-autor del libro 'Cómo invertir en su cerebro', que repasa diez funciones cerebrales diferenciadas:

1.- Memoria de trabajo:

Quien esté familiarizado con las matemáticas, también lo estará con la elaboración de un problema en su cabeza. Cuando el cerebro tiene múltiples unidades de información y las manipula para resolver un problema en la cabeza, está utilizando una capacidad mental conocida como memoria de trabajo. En otras palabras, la memoria de trabajo sirve para recordar algo que ya se conocía, al igual que la fórmula sirve para resolver un problema matemático. Pero también sirve para interpretar y aplicar la información en "tiempo real" y así resolver el problema mediante el uso de esa fórmula. De este modo, es un ingrediente fundamental para el aprendizaje y la toma de decisiones.

2.- Memoria emocional:

A menudo es necesario trabajar en equipo. A veces, puede darse la situación de que un miembro del equipo haga algo con lo que uno no está de acuerdo y hace que nos enfademos. ¿Vamos a soltar la ira hacia esta persona? La función del cerebro conocida como la autorregulación emocional lo evita... a veces.

3.- La teoría de la mente:

¿Cómo nos sentiríamos uno si un amigo repentinamente anunciara su promoción en el trabajo? Probablemente nos pondríamos muy felices e incluso seríamos capaces de imaginar exactamente lo que él está pensando. Esto se debe a la función del cerebro conocida como 'teoría de la mente', que supone que se pueda llegar a tener una idea de los mundos de otras personas, lo que conocemos como empatía.

4.- Secuenciación:

A la hora de llevar un proyecto adelante es necesario averiguar qué paso se debe dar en primer lugar y a continuación, el resto de los pasos en la secuencia. La capacidad del cerebro para hacer esto y colocar esos pasos en orden, de mayor a menor importancia, es conocida como secuenciación.

5.- Inhibición:

Si uno está a dieta, ¿cómo se abstiene de comer una barra de chocolate? En realidad, el cerebro lo hace con una función conocida como la inhibición.

6.- Atención:

Una playa. Hay gente alrededor, niños jugando y riendo, las olas golpeando contra la orilla... ¿cómo bloquear todo eso y centrar la atención en el libro que uno está leyendo? Pasa por utilizar otra función del cerebro conocida como la atención, la capacidad de concentrarse en un pensamiento determinado, acción o acciones.

7.- Memoria de trabajo frente a memoria a largo plazo:

Cuando recordamos un número de teléfono que nos acaban de dar y recordamos lo que estábamos haciendo hace tres veranos, se podría pensar que simplemente está utilizando su memoria. En realidad está utilizando dos tipos diferentes de memoria. Al recordar el nuevo número de teléfono utiliza la memoria de trabajo, que es un almacenamiento limitado que le hace olvidar pronto. En cambio recordar el verano de hace años supone el uso de la memoria a largo plazo, el cual es prácticamente ilimitado.

8.- Función motora:

Cuando caminamos por la calle o agitamos una mano utilizamos la función de motor de su cerebro. Esta es la capacidad por la que es posible mover nuestro cuerpo y manipular objetos.

9.- Procesamiento visual y espacial:

Cuando vemos una gran 'M' en la esquina de una gran ciudad, lo reconocemos como el signo de una parada de metro. Esto se debe a que el cerebro está utilizando sus habilidades visuales.

10.- Interpretación de la información sensorial:

Tanto cuando reconocemos el olor del chocolate como cuando distinguimos el tacto de un perro y un gato es porque el cerebro es capaz de interpretar la información sensorial.

Cada una de estas funciones se desarrolla de distinta forma en cada persona y se interrelaciona con las demás. Cuando practicamos alguna de ellas, estas conexiones se refuerzan. Por eso es importante ejercitar nuestro cerebro y lo podemos hacer con acciones tan sencillas como estas:

Cada día se crean varios miles de neuronas en nuestro cerebro. El ejercicio aeróbico, como caminar, montar en bicicleta o bailar, incrementa ese número mientras el estrés lo disminuye. Las actividades pasivas como ver la televisión también suponen una disminución de la función cognitiva.

El cerebro necesita mucha energía. A pesar de suponer sólo alrededor del 2% de la masa corporal, consume un 20% del oxígeno del cuerpo y el 25% de la glucosa. Por eso la nutrición es importante y, según un estudio del National Institute of Health (NIH) en 2010, la dieta mediterránea es beneficiosa para la salud cerebral.

De todos los tipos de ejercicio físico, es el ejercicio cardiovascular, que hace que el corazón lata más rápidamente, es el que presenta un mayor beneficio cerebral.

El entrenamiento mental con mayores garantías consiste en la meditación, la biorretroalimentación y el entrenamiento cognitivo pero,sin duda, la vida es el mejor gimnasio para el cerebro si este se utiliza de la manera correcta. Una buena manera de empezar es abordar todo lo que implica novedad, variedad y desafío, que te lleva fuera de la rutina. Aprender un idioma o el trabajar como voluntario, por ejemplo, ayudan a reducir tasas de mortalidad, depresión y el deterioro cognitivo.

Hasta este viernes, la inversión en el cerebro es mínima. Con motivo de la celebración de la semana del cerebro, Sharpbrains comparte la versión e-book del libro 'Cómo invertir en su cerebro' de forma gratuita. A partir de entonces podrá comprarse en Amazon tanto en versión electrónica como impresa. La rentabilidad que cada uno obtenga de su lectura, va a cuenta propia.