¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Lo importante de estas catas es que los consumidores den su opinión personal"

Miguel Quetglas, gerente de Consumolab asegura que "si una empresa se empeña en lanzar un producto sin testarlo y no funciona, pueden perder mucho dinero en el lanzamiento"

SER Consumidor: 'Lo importante de estas catas es que los consumidores den su opinión personal' / Consumolab es una empresa pionera en dedicarse a testar cuál será la acogida de un producto en el mercado. Miguel Quetglas, gerente de este laboratorio, y Aurora Gómez Rico, directora técnica, han venido al estudio de SER Consumidor con tres consumidores escogidos de su base de datos para hacer una cata en el programa y explicarnos cómo funcionan y para qué sirven las pruebas que allí realizan. / CADENA SER

Consumolab es una empresa pionera en dedicarse a testar cuál será la acogida de un producto en el mercado. Miguel Quetglas, gerente de este laboratorio, y Aurora Gómez Rico, directora técnica, han venido al estudio de SER Consumidor con tres consumidores escogidos de su base de datos para hacer una cata en el programa y explicarnos cómo funcionan y para qué sirven las pruebas que allí realizan.

En SER Consumidor hemos hecho una cata para conocer un poco más cómo funcionan, puesto que las empresas alimentarias cada vez recurren más a hacer "pruebas" de sus productos con los consumidores para ver si va a funcionar o no.

Ellos testan a consumidores, en su laboratorio, que tengan el perfil para el que va orientado el alimento que van a probar ese día. Tienen una base de datos con más de 30.000 consumidores, a los que pagan cada vez que asisten a una cata.

Miguel Quetglas, gerente de Consumolab, afirma que las empresas buscan dos cosas cuando recurren a sus servicios: "si es un nuevo producto, que se va a lanzar al mercado, minimizar el riesgo de lanzamiento, mientras que si es un producto que ya lleva tiempo en el mercado y la competencia me está quitando ventas, las empresas buscan que el consumidor les de pistas de cómo tengo que mejorar ese producto para que sea más competitivo".

A veces lo que quieren saber es simplemente saber por qué su producto se vende peor que alguno de la competencia. Otras veces lo que quieren es cambiar un envase que se ha quedado anticuado, por querer mejorarlo para el propio transporte, que sea más manejable...

Las catas siempre son "ciegas", es decir, el consumidor no ve la marca de los productos que van a probar, los encargados de hacer los tests los clasifican con números para que los usuarios sean totalmente objetivos y la marca no afecte en su opinión.

Esos cambios que vemos en productos que consumimos, en el sabor, en la composición, en el propio envase no es, casi siempre, capricho de la empresa, lo han cambiado para ser más competitivo, para mejorar ventas, para evitar que les siga ganando terreno otro de la competencia...

'SER Consumidor' (13/04/2014)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?