¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Acuerdo para reducir la sobrepesca en el Mediterráneo

El 80% de las pesquerías están ya "sobreexplotadas" y los científicos reclaman crear zonas protegidas para proteger las zonas de cría de los peces

El colapso de los caladores en el Mediterráneo afecta ya a especies de alto valor comercial como la merluza /

Ocho de cada diez caladeros en el Mediterráneo están ya "sobreexplotados", es decir, se pescan más peces de lo que su ciclo natural permite recuperar. Y este grave problema afecta ya a especies de gran demanda comercial, como la merluza o la gamba, según advierte la Fundación Océana. Esta semana se celebra una crucial reunión de la FAO en Roma para analizar la sobrepesca y ya hay un principio de acuerdo entre los países del Mediterráneo y la Comisión Europea para crear áreas restringidas a la pesca para proteger los ecosistemas marinos esenciales para los peces, como sus lugares de cría

Representantes de alto nivel de los países mediterráneos, incluyendo la comisaria europea de Pesca y Asuntos Marítimos, Maria Damanaki, han alcanzado hoy un primer compromiso político para frenar la sobrepesca en el Mediterráneo, uno de los mares más afectados por este problema.

Este avance es considerado ya "histórico" por la Fundación Internacional Oceana y ha tenido lugar en la Comisión General de Pesca del Mediterráneo, organismo de la FAO cuya reunión anual se celebra en Roma esta semana.

"Casi el 80% de los stocks en el Mediterráneo registran sobrepesca" -ha advertido hoy Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa-. "Y ahora por fin podemos celebrar que los gobiernos han escuchado la señal de alarma y esperamos que represente un cambio de rumbo para el Mare Nostrum".

Más áreas marinas protegidas

Entre las novedades, que incluye este principio de acuerdo, destacan tres. Primero, se adoptarán planes plurianuales para lograr una gestión sostenible de los stocks. Dos: se definirán Áreas Restringidas a la Pesca para la protección de hábitats esenciales para los peces, como los lugares de puesta y cría de especies comerciales. Y tres: se adoptará el principio de precaución para gestionar stocks, es decir, no se esperará a que se agoten para tomar medidas de control.

Llamada de socorro

La reunión de la FAO en Roma coincide también con la publicación de su último informe sobre la situación de los caladeros en todo el mundo y que es muy preocupante. El 90% de las pesquerías mundiales están ya "sobreexplotadas" o "plenamente explotadas", todo un record. Y hay que recordar que en estos caladeros los barcos capturan todo el pescado que luego llega a los mercados de todo el mundo.

Pero este informe de la FAO también expone una buena solución: si todos los países con grandes flotas pesqueras, como España o Estados Unidos, redujeran sus capturas anuales, los caladeros de todos los océanos podrían recuperarse y esto, a su vez, permitiría en el futuro incrementar la producción pesquera en 16 millones de toneladas y la rentabilidad anual en 32.000 millones de dólares.

Según la FAO, las capturas mundiales de pescado alcanzaron los 80 millones de toneladas durante los últimos dos años con datos oficiales.

Cargando