Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

El Gobierno indulta la mitad de la pena a un español condenado por Cuba

Se trata de un español condenados a 18 años de cárcel por un tribunal cubano y cuya devolución a España fue tramitada junto con la de Ángel Carromero

El Gobierno ha decidido conceder el indulto parcial, reduce la condena a la mitad, a un español que había sido condenado a 18 años de cárcel por la justicia cubana por un delito de tráfico internacional de drogas tóxicas. Se trata de uno de los presos españoles cuya devolución a nuestro país fue tramitada junto con la del dirigente de Nuevas Generaciones, Ángel Carromero, a finales de 2012.

El Gobierno ha concedido el indulto parcial a un preso español que había sido condenado por Cuba por su implicación en un caso de tráfico de drogas. Un preso español cuya devolución a nuestro país fue tramitada junto con la del dirigente de Nuevas Generaciones, Ángel Carromero, después de llegar el Ministerio de Exteriores español a un acuerdo con las autoridades cubanas. Después de esta medida de gracia, su condena de 18 años de prisión queda reducida a nueve años.

Juan Miguel V.C fue condenado a 18 años de cárcel por el Tribunal Provincial Popular de La Habana, por la Sala en funciones de Penal, por un delito de tráfico ilícito internacional de drogas tóxicas, por hechos cometidos en el año 2008. Ahora el ejecutivo español, después de examinar los informes del tribunal sentenciador y del Ministerio Fiscal entiende que "atendiendo a las circunstancias del condenado, concurren razones de justicia y equidad" para concederle el indulto parcial, y deja esta condena en la mitad, es decir, nueve años de prisión. La condición es que no vuelva a cometer delito doloso en los próximos cinco años.

La devolución de este alicantino a España fue tramitada por Exteriores junto con la de Ángel Carromero hace poco más de un año, para cumplir su condena en nuestro país. Sus familiares denunciaron que el reo español era maltratado "física y psicológicamente" en la cárcel cubana en la que cumplía su condena de 18 años de cárcel. También denunciaron serios problemas de salud.

Un guardia civil que grabó a su amigo cuando agredía sexualmente a una mujer

En esta misma tanda de indultos, el ejecutivo también ha decidido conmutar la pena de inhabilitación de un guardia civil asturiano que fue condenado a medio año de inhabilitación por no parar a un amigo suyo cuando éste intentó abusar sexualmente de una mujer en un tren.

Los hechos tuvieron lugar en junio de 2011, en la estación de trenes de Gijón. El guardia civil en activo y su amigo subieron al tren que iba en dirección Oviedo, sentándose al lado de una mujer. Fue entonces cuando su amigo empezó a meter la mano entre las piernas de la mujer mientras que le decía expresiones irreproducibles, "ofendiendo sexualmente también de palabra".

Mientras tanto, según señala la sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias, el guardia civil se limitó a reírse y grabar la escena con el teléfono móvil, una situación que no terminó hasta que otro viajero empezó una pelea con el agresor. Después de los hechos, incluso huyó en varias ocasiones de los agentes de la autoridad que se trasladaron al lugar para investigar el suceso.

La Audiencia Provincial de Asturias decidió condenarle por un delito de omisión del deber de perseguir delitos, en su condición de agente del instituto armado. El Gobierno le sustituye la condena de inhabilitación por una multa de 540 euros, a condición de que no cometa delito doloso en los próximos dos años.

Sobre la actuación de este guardia civil, la sentencia especifica que "omitió intencionadamente la persecución del delito se deduce de su conducta, pues no sólo no impidió a su colega que ofendiera sexualmente de palabra y obra a la mujer sino que rió en todo momento su actuación y la grabó en su móvil (ignoramos con qué intención), siendo tan obviamente transgresora la conducta para cualquier persona -aunque no fuera funcionario obligado a perseguir delitos- que motivó la intervención de un ciudadano que viajaba en el tren, y siendo el condenado tan consciente de su ilícito proceder que por dos veces huyó de los agentes de la autoridad".

En la misma sentencia, el hombre que intentó agredir sexualmente a la mujer en el tren fue condenado a pagar una multa de 1.140 euros, además de la indemnización conjunta de 1.000 euros que ambos deben pagar a la víctima por daños morales y que el Gobierno deja intacta en su indulto.