¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La compra colaborativa, una posible solución al alto precio del combustible

Tras alcanzar el precio un máximo histórico este verano, tres expertos debaten sobre las causas en la Hora de Consumo en Hoy por Hoy

El precio máximo histórico alcanzado por los carburantes ha provocado la indignación de los consumidores que en esta época hacen números para comenzar sus vacaciones ¿Por qué sube siempre el precio de los carburantes en este periodo?, ¿qué alternativas tienen los consumidores? En la Hora de Consumo en Hoy por Hoy, Jesús Soria y Macarena Berlín debaten con tres expertos en la materia.

Se dispara a principios de junio para ponerse por las nubes en agosto. Hablamos del precio de los carburantes que, en este periodo estival, ha tocado un máximo histórico con 1,45 euros el litro de gasolina y 1,34 euros el litro de diésel. Pero, ¿quién es el responsable? Los expertos coinciden: "La falta de competencia en el sector".

Precisamente contra esto ha surgido la iniciativa I am together, una web creada por Daríus Funallet y que pretende reunir a tantos compradores como sea posible para "lograr una importante fuerza de negociación". Denominada inteligencia colaborativa, trasciende al consumo para conseguir beneficios para todas las partes. Las estaciones tienen garantizado un número concreto de clientes fieles, algo muy difícil de conseguir en el sector, y, por su parte, los consumidores pueden adquirir sustanciales descuentos en la compra de combustible.

Según Eduardo Fernández Bermejo, abogado de la Asociación de gestores de las estaciones de servicio, "los minoristas tienen las manos atadas frente a las decisiones de los proveedores". Además de a los grandes proveedores, Fernández Bermejo también responsabiliza al Estado del alto precio de los combustibles: "Más del 55% del precio del carburante son impuestos. En un depósito puede existir una diferencia de 4 euros en dos estaciones a diez metros de distancia por las políticas de las distintas comunidades autónomas".

A este respecto, Ileana Izverniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios, señala al céntimo sanitario como principal factor por el que el precio del carburante varía de una comunidad a otra. A pesar de que una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado ilegal este impuesto, sigue presente en muchas comunidades y, por ello, la OCU recomienda, en la medida de lo posible, "repostar en estaciones de servicio del País Vasco, Cantabria, Navarra o Madrid, donde el céntimo sanitario no está operativo".

Sin embargo, la portavoz de OCU no sostiene, contradiciendo a Fernández Bermejo, que los impuestos sean el principal motivo por el que precio del carburante ha alcanzado niveles tan altos. Según los datos que maneja, en otras zonas de Europa los impuestos son igual o más altos y los precios no muestran estos picos en las épocas de vacaciones. "Los hoteles tienen temporadas altas y bajas. Lo mismo ocurre en este sector", justifica Fernández Bermejo.

En cualquier caso, los expertos coinciden en que el hecho de que Repsol, BP y Cepsa copen el mercado deja muy poco margen de movimiento a los otros agentes en lo que a la fijación de precios se refiere. A la espera de que termine el periodo de instrucción de la CNMC que determine si se están produciendo, o no, prácticas oligárquicas en el sector, la única oportunidad que se les presenta a los consumidores para adquirir carburante a un precio más asequible pasa por la compra colaborativa.

Eduardo Fernández: "La responsabilidad de fijar el precio la tienen los mayoristas"

Cargando