¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bélgica cierra dos reactores nucleares como Garoña y Cofrentes

Detectadas grietas en sus vasijas por un fallo de fabricación en la misma empresa holandesa que fabricó las de las centrales españolas de Garoña y Cofrentes

El cierre de los dos reactores nucleares belgas en los que se han detectado grietas puede ser "permanente". La Agencia de Seguridad Nuclear de Bélgica considera que este grave problema se debe a un fallo de fabricación y, por esa razón, ha pedido el cierre también de otros 20 reactores fabricados por esta la misma empresa (situada en Holanda) y, entre ellos, hay dos en España: Garoña y Cofrentes. Fuentes del Consejo de Seguridad Nuclear español han informado a la Cadena SER que no han tomado ninguna decisión sobre la central de Cofrentes, pero sí han pedido ya a Garoña, que se encuentra parada desde hace casi dos años, que realice una inspección de su vasija

La Agencia Nuclear de Bélgica ha encontrado ya indicios de grietas en las vasijas de dos reactores: Tihange 2 y Doel 3. Todavía no se han completado todas las inspecciones, pero los inspectores ya han detectado "grietas" en sus tanques que se achacan a un fallo de fabricación. En concreto, en Doel 3 se han encontrado 8.000 fisuras de unos dos centímetros

La misma empresa holandesa ("Rotterdam Droogdok Maatschappij") que fabricó las vasijas de estos dos reactores belgas ahora cerrados, también suministró este mismo material a otros 20 repartidos por todo el mundo y el director general de la Agencia Federal Nuclear belga (AFNB), Willy De Roovere, ya ha pedido el cierre "permanente" de estos veinte reactores nucleares. Y entre ellos hay dos españoles: Garoña (en Burgos) y Cofrentes (en Valencia) Además, otra decena se encuentran en Estados Unidos y nueve en Europa - (dos en España, dos en Países Bajos, dos en Alemania, uno en Suecia y dos en Suiza.

"Estas centrales tienen que cerrar de forma permanente si encontramos fisuras serias. Esperamos que todos estos países lleven a cabo inspecciones, especialmente si descubrimos que también hay fisuras en Tihange", ha explicado De Roovere en una entrevista publicada en el diario 'De Morgen'.

España a la espera

Bélgica ya se ha puesto en contacto con España para informar sobre los problemas detectados en el reactor Doel 3 y el propio director de la Agencia belga de Seguridad Nuclear duda de la continuidad de este reactor, porque nunca antes se ha cambiado una vasija de un reactor nuclear en ninguna parte del mundo y su reparación es "prácticamente imposible" por los riesgos de radiación y por el riesgo de provocar más fisuras en las paredes de la vasija.

Aunque las primeras pruebas en Doel 3 apuntan a un fallo de fabricación en la vasija, el director de la agencia nuclear belga no descarta que las fisuras detectadas puedan deberse a un problema de calidad del acero empleado en su fabricación, algo que podría dar lugar "a un problema a nivel mundial" porque afectaría a todos los reactores de la misma generación que Doel y Tihange, es decir, alrededor de 350 del total de 450 que existen en todo el mundo.

La Comisión Europea también espera que los diferentes países realicen inspecciones en sus reactores y ha prometido "extraer las lecciones" a partir de los problemas detectados en Doel 3. Pero, de momento, en España, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sólo ha pedido que se revise la vasija de la central nuclear de Garoña (que está cerrada desde hace casi dos años por problemas económicos) y, en cambio, no ha adoptado ninguna decisión sobre el reactor de Cofrentes, en Valencia, que sigue funcionando.

Cargando