¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook

'La bola de cristal' y su Bruja Avería cumplen 30 años

Se cumplen tres décadas del estreno del transgresor espacio de TVE.

'La bola de cristal', con Alaska: se cumplen 30 años de su estreno /

La canción de la cabecera del programa se preguntaba "qué tiene esta bola que a todo el mundo le mola". No moló a todo el mundo - de hecho, a algunos molestaba y esa fue, en parte, razón suficiente para ponerle fin-, pero todo el mundo sabía que existía. 'La bola de cristal' apareció en los años 80 como el reflejo televisivo de una nueva generación que crecía y opinaba dejando atrás la dictadura y cuya vista miraba al futuro. El transgresor y provocador espacio de TVE cumple este lunes 6 de octubre 30 años.

Fueron 'Los Muppets' de la Movida. Como los americanos, entretenían a la audiencia, la hacían reír, sus mensajes contenían cierta carga didáctica y siempre había una moraleja en sus historias. Eran 'Los Electroduendes', con la Bruja Avería al frente de estos títeres que conformaron, sin duda, uno de los elementos más significativos del programa infantil 'La bola de cristal'.

El 6 de octubre de 1984, TVE estrenaba un nuevo espacio -de bajo presupuesto- destinado a los más jóvenes de la casa... y a aquellos que empezaban a estar en edad de afeitarse: 'La bola de cristal'. Creado y dirigido Lolo Rico, mujer periodista y amante del cine que dejó su sello con una nueva manera de entender la televisión que debía hacerse la España de los 80, y presentado por Alaska, 'La bola de cristal' se emitió hasta finales de junio de 1988 (176 programas).

Lolo Rico siempre entendió, como ha comentado en algunas entrevistas, que en televisión -sobre todo en la pública- puede alcanzarse un maridaje perfecto entre lo interesante y formativo y lo entretenido. Algo tan simple como que en televisión, el público también podía aprender divirtiéndose. Ese ha sido siempre uno de los axiomas de esta realizadora y creadora. El otro, más personal, está en la creencia de que la realidad del mundo se debe mirar desde distintos cristales y de que esto varía la manera de percibir lo que ocurre.

Con estos pilares se sustentó 'La bola de cristal'. Un programa que TVE puso en marcha destinado al público infantil y que por su transgresión, por su propuesta y por los mensajes lanzados se fue apoderando de un público más adulto dentro del segmento menos conservador de los telespectadores.

Estructurado en 4 secciones (Los Electroduendes, El Librovisor, La Banda Magnética y La Cuarta Parte), este espacio contó con colaboradores que entendieron bien la derivada cultural de la Movida. Santiago Auserón, Kiko Veneno, Javier Gurruchaga, Pablo Carbonell o Pedro Reyes aparecían en diferentes momento de este espacio donde la música, la literatura, el cine, la televisión, la política y el humor eran ingredientes que se removían en la cazuela.

'La bola de cristal' siempre mantuvo un doble mensaje. Los niños se divertirían con las historias de Los Electroduendes o con los sketches de humor protagonizados por Pedro Reyes y Carbonell o bailando esos ritmos musicales modernos; a los jóvenes, sin embargo, les llegaba una visión de la realidad provocativa, transgresora y en consonancia con el espíritu de la cambiante sociedad española de los años 80.

Los jóvenes reconocían en 'La bola de Cristal' un nuevo tipo de televisión que hablaba su idioma, que ni los trataba como a simples niños a base de contarles historias con final feliz y moralizador ni se revestía del puro y vacío entretenimiento familiar de otros espacios consolidados.

En diferentes momentos del programa, en diálogos entre Los Electroduendes, en las músicas que sonaban, 'La bola de Cristal' dejaba de ofrecer un tratamiento neutro de la realidad. Se posicionaba contra el capital, contra su acumulación indiscriminada, contra la privatización de sectores públicos vitales en el Estado del bienestar... Más que hacer política en un programa juvenil -algo que sí que admite crítica tratándose de una televisión pública-, lo que ofrecía 'La bola de Cristal' era una alternativa al nuevo mensaje que irrumpía entre las élites españolas y el poder procedente del mundo anglosajón: el capital como punta de lanza del progreso; Wall Street como símbolo de una nueva era.

Desde su primer programa, en 'La bola de cristal' se afanaron por dibujar las sombras a ese gran capital y esa doctrina del liberalismo económico: "Detendremos la inflación, bombardearemos Hong Kong... ¡Viva la inversión! [...] Liberalizaremos el mercado, por fin será libre el pescado y el vino embotellado. Incluso el maíz tostado. Adoro la economía, la plusvalía y la disentería. Soy un probo ciudadano... allí donde puedo, meto la mano. ¡Ergios, pilas y palanganas! Hoy soy más rica que ayer, pero menos que mañana", decía la Bruja Avería desde la Bolsa de Madrid en la primera emisión de 'La bola de Cristal'.

Con 'La bola de cristal' se materializaba el propósito de una televisión pública plural en contenidos y enfoques: su tono políticamente incorrecto y juvenil contrastaba con la rectitud de los espacios políticos de TVE, pero conseguía el entretenimiento de los contenidos dedicados a distraer y divertir a los espectadores.

Para TVE, 'La bola de cristal' era también un experimento técnico en la manera de hacer televisión, un compendio de originalidad y aprovechamiento de los recursos. Frente a lo que el espectador esperaba que fuera una televisión pública, dependiente del gobierno, 'La bola de cristal' se afianzó como ese reducto diferente , disfrazado de programa para niños y convertido en icono generacional emitido semanalmente en un medio de masas.

'La bola de cristal' ganó en 1986 el Premio Ondas por "su novedosa y particular puesta en escena". Era el segundo que recogía su creadora, que ya ganó otro en 1977 con'Dola, Dola, tira la bola' (RNE). Ella era el alma máter de este rompedor y dulcemente provocador espacio. Con la llegada de Pilar Miró a la dirección de TVE, 'La bola de cristal' debió medir más su contenido sociopolítico y las presiones provenientes de los círculos del poder apagaron la cámara de este ya mítico espacio de una fuerza visual monumental.

Fuerza visual... y sonora. Por la música y por las voces que, como raíles para los trenes, conducían a los espectadores durante toda la emisión. Una de ellas, la voz inolvidable de Matilde Conesa que dio vida a la Bruja Avería y que antes protagonizó, en la SER, algunos de los seriales radiofónicos más celebres de su época como 'Matilde, Perico y Periquín'. Qué gran universo el de 'La bola de cristal'.

Carne Cruda 2.0 (13/06/14) - Lolo Rico: ¡Viva el mal, viva 'La bola de cristal'!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?