¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

10 monasterios para dormir... como un monje

Absténganse de continuar leyendo quienes vengan buscando el lujo de un hotel con mininevera, televisión plana, piscina y cancha de tenis. Tápense los ojos de inmediato si necesitan de room service, desayuno en la cama, botones, un recepcionista soluciona todo y una señal wi-fi con tanta potencia como para conectar mil teléfonos móviles. Porque hoy vamos a hablar de otro tipo de alojamientos mucho más austeros en los que el gran secreto es el sosiego y dormir sobre un colchón que equilibre nuestra paz interior. En días como el de hoy en los que el estrés y los mensajes de WhatsApp nos persiguen, proponemos la alternativa de buscarnos a nosotros mismos en las hospederías monásticas. Dormir en monasterios es, desde hace muchos siglos, una manera de romper con los agobios que nos retienen y ofrecer acomodo al espíritu. Las hospederías monásticas surgen de una tradición de hacer la acogida del peregrino y quien lo necesite una forma de vida. Siempre ha habido cuartos o celdas absolutamente sencillos en monasterios y conventos con los que dar lecho no sólo a quienes busquen la oración sino también soledad, centrarse en los propios pensamientos y no perderse en los tumultos de la vida. No tienen cafetería pero sí su propio huerto con los mejores productos, no disponen de spa, pero sí de las relajación del silencio hipnótico de sus claustros. Y casi siempre tendrás que hacer la cama y recoger tu habitación. Es, simplemente, otra cosa... y una forma de viajar diferente.

Hemos seleccionado 10 monasterios con encanto en los que se puede dormir en España:

Monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos)

Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, ante su destierro, se despidió de su esposa, Doña Jimena, en el monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña. Aquellos largos pasillos de piedra y el silencio sepulcral de un edificio milenario lloraron aquel adiós y albergaron durante siglos la tumba de los dos enamorados hasta que fueron trasladados definitivamente a la Catedral de Burgos. Hoy, cualquiera, puede pernoctar en las instalaciones de este monasterio cisterciense y sentir sobre su cabeza el peso de la Historia.

Monasterio de San Pedro de Cardeña

Aunque hace años sólo se aceptaban hombres ahora también hospedan mujeres en las 24 habitaciones individuales con aseo y calefacción. Tiene unos horarios muy estrictos y se espera la integración con la comunidad y la participación de los mismos en rezos, comidas y trabajos en el huerto. Estancias mínimas de 3 días y máximas de 10.

Más información en www.cardena.org/CardHospeder.htm

Monasterio de Yuste (Extremadura)

El Emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico eligió el Monasterio de San Jerónimo de Yuste para retirarse y pasar los últimos días de su vida aquejado de gota. Salió desde Holanda un 13 de septiembre de 1556 para empezar un recorrido histórico hasta el corazón de la Comarca de la Vera, en Extremadura, y habitar un monasterio-palacio preparado para hospedarle tanto a él como a su séquito. Hoy en día se puede emular al Emperador y pedir que nos den hospedaje en el propio monasterio, aunque sólo se acepten hombres que además deben acudir a los rezos y ayudar en las labores propias de un lugar como este. Es un retiro con sentido espiritual y religioso para el que no tenemos ni contacto en Internet, así que convendría preguntar en el propio monasterio.

Monasterio de Yuste

Monasterio de Poblet (Tarragona)

Fundado en el año 1150 esta abadía cisterciense forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El que fuera incluso panteón real de la Corona de Aragón durante más de un siglo, es un edificio enorme y recargado de múltiples detalles artísticos que tocan distintos estilos como el románico, el gótico o incluso el barroco. Posee dos hospederías, una interna que sólo admite varones, y otra externa que es más grande, reciente y mixta. L’Hostatgeria de Poblet es otra manera de encontrar el recogimiento que nos permita huir del día a día de la ciudad.

Monasterio de Poblet

Más información en http://hostatgeriadepoblet.cat/es

Monasterio de Silos (Burgos)

Probablemente Silos sea el monasterio más célebre y hermoso de nuestro país. Una de las cunas de la lengua castellana (por las glosas silenses) posee un claustro situado en lo más alto del arte románico. En un entorno privilegiado e histórico, el Monasterio de Silos, cuenta con su propia hospedería, la cual aloja sólo a hombres que requieran del silencio de esta casa de oración y reflexión. Los hospederos se ocupan de aclarar que "no es un hotel ni un lugar para hacer turismo" sino de un lugar en el que "participar del clima espiritual de la comunidad".

Monasterio de Silos

Algunas mañanas se escucha el rumor de los cantos gregorianos recorriendo todas y cada una de las estancias monacales, lo que es un goce para los sentidos.

Más información en www.abadiadesilos.es/hospederia.htm

Monasterio de Armenteira (Pontevedra)

Muy cerca de Poio y de Combarro (uno de los pueblos costeros más bellos de España), subiendo la montaña por una carretera comarcal con unas vistas preciosas, se alza uno de esos monasterios desconocidos y apartados que transmiten una paz especial. Enclavado en una de las variantes de los peregrinos a Santiago que venían de Portugal este lugar sobrecoge por su sencillez de piedra rodeado de un bosque cerrado y con un turismo que lo visita como un suave goteo. La Armenteira posee su propia hospedería mixta en la que obtener con seguridad el recogimiento y la tranquilidad necesitada.

Monasterio de Armenteira

Más información en http://www.monasteriodearmenteira.es/

Monasterio del Paular (Rascafría, Madrid)

La Comunidad de Madrid posee también hospederías monásticas en las que absorber los rayos del silencio, la austeridad y la espiritualidad. El monasterio de Santa María del Paular, al abrigo de la Sierra de Guadarrama y el Valle del Lozoya susurra vientos procedentes del medievo, cuando fue cartujo. Ahora es benedictino y, como premisa de esta orden, ofrece hospedaje al peregrino y a quien necesita retiro.

Monasterio del Paular

Hasta hace muy poco sólo podían alojarse los hombres, pero actualmente está preparado también para mujeres. En habitaciones individuales o dobles básicas pero muy limpias, uno puede dormir por aproximadamente 40€/día (mínimo 3 noches y máximo 10). Eso sí, se requiere formar parte de la vida monacal, respetar tajantemente los horarios y participar en, al menos, tres rezos diarios (laudes, sextas y vísperas).

Más información http://monasteriopaular.com/hospederia.html

Abadía de San Salvador de Leyre (Yesa, Navarra)

Ya por su emplazamiento en plena sierra de Errando, rodeado de pinares y con unas vistas magníficas, merece la pena hospedarse en la Abadía Monasterio de San Salvador de Leyre, uno de los tesoros mejor guardado de tierras navarras. Su hospedería no es demasiado estricta y tiene incluso más de hotel que un lugar de retiro puramente monástico.

Monasterio de San Salvador de Leyre

Para muchos San Salvador de Leyre es lo más parecido al Escorial pero en lo que fuera el Reino de Navarra. Aunque mucho más antiguo, también sirvió como Panteón Real. No como reyes, pero sí como monjes, se puede dormir en esta maravilla histórica que conviene descubrir poco a poco hasta terminar perdiéndose en los detalles.

Más información en www.monasteriodeleyre.com

Monasterio de Poio (Pontevedra)

Situado en un altozano que hace de magistral balconada a la Ría de Pontevedra, el monasterio de San Juan de Poio cuenta con su propia hospedería gestionada por los propios frailes mercedarios. Fundado décadas antes del año 1000, tiene la hospedería adosada al mismo, aunque es de los años cincuenta. Lugar habitual de peregrinos que se encuentran haciendo el Camino portugués a Santiago de Compostela.

Monasterio de Poio

Dispone de más comodidades de las que se acostumbran normalmente en un hospedaje monástico, pero el silencio y el recogimiento están garantizados.

Más información en www.mercedarios.com

Colegiata de Zenarruza (Vizcaya, País Vasco)

Un edificio renacentista dentro de la ruta jacobea por la costa, el cual lleva siglos acogiendo tanto a peregrinos como a personas que necesitan apartarse de lo mundano. En Zenarruza-Bolibar hay espacio para saborear la vida monacal en una de las 14 habitaciones (mixtas) con las que cuenta este monumento. Y aunque no es necesario seguir a rajatabla la estricta regla de los padres cistercienses, se "puede participar en los oficios litúrgicos de los monjes. También, si lo solicitan, pueden contar con la presencia de algún monje a nivel de diálogo o acompañamiento espiritual" tal y como aclaran en su página web.

Colegiata de Zenarruza

Más información en http://monasteriozenarruza.net/

Monasterio de Guadalupe (Cáceres, Extremadura)

Es cierto que este último no ofrece una hospedería monástica al uso, porque se puede decir que es un hotel con todas las comodidades. Pero su ubicación en el interior de uno de los monumentos más emblemáticos de España, con su propio claustro gótico, hace que sea imposible olvidarnos tener en cuenta alojarse en alguna ocasión en el Hotel Hospedería del Real Monasterio de Guadalupe. Aquí el retiro espiritual tendrá como consecuencia el goce por el arte y la historia del que parece un auténtico fortín religioso.

Monasterio de Guadalupe

La clientela de este hotel hospedería alaban, sobre todo, la calidad de lo que se cuece entre fogones, siendo un lugar muy demandado para probar lo mejor de la cocina extremeña.

Más información en www.hotelhospederiamonasterioguadalupe.com

Estas son sólo 10 de las más de 500 posibilidades que existen en España para hospedarse en un monasterio. Un viaje cargado de belleza sensorial en las que uno puede salir totalmente renovado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?