Aumenta el número de ciclistas en las ciudades, y también de accidentes

Cada vez son más los ciudadanos que han hecho de la bicicleta su medio de transporte habitual para los desplazamientos en zonas urbanas. Sin embargo, a medida que aumenta el número de ciclistas y la construcción de carriles bicis, también lo hacen los siniestros. El año 2013 finalizó con 24 fallecidos en un total de 4.270 accidentes en ciudad

Usuario del servicio de alquiler de bicicletas Bicing circulando en vía urbana. /

Aunque parecía que las ciudades españolas estaban dando la espalda al transporte en bicicleta, los datos reflejan que, en los últimos años, el uso de este vehículo ha aumentado al mismo tiempo que se ha reducido el uso de otros transportes. Según una encuesta realizada por la OCU en 16 ciudades del territorio, la bicicleta se ha configurado como el medio más utilizado para uno de cada cinco españoles. Sin embargo, mientras que en ciudades como Valencia, Vitoria y Zaragoza hacen uso de este vehículo como transporte habitual más del 45% de sus habitantes, en otras como Bilbao o Madrid este porcentaje apenas alcanza el 19%.

 Pese a que los beneficios del desplazamiento en bicicleta son infinitos, aún son muchos los que se resisten y encuentran como principal hándicap de su uso en las zonas urbanas la percepción del riesgo y el peligro.

 La realidad es que cada vez son más las ciudades que están apostando por este medio y facilitando su uso a través de vías ciclistas, sistemas públicos de alquiler y aparcamientos específicos. Como Madrid, que puso en marcha en junio del año pasado el servicio de alquiler de bicicleta pública, dirigido a todos los ciudadanos y visitantes de la capital española, como un elemento alternativo de transporte limpio que contribuye a un modelo de movilidad más sostenible y al fomento de hábitos más saludables. En la capital también se puede apreciar la introducción de los cruces semaforizados para este tipo de vehículos, que son aquellas intersecciones que incorporan una regulación específica para permitir a la bicicleta salir antes que el resto de vehículos, garantizando una mayor visibilidad.

 Estas medidas, entre otras, han incidido en la proliferación de bicicletas en el ámbito urbano, pero también de la siniestralidad. El 2013 finalizó con 24 muertos en accidentes de bici en vías urbanas en un total de 4.270 accidentes producidos en estos núcleos, frente a 19 víctimas en 2012 y las 12 en 2011. En cuanto al número de heridos, en el 2013, la DGT contabilizó 349 heridos graves y 3.471 leves de accidentes de bicicleta en zonas urbanas españolas, cifra sustancialmente más elevada que la de años anteriores. La mayoría de siniestros contaban con la presencia de un ciclista y otro vehículo motorizado, lo que confirma que la convivencia entre coches y bicicletas no es aún del todo pacífica.

En la capital, entre enero y septiembre de 2014, se produjeron más accidentes que en todo 2013. Según datos recopilados por la DGT, cuatro usuarios de la bicicleta fallecieron en las vías urbanas de Madrid. Esta cifra supone el 16,6% de todos los ciclistas muertos en zonas urbanas durante ese mismo año. Respecto al número de heridos, 67 personas fueron hospitalizadas y 436 sufrieron heridas leves, siendo los viernes los días negros de los ciclistas y los distritos de Hortaleza, San Blas, Fuencarral-El Pardo, Retiro y Moncloa-Aravaca las zonas con mayor siniestralidad.

 Otra ciudad que se ha sumado al alquiler de bicicletas es Burgos, que también registra un ligero incremento en los siniestros en vías urbanas. A lo largo de todo el 2013 la cifra de accidentes ascendió a 109, la gran mayoría -61 del total- se produjeron entre ciclista y vehículo. Otra de las grandes ciudades, Barcelona, también experimenta una subida del número de accidentes en los que las bicicletas están implicadas. Durante 2013 se contabilizaron 691 siniestros, siendo la desobediencia al semáforo, seguida de la falta de atención, sus principales causas.

En el sur del país también ha aumentado el número de ciclistas y, con ello, el número de siniestros. El 2013 finalizó en Sevilla con un total de 138 accidentes urbanos, mientras que años anteriores se saldaron con cifras que no superaban los 90 siniestros.

En la ciudad de San Sebastián se registró un accidente cada cuatro días durante el año 2013. Un total de 92 accidentes en este medio de transporte, de los que cinco fueron graves. Amara, Antigui, Centro y Parte Vieja fueron los barrios con mayor número de accidentes.

 Buenas noticias para ciudades como Logroño, que cerraron el 2013 sin fallecidos por accidentes en bicicleta y con un descenso de heridos graves. En este caso, el espectacular incremento de la movilidad en bicicleta y su uso como medio de transporte habitual, no se ha visto empañado por el número de siniestralidades, sino todo lo contrario, de los 60 que se produjeron en 2012 se pasó a 50 en 2013.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?