¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Violencia de género

Declarado culpable del asesinato de su mujer el guardia civil del "caso Aranjuez"

El jurado popular emite su veredicto de culpabilidad y próximamente se conocerá la condena

El cabo de la Guardia Civil Raúl Romero Peña ha sido declarado culpable del delito de asesinato de su mujer con dos agravantes: la de parentesco y la de prevalecimiento del carácter publico que tiene procesado. El jurado popular del juicio del conocido "caso Aranjuez" acaba de emitir su veredicto de culpabilidad y según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en los próximos días se conocerá la sentencia, una vez esté redactada y sea conocida por las partes.

Este guardia civil, que se encuentra en prisión, se enfrenta a una petición por parte de la fiscalía de 20 años de cárcel. La acusación particular pide 25 años por haber matado a su mujer, una auxiliar de enfermería. Recordamos que después de dispararle en la sien a su mujer, Raúl Romero Peña simuló que ella se había suicidado. Además cometió el crimen estando en el domicilio la hija del matrimonio, una niña de tan solo tres años.

Este caso fue muy polémico porque como les contó la Ser un juzgado de Aranjuez concedió al acusado el régimen de visitas de la menor y ante el escándalo tuvo que rectificar y suspender los encuentros. Ante la alarma en este caso intervino personalmente la fiscala especial contra la Violencia de Género Soledad Cazorla, recientemente fallecida.

Tal y como consta el relato efectuado por el Ministerio Público en su informe de calificación, el acusado, de 31 años de edad en el momento de los hechos y cabo primero de la Guardia Civil, comenzó a tener discrepancias matrimoniales en 2012 con su esposa, auxiliar interina de enfermería y con la cual se había casado el 25 de abril de 2009. La mujer llegó a comentar a sus amigas más íntimas la delicada situación que atravesaba el matrimonio y su decisión de poner fin a la relación.

El día 10 de marzo de 2013 la mujer llegó a su domicilio sobre las 09:00 horas tras haber terminado el turno de guardia, momento en el que la pareja inició una fuerte discusión por el asunto de la separación. Minutos después, y tras haber jugado con su hija, la mujer se dirigió a su dormitorio a descansar después de haber pasado toda la noche trabajando.

El acusado, una vez que ella se quedó dormida, y aprovechando esa circunstancia, hacia las diez de la mañana se dirigió a la habitación y con su arma reglamentaria le disparó en la sien derecha, resultando este disparo mortal de necesidad, si bien la mujer no moriría inmediatamente, sino a las 12:45 horas.

El acusado avisó al teléfono de emergencias 112, sobre las 10:33 horas, y comunicó, fingiendo, que la mujer se había suicidado.

 

 

Cargando