Últimas noticias Hemeroteca

¿Qué hacemos con los ‘parroquianos’ del WIFI?

Algunas cafeterías retiran la red para evitar ‘gorrones’ mientras otros locales manejan ‘con mano izquierda’ los abusos

“¿Vas a tomar algo más?, ¿Está todo bien?. Estas dos preguntas dichas con buena educación y de manera discreta son el recurrente “sistema de mano izquierda” que utiliza Jaime Arteaga en sus locales “Do Eat” cuando detecta clientes que ‘okupan’ mesas durante horas con un solo café. Y más si se trata de la hora de la comida . “No solemos tener problema con ningún cliente porque suelen trabajar por la zona y, normalmente tienen que volver a la oficina. Así que rotan mucho en la cafetería”. Arteaga ha pasado por el programa Hoy por Hoy Madrid para comentar la filosofía de éste y otros negocios de factura similar que buscan crear ambientes confortables para la clientela con mesas y sillones destinados a la conversación, el encuentro de negocios o la charla entre amigos.

Es una reformulación de los locales de comida rápida basados en menús más saludables y ligeros, zumos recién preparados y café de calidad. “No todo es pizza congelada. Compramos verduras y frutas frescas todos los días y elaboramos platos basados en estos productos”. Parece que es lo que el cliente demanda en estos tiempos. “Cada vez se abren más restaurantes de este tipo en todo el mundo con productos más sanos y menos sándwiches de obrador y lechuga iceberg”, comenta este restaurador.

 

Las estrategias de otras cafeterías

Ya hay locales en Estados Unidos que han decidido prescindir del wifi para que haya más movimiento de clientes en la cafetería . Algunos de estos propietarios se han encontrado con la sorpresa de ver cómo cambia el tipo de público que entra en el local. Los que buscaban wifi no volvieron pero aparecieron otras personas que ocupaban las mesa y ,cuando terminaban su consumición, abandonaban el local. Este nuevo movimiento se tradujo en un aumento de los beneficios al producirse mayor movimiento de clientes.

Miguel Ángel Lara es el dueño de la cafetería Armenia, situada cerca de la puerta del Sol de Madrid, y no ha tenido que lidiar mucho con el cliente provisto de ordenador y teléfono móvil.

“Aquí, normalmente, viene gente que realiza gestiones en el centro y se sienta para descansar un rato porque no hay bancos en la calle”, asegura a la Cadena SER.

Ese mismo ir y venir de personas se produce otra terraza situada a pocos metros de la Puerta del Sol. Pertenece al Hotel Europa y uno de sus encargados explica que los clientes cambian continuamente. ”Las mesas pueden cambiar hasta 20 veces”, afirma.

Otras fórmulas decididas por algunos locales es dar derecho al wifi durante dos horas y, pasado ese período, activar otra vez la red si el cliente ordena una nueva consumición

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?