Plano a Plano: “TVE nos ha encargado una nueva serie, 'El caso', que transcurre en los años 60”

  • - Entrevista con los productores César Benítez y Aitor Gabilondo, de la productora Plano a Plano, responsables de 'El Príncipe' y 'Allí abajo'.
  • - "En 'La verdad' (Telecinco) contamos con un reparto de lujo: Jose Coronado, Maribel Verdú, Jon Kortajarena, Ginés García Millán, Elena Rivera"
  • - "Hoy por hoy, cualquier sitio es mejor para grabar que Madrid, donde el ayuntamiento cada vez nos lo pone más difícil".
  • - "En el primer episodio de la segunda temporada de 'Allí abajo' nos vamos a la Tamborrada donostiarra"

Aitor Gabilondo (i) y César Benítez (d) productores de Plano a Plano /

La serie más vista de Telecinco en esta última temporada se ha forjado en la misma fragua que la más vista de Antena 3. Curiosamente, ambas competían entre ellas en la misma noche, la del martes, en la que entre las dos sentaban delante del televisor a más de 9 millones de espectadores.

"En \'La verdad\' contamos con un reparto de lujo: Jose Coronado, Maribel Verdú, Jon Kortajarena, Ginés García Millán y Elena Rivera"

"Esta temporada ha sido fantástica para Plano a Plano, diría que histórica"


"Tenemos muchas ganas de volver a hacer cine"

"El haber tenido éxito no garantiza el seguir teniéndolo; nunca puedes bajar la guardia"

La susodicha fragua se encuentra en un bajo de la madrileña calle Padre Damián. Atravesando un pequeño jardín -unos setos y cuatro árboles- y tras las pertinentes indicaciones del portero que señala un local comercial anexo al bloque de pisos, uno puede llegar hasta la puerta: Plano a Plano. Aquí es. Aquí es donde cabría esperar encontrar a César Benítez y Aitor Gabilondo brindando por el éxito de un triunfo televisivo casi sin precedentes.

Pero el negocio de la ficción, como el de la doma de metales, exige dedicación, talento y capacidad para remangarse y sudar la gota gorda cuando sea preciso. También para empuñar y golpear con el martillo. La fragua de Plano a Plano bien simboliza lo que es esta pequeña productora de tan solo ocho personas y que, además de 'El Príncipe' y 'Allí abajo' (que comienza a rodar en breve su segunda entrega) ya prepara dos nuevas y ambiciosas series: 'La verdad' (Telecinco) y 'El Caso' (TVE).

Como la productora, su local es poco ostentoso, pero muy accesible y bien situado. A su entrada, ordenados en una estantería, los galardones -el Ondas, entre ellos- muestran al visitante los recientes logros de sus producciones. Más adentro, los pósters de películas y series de antaño que cuelgan de las paredes le recuerdan que a los mandos de esta productora de joven recorrido se hallan dos profesionales de dilatada trayectoria en el sector audiovisual. Las demás dependencias, separadas por paredes de cristal, invitan a reflexionar sobre que quizá no es necesario moverse en un búnker -como hacen otros- para fabricar éxitos.

La experiencia es su gran aliada. La que ha enseñado a César Benítez (58 años) y Aitor Gabilondo (41 años) que saber digerir los éxitos y aprender de los errores es la mejor manera de esquivar el fracaso. Que en esta fragua, las más delicadas piezas se forjan golpe a golpe… plano a plano.

La serie más vista en Telecinco, 'El Príncipe', es vuestra. La más vista en Antena 3, 'Allí abajo', también. Compiten además entre ellas... ¿Alguien os ha chivado la fórmula del éxito o es que el truco es emitir en la noche de los martes?

Aitor Gabilondo: Esta temporada ha sido fantástica para Plano a Plano, yo diría que histórica. Dos series, de dos géneros distintos, en dos cadenas distintas, compitiendo entre ellas y ambas con un gran éxito es algo excepcional que será muy difícil que vuelva a suceder. Obviamente no tenemos ni fórmula ni truco pero tampoco es todo fruto de la casualidad o de la suerte. Hay mucho trabajo, mucho olfato y mucho oficio detrás.

Imagino que habiendo dado la campanada de esta forma, no os faltarán proyectos sobre la mesa... ¿Qué anda preparando Plano a Plano?

AG: Somos una productora pequeña. Nuestra estructura fija es muy reducida, de tan sólo 8 personas, lo que nos obliga a todos a implicarnos hasta el tuétano en cada proyecto. Nos espera un segundo semestre muy intenso, ya que empezamos a grabar la segunda temporada de 'Allí Abajo' y dos nuevas series: 'La Verdad', una serie de suspense para Telecinco, y 'El Caso', una serie que nos ha encargado TVE, ideada por Fernando Guillén Cuervo, que narra el día a día del diario de sucesos El Caso y que transcurre a finales de los años 60.

César Benítez: También hemos abierto una división de entretenimiento y debutamos este año en Cuatro con el programa 'Mejor llama a Pilar', un coaching de parejas en crisis. Y también tenemos muchas ganas de volver a hacer cine. Llevamos tiempo trabajando en el guion de la adaptación de la obra de teatro de Jordi Galceran 'Burundanga', que lleva años de éxito en las carteleras. Pensamos que para una productora de ficción es importante como escaparate hacer cine, pese a que el cine está pasando por un momento delicado en este país, somos optimistas. Se impondrá el sentido común y se le dará la importancia que el cine merece desde el punto de vista industrial, cultural y de imagen exterior en eso que está tan de moda de la marca España.

De 'La verdad', ¿se puede adelantar algo o aún es pronto? ¿Hay fechas planificadas ya?

AG: 'La Verdad' se empezará a grabar a finales de año y estará lista para emitir en 2016. Como 'El Príncipe', se trata de una serie cerrada de dos temporadas. En este caso cambiamos el sur por el norte y contamos con un reparto de lujo: Jose Coronado, Maribel Verdú, Jon Kortajarena, Ginés García Millán, Elena Rivera... y el apoyo total de Mediaset, que desde el principio ha creído en el proyecto.

CB: Y además contamos con el mismo equipo de 'El Príncipe'. Nuestro reto es grabar esta serie en interiores naturales para darle a la serie un toque más realista, ya que para esta historia es fundamental recrear atmosferas.

¿Qué importancia tiene hoy en día deslocalizar las series de Madrid y usar lo menos posible decorados construidos en plató?

AG: La oferta de series, tanto nacionales como internacionales, es tan grande hoy en día que es imprescindible distinguirse de alguna manera. La gente agradece mucho ver otros "paisajes". Es lo que hemos hecho con Sevilla o Donostia en 'Allí Abajo' y con Ceuta o Granada en 'El Príncipe'.

CB: En función de cada historia decidimos cuál es el sitio ideal para grabarla. No es un capricho irnos aquí o allá, lo que buscamos es lo mejor para la historia… Estamos en un momento en el que todos los ayuntamientos están encantados de recibirnos, ya que la grabación de una serie aporta imagen, riqueza y trabajo para la ciudad. En las grandes ciudades del mundo hace años que se dieron cuenta de la repercusión a todos los niveles que tiene la grabación de series y películas en sus ciudades y cada día lo apoyan más. Es una pena que Madrid, donde se genera la mayor parte de la industria audiovisual del país, sea cada día más difícil poder trabajar.

A G: Las ciudades a las que vamos a grabar lo agradecen mucho porque saben que esa publicidad extra es buenísima para la ciudad. Hoy por hoy, cualquier sitio es mejor para grabar que Madrid, donde el ayuntamiento cada vez nos lo pone más difícil. Esperemos que la nueva alcaldesa tome nota y nos trate mejor.

Para conseguir estas audiencias, ¿hay que hacer series que gusten más al vulgo que a la crítica? ¿Hay que hacer concesiones en guion, iluminación, narrativa... para no perder público?

AG: [Piensa] Hablar de vulgo, concesiones, etc., suena ofensivo. Que lo popular es malo y lo minoritario es bueno es una simplificación estúpida. Hay una tendencia en España, sobre todo en la prensa y también entre algunos profesionales, a desdeñar el éxito popular. Hay mucho postureo en las redes sociales con las series también. Mucho listo haciendo listas. Pero respondiendo a tu pregunta, la forma en la que se consume un relato determina su narrativa. Nosotros producimos historias que se ven con la luz encendida, mientras se prepara la cena o se habla por teléfono, en un aparato que está en medio del salón o la cocina, con cortes publicitarios y para personas que a esas horas de la noche pretenden desconectar. No tener en cuenta todo eso, es no conocer tu trabajo.

CB: ¿A qué llamamos vulgo? ¿A qué llamamos concesiones? ¿Hay algo más comercial que 'Casablanca' o 'El Padrino'? ¿Hay algo más comercial que 'Juego de Tronos'? Cuando las cosas funcionan es porque están bien hechas. El público cada vez tiene mayor cultura audiovisual y las cosas que funcionan. Lo que sí es importante es saber para qué medio estás trabajando.

¿Por qué series de no más de dos temporadas? ¿Permite ser más kamikaze con los capítulos o es que ahorra disgustos a la hora de negociar con actores, cadena, representantes...?

"Hay una tendencia en España a desdeñar el éxito popular. Hay mucho postureo en redes sociales con las series"

"La relación guionista-productor es la más natural y la que mejores resultados da"

"Cuando muchas productoras estaban cerrando, nosotros decidimos abrir la nuestra"

AG: Hasta hace unos años, las series se situaban en un universo: una familia, una comisaria, un hospital... y durante años se explotaban todo tipo de conflictos ahí dentro. Pero ahora hay tanta oferta de series, que esto nos ha obligado a ser cada vez más novedosos. Ya no basta con mostrar un universo, ahora hay que proponer un argumento llamativo, que destaque sobre las demás ofertas, y, claro, el problema de que una serie pivote sobre una trama central es que ésta se agota antes. Esto tiene la ventaja de que, como tú dices, puedes apretar cada capítulo al máximo porque conoces ya el desenlace de la historia y eso hace que los episodios sean más intensos.

CB: Indudablemente, también ayuda a conseguir a actores y actrices de primera línea, ya que todos los actores les da mucho miedo comprometerse a largo plazo. Como por ejemplo Maribel Verdú, que va a trabajar con nosotros en 'La Verdad' porque sólo son dos temporadas.

¿Cuál es el presupuesto mínimo que exigiríais ahora mismo para hacer una serie que aspire a superar los 3 millones de espectadores? ¿Se pueden hacer este tipo de series por menos de 300.000 euros?

AG: No creo que haya una relación tan directa presupuesto-éxito como la que tú planteas, pero no cabe duda de que para poder competir necesitas buenos actores y buenos técnicos y eso hay que pagarlo.

CB: No está relacionado el éxito con el presupuesto. Hay series como 'Camera Café', que han funcionado estupendamente. Lo importante es saber qué necesita cada serie. No todas son iguales. Hay que plantearse series sabiendo que tienes los recursos necesarios para llevarla a buen puerto. Lo que es absurdo es plantearte series donde no vas a tener los recursos para hacer un buen trabajo.

¿Hasta qué punto abren las puertas de las cadenas dos éxitos en una misma temporada como 'El Príncipe' y 'Allí Abajo'? ¿Notáis que ahora negociáis desde una posición más cómoda?

CB: Indudablemente, el éxito abre puertas. Es mucho más fácil llegar a la cadena después de dos éxitos que después de dos fracasos. Dicho esto, las negociaciones con la cadena siguen siendo tan duras como siempre. Además, el haber tenido éxito no garantiza el seguir teniéndolo. Nunca puedes bajar la guardia.

Hablando de abrir puertas de cadenas... ¿Es, ahora mismo, más fácil hacer un proyecto de ficción más eficiente (exprimir mejor cada euro) con una estructura de productora más pequeña que con una macro-estructura propia de los años 90?

CB: Creo, sinceramente, que es mucho más difícil hacer una serie ahora que en los años 90. Por muchos motivos. Primero, el nivel de exigencia. El espectador cada vez exige más y cada vez tiene más cultura audiovisual. Y las comparaciones cada vez son más duras. Por otro lado, la crisis ha hecho que los presupuestos se resientan muchísimo. Ahora, cualquier productora, cuando acomete una serie asume muchísimos más riesgos económicos que en los años 90. Y también se enfrenta a muchísima más competencia. La forma de ver la televisión ha cambiado. Competimos con muchas más cadenas, muchas más series, Internet, etc.

Hablando de riesgos económicos: en la búsqueda de financiación, ¿también ayuda ser una pequeña gran productora o con los bancos hay que poner siempre una vela a San Pancracio?

CB: Ser una pequeña productora no ayuda de cara a los bancos en busca de financiación, más bien al contrario. En nuestro caso, tenemos la suerte de que trabajamos con entidades que nos conocen de hace tiempo y confían en nosotros.

Plano a Plano es joven, pero no sus socios fundadores. ¿Qué llevó a unir sus fuerzas a dos profesionales con tanta experiencia en este mundillo, pero en ámbitos tan distintos como el guion y la producción? ¿No se supone que guionistas y productores deben andar como el perro y el gato?

El premio Ondas a 'El Príncipe', como Mejor Serie, en la oficina de Plano a Plano / DAVID REDONDO

AG: Pues yo pienso justo lo contrario, nada de perro y gato. La relación guionista-productor creo que es la relación más natural y la que mejores resultados da. Sin guion no hay producción y sin producción no hay guion que valga. El guionista se mueve en el mundo de las ideas, los sueños, y el productor es quien hace aterrizar el proyecto y materializarlo. César y yo sabemos que eso es así y trabajamos en la misma dirección desde el primer momento, lo que ayuda tanto al guion como a la producción. Para nosotros, no hay diferencia entre guion, dirección, producción... nada está supeditado a nada, todo está interrelacionado, lo importante es el producto final.

CB: Cuando salí de Boca Boca [productora], tenía la idea de hacer una película. Para lo que me puse en contacto con Aitor, que habíamos trabajado juntos en 'El Comisario'. Después de días reuniéndonos para esta historia, decidimos dar el paso de crear una productora nueva, y así surgió Plano a Plano. La verdad que escogimos el peor momento de la crisis. Cuando muchas productoras estaban cerrando, nosotros decidimos abrir la nuestra. Esos dos años duros trabajando con mucha ilusión y contracorriente nos unió más. Por otra parte, el aliado natural de un productor es el guionista. En las discusiones productor – guionista es donde realmente sale lo que se puede hacer y lo que no. Hay una película donde esta relación se cuenta brillantemente 'Cautivos del mal'. En este tiempo, he de reconocer, que yo he crecido como guionista dándome cuenta de muchas cosas, al igual que Aitor ha crecido muchísimo como productor, dándose cuenta también de muchas cosas.

César, desde el punto de vista de un productor, ¿cómo ha evolucionado el mundo de la ficción televisiva en estas dos últimas décadas en España? ¿Cuál es la piedra de toque más compleja?

CB: Como ya comentábamos antes, la ficción televisiva es mucho más compleja ahora que hace 20 años. Competimos contra más opciones. Las cadenas dan menos recursos que hace dos décadas y la exigencia es mayor. Pero hay algo que nunca cambia y que es siempre lo más importante: es la historia. Con una buena historia que conecta y está bien hecha, consigues el éxito. Casi nada…

Y tú Aitor, ¿cómo ha evolucionado el mundo del guion en las dos últimas décadas? La aspiración de muchos guionistas es ser productores ejecutivos (como en EEUU), ¿crees que cualquier guionista podría serlo?

AG: Los guionistas de una o dos generaciones mayores que yo procedían del mundo del teatro, y las series tenían un corte más teatral. Estaban más (y mejor) dialogadas pero por lo general realizadas de una manera más sencilla, también por la falta de medios. Ahora las series se han vuelto más cinematográficas, por decirlo de algún modo. La parte visual ha tomado mayor protagonismo. Eso no es ni mejor ni peor, va con los tiempos. En cuanto a los guionistas, pues un poco lo mismo. Ahora tienen mayor cultura audiovisual, sobre todo por la cantidad de ficción que consumen. Eso es fantástico porque se aprende mucho pero yo personalmente prefiero inspirarme en la vida. La fuente de inspiración debería ser sobre todo la vida y no otras series.

En cuanto a la producción ejecutiva y los guionistas... este tema ya se ha convertido en un lugar común. No se trata de si el guionista debe o no debe ser productor ejecutivo. El que quiera serlo y se sienta preparado, adelante. Pero para ser productor ejecutivo, no solamente hay que saber de guion. Hay que saber de guion, de presupuesto, de plan de trabajo, lo que supone grabar cada plano y, sobre todo, aplicar el sentido común.

Como productora, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene trabajar con cadenas privadas? ¿Y con RTVE?

CB: Es muy complicado con todas. Cada una tiene sus peculiaridades. Pero lo que llama la atención es que en un momento en el que cada vez se consume más ficción, se tiene más éxito y las producciones viajan más, las empresas de producción son cada vez más débiles. Esto es un síntoma de que algo se está haciendo muy mal. En el caso de RTVE es todavía más grave, ya que uno de sus cometidos es potenciar la industria audiovisual española, y eso sólo lo está haciendo con el cine y no con la ficción televisiva.

Me pongo en el lado de las cadenas: Una serie suele ser mucho más cara que un programa de entretenimiento. El riesgo para la cadena es mayor. ¿Por qué las cadenas deben seguir apostando (y lo hacen cada vez más) por ficción?

"El último episodio de \'El Príncipe\' corta el aliento"


"No está relacionado el éxito con el presupuesto. Lo importante es saber qué necesita cada serie"

"La fuente de inspiración debería ser sobre todo la vida y no otras series"


"La forma en la que se consume un relato determina su narrativa"

AG: No seré yo quien diga lo que debe o no debe hacer una cadena de televisión, pero yo creo que seguirán apostando por las series. Les funcionan en audiencia, fidelizan al público y encima tienen prestigio. El resto de países europeos alucinan con la aceptación que tienen las series nacionales en nuestro país. Gracias a las cadenas, pero sobre todo a productoras como Globomedia, Boomerang, Bambú, Diagonal, Boca Boca, etc., y a los profesionales que trabajan en ellas, en los últimos 20 años la ficción televisiva ha alcanzado un nivel muy importante y creo que aún no se ha valorado lo suficiente.

CB: Una cadena de televisión necesita las dos cosas, entretenimiento y ficción. La diferencia es que la creación de una ficción se alarga mucho en el tiempo.

Respecto a las próximos capítulos de 'Allí Abajo' y 'El Príncipe', ¿vamos a seguir viendo a Morey o ese disparo que escuchamos en el final de esta tanda de episodios fue fatal? ¿El hecho de que la secuela de '8 Apellidos Vascos' haya mirado a Cataluña os hará no mirar hacia allí a vosotros con 'Allí Abajo'?

AG: 'Allí Abajo' empezará haciendo mucho “ruido” porque en el primer episodio de la segunda temporada, nos vamos a la Tamborrada donostiarra. Después de ver a la cuadrilla en la feria de Sevilla, era de justicia ver a los del sur en una fiesta popular del norte como la Tamborrada. Prometemos muchas risas.

Y del 'El Príncipe', pues lo que todo el mundo ya sabe: tan sólo restan 8 episodios para el desenlace final. El último episodio de la serie corta el aliento. Estamos deseosos de que el público, que con tanta fidelidad nos ha seguido, pueda ver el final en el que, sin desvelar nada, Morey no podrá faltar…

¿Qué esperáis vosotros de Plano a Plano a medio plazo?

AG: Hacerlo cada vez mejor.

CB: Nosotros seguimos con la misma ilusión que el primer día. Después de tener estos dos éxitos, la responsabilidad es todavía mayor. Nuestro gran objetivo es abrirnos al entretenimiento, al cine y, sobre todo, buscar nuevos mercados fuera de nuestras fronteras. Y para ello no escatimaremos esfuerzos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?