¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los once oros de leyenda de Usain Bolt

Con su título de campeón mundial del relevo 4x100 el jamaicano Usain Bolt consigue su medalla de oro número 11 en los campeonatos de aire libre

Usain Bolt tras ganar el 4x100 en Pekín /

A su llegada a los mundiales de Pekín, Usain Bolt no era el mismo de siempre: de show-man irredento había pasado a ser un jamaicano circunspecto. ¿La razón? El estadounidense Justin Gatlin, que con su fantástico estado de forma amenazaba su reinado en la velocidad. Una cara de circunstancias que se había esfumado este sábado: después de derrotar al americano en cien y doscientos metros, Bolt era el mismo de siempre y entre muecas, saludos, arqueros y accidentes con los segways, ha tenido tiempo para ganar el relevo 4x100 y hacerse con su undécima medalla de oro en unos mundiales de atletismo. Y ganando a Justin Gatlin, que a buen seguro le ha resultado incluso más placentero si cabe.

Once medallas que se reparten casi equitativamente en los últimos cuatro campeonatos del mundo: tres en Berlín (2009), dos en Daegu (2011), tres en Moscú (2013) y ahora otras tres en Pekín (2015). Repartidas también casi equitativamente en los cien metros (dos), doscientos (tres) y relevo 4x100 con el equipo jamaicano (otras tres). ¿Por qué no son doce, a tres por campeonato, el círculo perfecto? Porque en la edición de 2011 Usain Bolt, el de la salida lenta y la aceleración prodigiosa, hizo una salida nula en la final de cien y se fue para ver cómo ganaba su compatriota Yohan Blake.

Lo que hace Bolt en la pista no se paga con dinero: el espectáculo, las actuaciones estratosféricas y la habilidad para levantar a la grada. Pero con los números encima de la mesa, las marcas que ha hecho Bolt en su historial mundialista también le convierten, por si había alguna duda, en el mejor de la historia: sus tres marcas de campeón de cien (9.58, 9.77 y 9.79) son más rápidas que las de cualquier otro campeón, igual que sucede en los doscientos metros (el récord de 19.19 y 19.40, 19.66 y 19.55). En los relevos que hace junto con compañeros de la talla de Asafa Powell, el último resultado habla por sí solo: una marca de 37.36 segundos. El récord del mundo lo batió en su momento en Berlín.

Algunos oros han sido más fáciles que otros para Usain Bolt. Desde luego, los más dificultosos han sido los de este mundial, con Justin Gatlin soplándole en la nuca hasta el último metro del cien. Los mundiales de Daegu y Moscú fueron quizás los más fáciles, con un Justin Gatlin todavía dócil y compañeros de fatiga muy verdes como su compatriota Warren Weir. Los que más disfrutó, sin duda, los de Berlín: recién comenzada su leyenda un año antes en los Juegos, Usain Bolt desplegó todo su encanto pulverizando récords en cien y doscientos, dejando a rivales de primera talla mundial a la altura del betún. Tanto lo disfrutó que se acostumbró, y de hecho ahora ve cada vez más cerca la hora de su retirada, porque cada vez le cuesta más trabajo ganar y “no lo disfruto igual”.

Once oros – además de alguna plata suelta antes de su eclosión – que convierten a Usain Bolt en el atleta más laureado de la historia de los mundiales de aire libre. La pregunta ahora es: ¿Querrá extender su leyenda hasta Londres 2017, o lo dejará antes? Algunos especulan con su salto a los cuatrocientos metros. Otros con que simplemente juega al despiste. Lo cierto es que para Usain Bolt estos oros no son más que un juego.

Cargando