El hombre de León que invitó a Obama y al Papa a ir de aventura

Jesús Calleja no se pone límites; este domingo estrena la tercera temporada de 'Planeta Calleja' en Cuatro

Jesús Calleja presenta una nueva temporada más de 'Planeta Calleja' /

"Tiene una agenda esta mujer, que no puedo fallar ni un día". Lo dice un tipo de León entrado en los cincuenta refiriéndose a la vicepresidenta del Gobierno. No es José Luis Rodríguez Zapatero, aunque pueda presumir de amistad con el ex presidente socialista y aunque con él alcanzara cotas muy altas. "Voy de despacho en despacho y de reunión en reunión", afirma este hombre impecablemente vestido con camisa blanca y americana… unas prendas que distan mucho de su habitual estilo.

Es Jesús Calleja y atiende esta entrevista con la Cadena SER mientras graba su programa con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Como con cada uno de los invitados que pasan por 'Planeta Calleja' (que estrena su tercera temporada este domingo a las 21:30h en Cuatro), él asiste a conocer cómo día a día y después son ellos los que dejan sus apretadas agendas para vivir una experiencia única en sus vidas. A partir de ahí, la charla, la entrevista, la convivencia de varios días en la que desnudan su alma para que el espectador acceda al lado más personal de cantantes, políticos, actores, deportistas de gran fama.

Un programa de calidad, que está por encima de sellos y estilos de cadena, que podría estar en Cuatro, en laSexta o en La 2. Tiene razón Calleja al hablar de magia. Desprende algo especial este espacio de aventura, confidencias y entretenimiento.

Con una eterna sonrisa y con un carácter irremediablemente optimista, Calleja es ese hombre que convence a personas de toda condición de que nada es imposible, de que cualquiera -si se lo propone- puede tocar el cielo. ¿Su truco? Tener los pies en el suelo, aferrarse a sus raíces y preservar aquello que le hizo y le hace feliz.

¿Qué nos aguarda esta nueva temporada de 'Planeta Calleja'?

Nos aguardan invitados fascinantes como David Bisbal, con el que hemos vuelto al epicentro del terremoto de Nepal. David ha ayudado una barbaridad, ha estado fantástico: hemos llevado 5 camiones con ayuda a Nepal, hemos reconstruido más de 300 hogares. Para mí ha sido un programa realmente especial y muy, muy emotivo.

También he estado con David Bustamante. ¡Qué chaval tan acojonante! ¡Qué divertido! Te mueres de la risa con él. Le hemos hecho una faena… Nos pidió algo tropical, de playa, arena… y al final le hemos metido en el Ártico, en paredes de hielo verticales… que encima él tiene vértigo [Ríe] Hemos hecho cosas muy radicales.

Con Álex González, un encanto, hemos hecho supervivencia al norte de Madagascar, hemos estado con Fernando Tejero en el desierto más radical del planeta, con Andrés Velencoso, con Albert Rivera… Creo que tenemos un grandísimo, grandísimo programa.

¿Por qué os fijáis en una persona como Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, que siempre suele mostrar una imagen rígida, más seria… (salvo en algunas ocasiones, como su famoso baile de 'El hormiguero')?

Nos molan cosas que sean así: radicales. Además, estamos observando que en política hay un cambio generacional, muy interesante; vamos a tener unas elecciones que no van a dejar indiferente a nadie y en las que entran nuevos políticos a escena como Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Albert Rivera y, por qué no, como Soraya que, quizá, es la imagen más cercana que tengamos del PP.

Que la hayamos invitado y haya accedido, me parece un avance muy importante en un partido conservador; y yo creo que es de aplaudir. A título personal, nadie ha hecho esto con Soraya en un programa de este perfil.

Ya lo hicimos en su día con Zapatero… Lo hice con un presidente, como para no hacerlo con una vicepresidenta [ríe]

¿Ves ese programa con Zapatero , como presidente del gobierno, como un hito en tu carrera televisiva?

Llevar al presiente de un país, sea del signo político que sea, que saliera un buen programa que, encima, era un homenaje a los montañeros… ¡Qué te voy a decir! Pues claro que sí. Está en ese apartado en el que lo guardas con mucho cariño.

Primero porque en este país solo se habla de fútbol -a mí me encanta-, pero hay muchos otros deportes. Hay muchos montañeros, la montaña es maravillosa. Además, él hizo un programa de montaña en mi tierra, en Los Picos de Europa… cómo no lo voy a tener en el casillero… pues sí.

Jesús Calleja y David Bisbal en Nepal durante la grabación de 'Planeta Calleja' / MEDIASET

A los invitados también les será difícil olvidar esta aventura que viven contigo…

A nuestros invitados siempre les va a quedar una huella porque lo que están haciendo es un programa de verdad, una aventura real en la que mantenemos una convivencia de varios días. No es un programa en el que van a un plató a responder unas preguntas. Aquí tenemos charlas, tenemos confidencias, nos hacemos amigos, desnudan el alma, te cuentan cosas que nunca jamás contarán en un plató. La fuerza de este programa es que es una gran verdad.

De los invitados que has tenido en 'Planeta Calleja', ¿a cuáles no conocías anteriormente y has acabado fraguando una buena amistad con ellos?

Con todos. Somos como una especie de masonería. Una vez que pasas por 'Planeta Calleja' se establece una fuerte unión que va más allá de la televisión y todos estamos en continua conexión y unos se conocen con otros gracias a lo que ha sido la aventura en el programa. De verdad.

Por ejemplo, el otro día estaba cenando con José Mota y Santiago Segura, hoy voy a cenar con Álex González… Con Pedro Sánchez, con Albert Rivera o con Bisbal desde México estamos todo el día en el Whatsapp… Este programa tiene magia porque ocurren cosas más allá del programa. Creo que eso es bonito.

¿Pero es el programa o eres tú el que tienes magia? Porque, al fin y al cabo, hablamos de relaciones personales…

Yo no puedo decir que tengo magia [sonríe]. Es el conjunto. Hacemos un gran programa con un gran equipo que trabaja conmigo. Más allá de que sea un programa de televisión y haya una cámara, lo que ocurre es de verdad y hay una amistad de verdad, con buen rollo… ¡Es que a mí no me sale el mal rollo nunca!

Nosotros estamos por encima de ideas políticas, estamos en otro plano, en el personal. Nos interesa conocer a todo el mundo, sea del signo político que sea. No solo lo hacemos en 'Planeta Calleja'; en 'Volando voy' es casi lo mismo, pero conociendo a la gente de la calle, la gente rural y olvidada en los pueblo más remotos de nuestro país.

Me gusta relacionarme con la gente, por encima de cualquier situación. Ahora estoy con Soraya, grabé con Pedro Sánchez, he grabado con Albert Rivera y hemos invitado a Pablo Iglesias. Creo que es un programa que va más allá del signo político. Es un programa de conocer a las personas por dentro.

¿La aventura de la televisión cómo la llevas? ¿Te da vértigo si echas la vista atrás y ves todo lo que ya has transitado por este medio, ahora que ya eres conocido, que te parará la gente por la calle…?

No, al contrario. No tengo más que agradecimiento a todo el mundo por ver el programa. El que seas reconocido no es más que un efecto colateral que, en mi caso, no me ha cambiado absolutamente en nada. Sigo siendo la misma persona, no me corto en ir a los mismos lugares, en ir con mis amigos a tomar unas cervezas, de tener a mi gente de toda la vida, de vivir en León… Ese es mi campamento base y mi casa.

Cuando vengo a Madrid a trabajar en la productora vivo en un hotel porque mis raíces están en León y no las quiero perder. Lo más importante es tener los pies en el suelo y dar gracias a toda la gente que nos ve. Creo que eso es mi valor, poder preservar lo que me hace feliz: ir a la montaña, estar con mis amigos y viajar. Es lo que hacía antes y lo que hago ahora.

De las invitaciones que habéis enviado a personajes públicos y aún no han sido contestadas, ¿cuál es el "sí" que celebraríais más?

Pues estoy esperando el de Pablo Iglesias -que sé que me dirá algún día que sí-, de Rajoy también y… de Obama y el Papa Francisco. A ver si tengo suerte.

¿Habéis invitado a Obama y al Papa a 'Planeta Calleja'?

[Risas] Yo le digo a mi equipo "nada es imposible, vamos a probar suerte". Antes de que llevara Bear Grylls a Obama a Alaska, ya se nos ocurrió a nosotros invitarle. Evidentemente, como somos españoles y Obama es americano, no nos va a hacer ni caso, pero…

Esperemos que Rajoy, que sí es español, acepte… y más cuando Soraya le cuente la experiencia…

Yo creo que lo conseguiré, tarde o temprano…

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?