¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EN DIRECTOToda la información del doble atentado en Cataluña, minuto a minuto

LOS JUECES DE LA GÜRTEL Y LA CAJA B DEL PP

El “PP también impuso” a Concepción Espejel para presidir la Audiencia de Guadalajara

Vocales del Consejo General del Poder Judicial en 2002 relatan cómo fue el primer nombramiento “político” que “lanzó la carrera” de la magistrada que presidirá el juicio de la Gürtel y la Caja B del PP. El presidente Hernando “no dio otra opción” en un Consejo que contaba con Enrique López, Juan Pablo González o Adolfo Prego, hoy abogado de Cospedal en sus causas contra Bárcenas. Todos votaron a su favor

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco (i), imponen la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort a la magistrada Concepción Espejel Jorquera (c), en Albacete. /

La magistrada cuya recusación discute este viernes el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Concepción Espejel, fue elegida en 2008 como vocal del Consejo General del Poder Judicial con los votos del Partido Popular y tendrá que decidir en el juicio de la Gürtel que tiene la intención de presidir, si este partido debe ser condenado por lucrarse con la trama. Este es el motivo fundamental por el que incluso Anticorrupción duda de su apariencia de imparcialidad, pero no fue la primera designación “política” en su carrera.

El Pleno del Consejo la nombró presidenta de la Audiencia Provincial de Guadalajara, un destino “goloso” para los jueces por su cercanía de Madrid, el 23 de enero de 2002. Fue la primera reunión tras la composición de aquel Consejo de amplia mayoría conservadora, presidido por Francisco José Hernando, decidido en plena mayoría absoluta de José María Aznar.

El nombramiento de Espejel en Guadalajara fue “una imposición del PP”, según vocales progresistas de aquella época. El presidente Hernando “no dio otra opción”, según las mismas fuentes, que “coló su designación como interina” en sustitución del nuevo vocal conservador y expresidente de aquella Audiencia provincial, José Lázaro Merino, inmediatamente después de otros cuatro nombramientos para el Supremo de mayor relevancia mediática y “donde también utilizó el rodillo”.

Entre los vocales conservadores que votaron a Espejel en aquella reunión, se encontraban Enrique López, ahora compañero de tribunal para la Gürtel y también recusado; el magistrado de la Audiencia Nacional, Juan Pablo González, que acaba de desbloquear 3.500 euros mensuales para el expresidente de la Generalitat del PP y de Bancaja, José Luis Olivas; o Adolfo Prego, hoy abogado de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en las causas civiles contra su extesorero, Luis Bárcenas.

“No hubo concurso ni hubo negociación”, insisten las mismas fuentes, quienes reconocen que centraron sus esfuerzos en discutir las cuatro “imposiciones” para el Supremo y no prestaron atención a la propuesta de Espejel. Por su parte, vocales conservadores que también prefieren el anonimato recalcan que fue una “propuesta del presidente”, pero que “no hubo irregularidad” alguna y recuerdan que la votación de Espejel fue “unánime”.

Espejel en Guadalajara

A partir de ese año 2002, Concepción Espejel presidió la Audiencia Provincial de Guadalajara de forma interina. Su actuación pasó desapercibida hasta el incendio de la Riba de Saelices en 2005 que provocó 11 muertes. La titular del juzgado de Sigüenza donde recayó el caso, Concepción Azuara, vio pronto que se trataba de un accidente en el que el único responsable era quien prendió la barbacoa.

Pero la Audiencia Provincial que presidía Espejel revocaba sus decisiones, la “obligó a practicar centenares de diligencias inútiles” y admitía los recursos del PP, personado en la causa, que pretendía encausar a los políticos socialistas del Gobierno de Castilla-La Mancha.

La juez Azuara, según fuentes jurídicas de esa comunidad, no se arredró, y poco después el Consejo aprobó su nombramiento como magistrada, lo que la obligaba a cambiar de juzgado, recuerdan las mismas fuentes.

Concepción Azuara pidió entonces una prórroga de seis meses para concluir la instrucción del incendio, pero como ha sucedido con la juez Alaya, le fue denegada. No solo eso, Azuara contaba con 20 días legales para trasladarse a su nuevo destino en el País Vasco, y tuvo que marcharse el primero. La Audiencia de Espejel le ordenó que desalojara de inmediato tanto el juzgado como la casa de Sigüenza que prestaba este órgano jurisdiccional para dar paso a su sustituta, María del Mar Lorenzo.

Ésta cambió de inmediato de criterio desde que asumió la causa en 2008, y admitió la imputación e incluso quiso procesar a 15 cargos políticos y funcionarios como responsables del siniestro. Poco después, ese mismo año, Concepción Espejel fue premiada con su nombramiento como vocal del Poder Judicial. Más tarde llegaría la más alta condecoración de la Judicatura, la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, impuesta por la ya presidenta castellano-manchega María Dolores de Cospedal, que la llamó “Concha”. “Como todos desde niña”, alegó en su defensa Espejel para negar la existencia de una "amistad íntima" entre ambas al ser recusada.

La nueva Audiencia de Guadalajara, ya sin Espejel en su presidencia, dio la razón a la primera instructora, Concepción Azuara, y solo condenó al excursionista que hizo el fuego para la barbacoa.

En su sentencia de 2012, la Audiencia censuró los “casi siete años de instrucción” con mucho de lo actuado “irrelevante o inútil”.

Para acordar el procesamiento de los cargos públicos no bastaba “con livianas sospechas” formuladas “con una imprecisión considerable”, sentenciaron los magistrados, en un asunto en el que “desde el inicio estaban determinadas las causas, la autoría del mismo y la forma en que se produjo”: Una barbacoa prendida por una única persona que fue la condenada por aquel desgraciado suceso.

La justicia acabó reconociendo la instrucción de Azuara pero esta juez fue "desterrada" mientras Espejel era "premiada con un cómodo cargo", recuerdan todavía hoy funcionarios que vivieron aquel episodio.

Cargando