¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La amenaza de un contratista a los técnicos: "Conozco a gente en el PP"

Técnicos de Acuamed declaran como testigos al juez Velasco que Nicolás Steegmann, presidente de Altyum, les presionó con la connivencia de cargos de corruptos en la empresa pública, para recibir la adjudicación de un proyecto. A pesar de que su sociedad obtuvo una de las peores calificaciones para el contrato, lo logró porque la cúpula de Acuamed amañó los informes. Steegmann está en prisión incondicional

La Guardia Civil durante el registro de la sede de la empresa Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), dependiente del Ministerio de Agricultura. / /

Nicolás Steegmann, presidente de Altyum y a quien el juez Eloy Velasco ha enviado a prisión provisional sin posibilidad de fianza después de analizar las pruebas recabadas en su contra, presionó y amenazó a determinados técnicos de Acuamed que se negaban a adjudicarle el contrato para el abastecimiento hídrico en la red El Campello-Muxamel por más de 20 millones de euros.

Según la declaración de varios testigos ante el magistrado, en enero de 2014 el presidente de Altyum se dirigió a ellos para que mejorasen la calificación de su empresa con el objetivo de obtener el contrato. Steegmann, según los testigos, les amenazó y deslizó que su trabajo podría estar en peligro si no obedecían. Afirmó, y es literal según los declarantes, que él conocía "a mucha gente en el PP".

A Nicolás Steegmann no le faltaban contactos en el ministerio de Agricultura. Fue el primer director de Construcción de la predecesora de Acuamed, Trasagua, cuando el expresidente José María Aznar fundó esta sociedad pública con el objetivo de ejecutar el trasvase del Ebro. Después pasó al sector privado pero todavía hoy en día, muchos de los cargos de Acuamed fueron compañeros de trabajo suyos en la empresa pública o incluso le deben el puesto.

La Cadena SER ha accedido a la documentación del sumario que revela las bajas calificaciones de la empresa de Steegmann y de Clothos, la otra sociedad con la que concurría al contrato y que aspiraba a elaborar la asistencia técnica del proyecto. Según la documentación, Clothos era la vigésimo cuarta mejor oferta. Con esas calificaciones, los técnicos honrados de Acuamed propusieron la adjudicación a Ferrovial a pesar de las presiones de Steegmann.

Sin embargo, en junio de 2014 la dirección de Acuamed, con el director general Arcadio Mateo al frente, amañó y modificó esos informes, eliminó de los mismos la firma de los técnicos honestos, y concedió el contrato al grupo de Steegmann. Los técnicos que se habían negado a colaborar fueron despedidos o removidos de sus cargos.

Cargando