¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook
¿HABRÁ TEMPORADA 3?

Los números de 'El Ministerio del Tiempo' y su posible renovación

Discretos índices de audiencia para una serie que está dejando capítulos memorables en su segunda temporada

Rodolfo Sancho entre 'Los últimos de Filipinas' en 'El Ministerio del Tiempo' /

Complicado valorar la salud de un paciente de estas características. Los números dicen que algo pasa con 'El Ministerio del Tiempo'. Pero solo los números. Su cara está resplandeciente, como la de un niño pletórico de salud y de vida.

'El Ministerio del Tiempo' registró este lunes la peor cuota de pantalla de la segunda temporada (12,1%) y, en espectadores, su segundo peor dato (2.330.000). No son buenas noticias, obviamente; aunque, en su caso, ya pueden dar las gracias en TVE de marchar con una serie así. En términos de audiencias, 'El Ministerio del Tiempo' más que combativa es superviviente. Mejora la cuota media de su cadena y sigue por encima de lo promediado en su primera temporada.

Imagen de la parte final del capítulo de este lunes de 'El Ministerio del Tiempo' /

En el diagnóstico a este paciente tan especial, no todo son los números que arrojan sus pruebas médicas. Al margen de shares, esta ficción sigue demostrando que solo puede ser entendida así: por encima del dato. 'El Ministerio del tiempo' regaló este lunes a sus seguidores un magnífico capítulo en el que se adentró en la historia del grupo de soldados españoles que en 1898 quedó atrapado en Filipinas cuando este país declaró su independencia del Estado español; lo que se conoce como la historia de Los Últimos de Filipinas.

Un capítulo que tendrá continuación en el siguiente, que contó con interesantes incorporaciones actorales, que se mueve con el ritmo de una película y que presenta una factura de cine, con las limitaciones que da su presupuesto -que son más de las que el espectador medio imagina-. Merced al buen hacer del equipo técnico y a los excepcionales resultados de los efectos digitales (que también se llevan un buen pellizco del presupuesto), 'El Ministerio del Tiempo' puede obrar el milagro. Este episodio es lo más cercano que se ha hecho en la ficción televisiva española -salvando distancias- a obras maestras como 'The Pacific' o 'Band of brothers'.

Hugo Silva (Pacino) es la gran incorporación de la T2 de 'El Ministerio del Tiempo' /

Dicho capítulo dejó la vuelta de Rodolfo Sancho a la serie. No se le echó de menos en los seis capítulos anteriores porque supieron mantener vivo su personaje durante su ausencia. Julián no es el mejor personaje de esta ficción. Por supuesto, no es el que se va a ganar las simpatías de quienes se acercan a ella por divertirse y reír con las chanzas que deja el sarcástico guion de la serie. Su semblante serio, ese aire tristón de quien se mueve en soledad y su mirada doliente, tiñen de gris a este personaje. Pero Julián es el único indispensable. Es el alma de la serie porque, lo sepa su creador o no, los de Julián son los trazos que sacan lo que el guionista lleva dentro, es el personaje que rompe la coraza de quien escribe esta serie. Si, Pacino es, en cierto modo, la visión del mundo de Javier Olivares; Julián es su sentimiento. Si 'El Ministerio del Tiempo' perdiera ese sentimiento, tan solo quedaría una gran serie de aventuras y viajes en el tiempo. Ahora es más.

Por esto mismo, los números de 'El Ministerio del Tiempo' invitan a la preocupación. Sin ser malos (y menos para TVE), no son buenos. La cadena tiene en cartera series que presentan mejores registros de audiencia y, por venir, nuevos proyectos que invitan a la esperanza de remontar las maltrechas cuotas. La renovación de 'El Ministerio del Tiempo' -siempre que sus productores la deseen- pasa porque sus datos no caigan mucho más y, sobre todo, porque en TVE vuelvan a mirar más allá. La serie es este año mejor que lo fue el año pasado. La renovación de 'El Ministerio del Tiempo' por una tercera temporada marcaría un antes y un después en la televisión patria por lo que significaría. Lo mismo que ya ha supuesto esta serie con su mero nacimiento. ¿Ocurrirá?

Cargando