El Sevilla remonta y logra su quinta Europa League, tercera consecutiva

Un gol de Gameiro y dos de Coke dan la vueltan al tanto inicial de Sturridge para conseguir la tercera consecutiva y el pase a la Champions

Coke celebra el tercer gol del Sevilla / ()

El Sevilla se ha proclamado campeón de la Europa League por quinta vez en su historia, la tercera de manera consecutiva. Un segundo tiempo histórico le ha dado a los de Emery un trofeo que les mantiene invictos en las finales de la competición y les da el billete para disputar la fase de grupos de la próxima Champions League.

La final tuvo un tiempo para cada equipo, pero el Sevilla estuvo más acertado de cara a puerta en la parte que dominó. Gameiro igualó el partido nada más salir de vestuarios y un gran Coke se puso el disfraz de héroe para con un doblete darle el título a los suyos. Por su parte, Jürgen Klopp pierde su segunda final con el Liverpool y la segunda europea, tras la que perdió frente al Bayern de Múnich en la Liga de Campeones del año 2013.

El partido comenzó con claro dominio del Sevilla, que rápidamente se hizo con el control de la pelota merced a una gran presión en la salida de balón de los ingleses. Tocaban y tocaban pero sin crear demasiado peligro, incluso en esos buenos minutos fue Emre Can quien probó fortuna con el primer disparo a puerta.

Un Liverpool muy intenso comenzaba a despertar y a desplegarse con velocidad por las bandas. La primera ocasión clara vino tras un centro desde el costado derecho que remataba en el segundo palo Sturridge y sacaba bajo palos Carriço. En la jugada posterior, el futbolista del Sevilla volvía a ser protagonista por una clara mano dentro del área que el colegiado no estimó sancionable. Era tan sólo el minuto 11.

ficha técnica

Liverpool FC - 1: Mignolet; Clyne, Lovren, Kolo Touré (Benteke, m.83), Alberto Moreno; Can, Milner; Lallana (Allen, m.73), Firmino (Oriji, m.69), Coutinho; y Sturridge.

Sevilla FC - 3: David Soria; Mariano, Rami (Kolodziejczak, m.77) Carriço, Escudero; N'Zonzi, Krychowiak; Coke, Éver Banega (Cristóforo, m.92), Vitolo; y Gameiro (Iborra,m.89).

Goles: 1-0, M.35: Sturridge. 1-1, M.46: Gameiro. 1-2, M.63: Coke. 1-3, M.70: Coke.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia). Amonestó a los jugadores del Liverpool Lovren (m.30), Origi (m.72) y Clyne (m.94), y a los del Sevilla Vitolo (m.56) y Mariano (m.83).

Incidencias: Final de la Liga Europa disputada en el estadio St. Jakob Park, que se llenó con unos 35.000 espectadores, con amplia mayoría de seguidores del equipo inglés.

El encuentro entraba entonces en una dinámica de pelea, de lucha en media cancha, con gran intensidad pero sin apenas ocasiones para ninguno de los equipos. Sin embargo, el Liverpool se mostraba con las ideas más despejadas en los últimos metros, como iba a demostrar Sturridge poco después con un disparo escorado que detenía David Soria.

En el minuto 32 Kevin Gameiro iba a disfrutar de la mejor oportunidad para el Sevilla con una chilena de elegante plasticidad que se iba fuera por muy poco. Tan sólo era un instante de calma antes de la tormenta de ocasiones en la que estaba entrando el conjunto ‘red’. Y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. Coutinho agarraba una pelota en tres cuartos de campo con demasiado espacio, se la cedía a Sturridge que con un bellísimo lanzamiento con el exterior ponía el balón pegado al palo izquierdo de Soria para hacer el primero de la noche.

El gol no amainaba el temporal para los hombres dirigidos por Unai Emery, que veía como a escasos metros pasaba continuamente una bala llamada Clyne. Las constantes llegadas del lateral inglés desembocaban prácticamente siempre en ocasiones, como en el minuto 40 cuando un córner forzado por él terminaba en un tanto anulado de Dejan Lovren. El juez de línea determinó fuera de juego de Sturridge, para tranquilidad de un Sevilla necesitado del descanso.

Antes de la retirada a vestuarios, los hombres de Jürgen Klopp disfrutarían de otra ocasión con un centro lateral que se paseaba por el área pequeña sin que nadie pudiera conectar con la pelota. El sueco Eriksson determinaba el final de los primeros 45 minutos y le daba un respiro a un lastimado Sevilla.

Los andaluces pedían un tiempo muerto y no lo pudieron aprovechar mejor. Inmediatamente después del pitido que daba comienzo al segundo tiempo, Mariano se iba a incorporar por banda derecha, se iba a ir de Alberto Moreno con un magnífico caño e iba a servir el empate a Gameiro que marcaba a puerta vacía.

El gol dio alas a los de Emery que iban a disfrutar de otra ocasión clara en las botas del nueve francés, que aprovechaba de nuevo el espacio para encarar la portería de Mignolet. Tardó mucho en cargar el disparo y Kolo Touré tuvo tiempo de darle caza para enviar a córner.

Eran los mejores minutos del Sevilla en esta final, con un incisivo Mariano que continuaba martilleando la defensa de un Liverpool grogui. Un mejor posicionamiento de los jugadores y una presión mucho más intensa eran las claves del resurgir del campeón.

Kevin Gameiro continuaba en busca del gol que daría la vuelta al luminoso, e iba a disponer de una ocasión inmejorable en la frontal del área pequeña, pero Mignolet sacaba su remate a bocajarro y enviaba la pelota por encima del larguero. Era la antesala del gol de Coke. Una imponente jugada de Vitolo iba a acabar en la bota derecha del capitán que con un disparo espectacular ponía el 2-1 en el marcador.

Escasos minutos después el propio Coke volvía a aparecer para ser el héroe de la noche. Un balón rechazado en la frontal le volvía a caer al jugador del Sevilla que no perdonaba ante Mignolet. Los andaluces ponían así la sentencia tras un segundo tiempo para la historia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?