El fracaso de las cuotas de refugiados

Nueve gobiernos bloquean el reparto y cuatro no han asumido ni un solo refugiado

Una agente de policía conversa con dos niñas refugiadas iraquíes al otr lado de la valla en el centro de detención de inmigrantes indocumentados de Amygdaleza, en Atenas / ()

Pactaron un reparto obligatorio pero no lo han cumplido. Ministros del Interior y jefes de gobierno asumieron el año 2015 repartirse en 2 años hasta 160.000 refugiados de los llegados a Italia y a Grecia pero los datos de la Comisión Europea demuestran que han ignorado los compromisos por que las cifras del reparto no llegan ni al 4% de los objetivos.

1.200 repartos en septiembre no sirven para reconducir la imagen de que las cuotas obligatorias han fracasado ya que los datos de hoy demuestran que el problema se ha relativizado solo gracias al muro que ejerce Turquía.

Las más de 1.000 llegadas cada día se han reducido a menos de 90 desde la firma del acuerdo mientras nueve gobiernos siguen bloqueando el reparto. Austria, Hungría, Dinamarca y Polonia no han aceptado ni un solo refugiado mientras otros cinco, Eslovaquia, Lituania, Irlanda, Estonia y Bulgaria, ninguno de los llegados por Italia aceptando cifras testimoniales, de 3 a 86 refugiados, según el país de los llegados a Grecia. España ha acogido 363, muy por debajo de Finlandia o de Portugal, que aunque tampoco cumplen superan los 500 reubicados.

La Comisión considera, sin embargo, como un éxito el reparto de este mes de septiembre, 1.200 refugiados repartidos de los 5.651 distribuidos entre países durante todo el periodo mientras reitera las llamadas a la responsabilidad asegurando que el futuro de Schengen depende de la respuesta solidaria de los Estados miembros.

El informe que ha presentado este martes el Comisario Avramopoulos incluye también los datos de los sirios que han sido trasladados a la Unión Europea desde los campos turcos, un total de 1.614.

La Comisión europea confía en que la solidaridad que reclama se incremente para ayudar especialmente a Grecia cuyos esfuerzos por identificar y dar alojamiento a los más de 50.000 refugiados que siguen sobre su territorio están sujetos a un proceso de verificación constante de los equipos comunitarios.

El presidente de la Comisión reconoció ante los eurodiputados que "la solidaridad no se puede imponer" y pocos días después ofreció a quien no quiera asumir refugiados que compensen al resto incrementando el despliegue de controles en las fronteras exteriores de la UE aunque este es un tema sujeto a las negociaciones para modificar Dublín, el reglamento europeo sobre este tema y en el que la Comisión parece dispuesta a renunciar a la penalización de 250.000 euros por refugiado rechazado que incluyó en su propuesta este pasado mayo.

Sin embargo, fuentes comunitarias mantienen que el problema actual en Grecia y en Italia debe ser asumido según los pactos aunque fuentes diplomáticas consultados por la Cadena SER entienden que, si se desbloquea la negociación de Dublín, será más fácil resolver el reparto de los 50.000 que hay todavía en Grecia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?