Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Hollande renuncia a su sucesión y abre un periodo de gran incertidumbre en el partido socialista francés

El primer ministro Manuel Valls le había retado el pasado domingo

El presidente de la república francesa, Francois Hollande.

El presidente de la república francesa, Francois Hollande. / PHILIPPE WOJAZER (REUTERS)

Sin una salida airosa posible, el presidente de Francia, el socialista François Hollande, (62 años) ha escogido seguramente la solución más digna posible, la de renunciar a su propia sucesión. Abandonado por casi todos amigos, hasta su primer ministro, Manuel Valls (56), le había retado con enfrentarse a él en las primarias socialistas, Hollande ha tirado la toalla.

Como ha reconocido en su alocución televisada y realizada en directo, Francois Hollande temía no ser la persona que podía unir a la izquierda francesa ante las próximas elecciones presidenciales. Los sondeos apenas le conceden una intención de voto del 7%.

"El ejercicio del poder nunca me ha hecho perder la lucidez... he decidido no ser candidato a las presidenciales, a renovar mi mandato"... "Sólo me mueve el interés superior de Francia. La experiencia me ha aportado la humildad necesaria para esta tarea", ha añadido .

Es la primera vez en la historia que un presidente renuncia a un segundo mandato, que parecía imposible. Se abre un periodo de gran incertidumbre en el Partido Socialista (PS), donde se supone será el primer ministro, Manuel Valls, el que trate de coger el relevo.

Hollande ha dado la sorpresa al anunciar su decisión justo cuando se abre el plazo de candidaturas en las primarias socialistas que se celebrarán en enero.

En su discurso el presidente ha hecho primero un balance de la legislatura considerado por él muy positivo. "He querido conservar nuestro modelo social", ha señalado para después afirmar que "desde enero el paro desciende". Era la principal promesa que había hecho para repetir mandato y ha reconocido que "llegaba muy tarde". La población francesa no ha percibido, en efecto, todavía la mejora del mercado laboral.

Respecto a las medidas tomadas para afrontar el terrorismo, Hollande ha defendido "haber tomado las decisiones necesarias sin renunciar a la libertad".

El anuncio de Hollande pone fin a un folletín que ha ido escalando cotas teatrales ante la incredulidad de los franceses. La candidatura del jefe del Estado no era una evidencia ante las propias filas socialistas. La autoridad del Presidente se había cuestionado en varias ocasiones, también en 2016. Ante la contestación en su propio partido (y la dimisión de la ministra de Justicia) tuvo que enterrar la reforma constitucional propuesta tras los atentados de noviembre, que pretendía incluir la polémica retirada de la nacionalidad a los terroristas con doble pasaporte para poder deportarlos. Le siguió la no menos contestada reforma laboral que acabo por resquebrajar la mayoría parlamentaria.

Por último la aparición del libro 'Un presidente no debería decir esto' en la que desvela supuestos secretos de Estado, critica a la Justicia y se queja de sus ministros y compañeros, desorientó a amigos y enemigos que no comprendieron las intenciones del mandatario.

"He querido situar Francia en el primer lugar", ha dicho Hollande desde el palacio del Elíseo, al tiempo que ha afirmado que su único objetivo en los próximos meses es "seguir dirigiendo el país". Para el presidente, en el poder desde mayo de 2012, lo que está en juego "no es una persona sino el futuro de Francia".

De momento, en el espectro político de la derecha, hay dos candidatos firmes al Elíseo, Francois Fillon por los republicanos y Marine Le Pen del Frente Nacional . Para repartirse un posible 35% del electorado (según los análisis demoscópicos) hay, por ahora, tres candidatos considerados de izquierda, Jean-Luc Mélenchon, el ex ministro Emmanuel Macron y Sylvia Pinel, sin contar con el del PS , que decidirá su aspirante en primarias a disputar a finales de enero. Se supone que Valls revelará la suya el sábado, después de que este jueves lo hiciera el exministro Arnault Montebourg.

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?