¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CONSEJO DE MINISTROS"Nadie está por encima de las leyes y quien vulnera la ley se tiene que enfrentar a sus consecuencias"

Susbríbete a nuestra newsletter

Milhojas de sangre 'encebollá', berenjenas fritas y níscalos

La sangre encebollada es un tapa clásica, pero cada vez menos frecuente en los bares españoles

Céntrate en la foto, ¡no en el titular! /

¿Quién ha dicho que con la casquería no se puedan preparar platos maravillosamente delicados? La sangre encebollada es un tapa clásica, pero cada vez menos frecuente en los bares españoles. ¿Por qué hay que renunciar a su peculiar sabor?

Milhojas De Sangre Encebollá

Autor:

Categoría: Casquería rica

Raciones: Para cuatro personas

Milhojas de sangre encebollá

La sangre encebollada es un tapa clásica, pero cada vez menos frecuente en los bares españoles

Ingredientes

  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo laminado
  • 1/2 cebolla en tiras finas
  • Vino oloroso seco D.O. Jerez
  • 1/2 cucharita de pimentón dulce
  • 250 g de sangre de pollo cocida, cortada dados
  • 1/2 vaso de caldo de pollo o carne
  • Laurel y pimienta negra en granos

Otros ingredientes

  • 1 berenjena grande
  • 1 nabo
  • Harina de repostería
  • 1/2 litro de leche
  • 200 g de níscalos limpios
  • Aceite para freír las berenjenas

Elaboración

  1. Para empezar por la sangre, ponemos el aceite y doramos los ajos, a continuación pochamos la cebolla y cuando tome color añadimos el vino oloroso, la pimienta negra, el pimentón dulce y el laurel.
  2. Dejamos que reduzca el vino a una 1/3 parte de su volumen inicial e incorporamos la sangre y el caldo.
  3. Cuando rompa a hervir bajamos el fuego y cocinamos lentamente durante 15 minutos.
  4. Par ala milhoja, cortamos la berenjena en láminas finas y las metemos en leche durante un par de horas.
  5. Escurrimos, enharinamos y freímos.
  6. Reservamos hasta emplatar.
  7. Por otro lado cortamos láminas de nabo y las metemos en agua hirviendo durante unos segundos.
  8. Dejamos enfriar y también reservamos hasta emplatar.
  9. Saltemos los níscalos en una sartén con un poco de aceite y sal.
  10. Añadimos un poco de vino seco de jerez cuando las setas estén casi listas.
  11. Dejamos evaporar el alcohol y reservamos.
  12. Para emplatar, colocamos la sangre encebollá a modo de milhojas utilizando el nabo y la berenjena frita como si se tratase de las láminas de pasta. Junto a la milhoja ponemos los níscalos salteados y salseamos con la salsa del guiso de la sangre encebollá.
Cargando