¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SER y estar bien

Expertos recomiendan que los niños menores de 5 años no coman uvas enteras

Un estudio asegura que las uvas son la tercera causa de ahogamiento infantil por alimentos

Las uvas pueden ser un gran enemigo de los más pequeños. /

Tan solo los perritos calientes y los caramelos causan un mayor número de asfixias infantiles que las uvas, uno de los productos estrella de la Nochevieja. Es por ello que un artículo publicado en Archives of Disease in Childhood, de la revista médica BMJ, advierte que los niños menores de cinco años no deben comer uvas enteras.

Pese a que la mayoría de la población no es consciente de este peligro, tal y como afirma el estudio, los productos alimenticios están detrás de más de la mitad de casos de asfixia mortal en niños de entre 0 y 5 años, razón por la que no se aconseja dar de comer uvas a los más pequeños.

La piel de la uva puede obstruir las vías respiratorias 

Tal y como asegura el médico de urgencias en los Servicios Nacionales de Salud (NHS) en Aberdeen, Jamie G. Cooper a Sinc, tanto las uvas como los perritos calientes comparten una característica común que provoca una mayor cantidad de asfixias entre los más pequeños: su piel suave.

"Las uvas son frutas ovales, envueltas en una piel suave y ligeramente flexible. Con perritos calientes nos referimos a las salchichas, porque comparten algunas características con las uvas por su riesgo. En cuanto a dulces, nos remitimos a chucherías cuya dureza podría dificultar su extracción en caso de asfixia", asegura Cooper.

Los niños todavía no tienen todos los dientes desarrollados a esa edad

Dado que las uvas suelen ser más grandes que las vías respiratorias de los niños de entre 0 y 5 años, la piel que se extrae de ellas es capaz de cubrir las vías, lo que puede provocar la asfixia del niño. Durante esta época, los niños no tienen todavía todos sus dientes desarrollados como para masticar correctamente, su reflejo de deglución aún es inmaduro, y se distraen más fácilmente.

Además, la piel de la uva es difícil de extraer, por lo que se recomienda no dar de comer uvas a los niños de tan cortas edades ya que pueden derivar en asfixia infantil.

Se recomienda cortar las piezas

En caso de que se le quiera dar de comer uvas a los niños menores de cinco años se recomienda cortar los alimentos en piezas. También es recomendable la supervisión adulta mientras los pequeños estén comiendo para evitar cualquier caso de asfixia. 

El estudio denuncia que, pese a que los juguetes cuentan con múltiples advertencias sobre el riesgo potencial de ahogamiento, alimentos como las uvas o los tomates cherry carecen de cualquier advertencia ante posibles asfixias alimentarias. 

Por lo tanto, si durante esta Nochevieja habías pensado en darle de comer uvas a tu niño menor de cinco años, puedes cortar las uvas en piezas o buscar alguna alternativa que evite la asfixia de los más pequeños de la casa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?