¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

educacion hijos

11 consejos para educar a los hijos cuando no están en el colegio

Mostrar confianza en sus posibilidades, escucharles, ser sinceros, respetar a sus profesores e intentar no caer en los prejuicios y etiquetas son algunas de las recomendaciones de pedagogos y psicólogos que conviene no olvidar en el día a día

Un niño juege en el suelo a los coches. /

Dice el filósofo y pedagogo José Antonio Marina que el fin de la educación es aumentar la probabilidad de que suceda lo que queremos. Los niños asimilan como normal lo que ven en casa, así que mejor educarles no solo con palabras. Valen más los ejemplos. Cada familia tiene sus circunstancias y a no ser que sea como la de los Zapp que lleva 16 años viajando por todo el mundo, lo habitual es que la rutina del día a día haga ir a toda prisa sin reparar en aspectos de la educación tan vitales como sencillos de seguir. ¿O no tanto?

1. Escucharle. El niño tiene 100 lenguajes, pero los adultos les arrebatamos 99, afirmaba el pedagogo Loris Malaguzzi. Hay muchas formas de escucharles, una de ellas dejarles que se expresen no solo con la palabra, sino con otras manifestaciones artísticas como el baile, el teatro o la pintura. Valioso es también que aprendan las virtudes del silencio. La escuela La Llacuna del Poblenou (Barcelona) decidió el pasado mes de noviembre dedicar una semana al silencio dentro de las actividades. "Es muy importante para escuchar y para saber lo que hacemos y por qué lo hacemos", afirmaba el director Jordi Canalles.

 

2. Dejarle clara nuestra confianza. Para demostrárselo debemos permitir que hagan tareas por sí mismos.  Y dejarles que se equivoquen. Ir detrás recordándole todo o hacerlo por ellos no les ayudará porque no tendrán siempre un padre o una madre al lado. Este es el espíritu del método  Music Mind Games: transmitir la gran capacidad que tenemos de aprender.

 

3. Enseñarle a ser asertivo. Decir que no desde pequeño ahorra muchos disgustos y es una de las herramientas contra el acoso escolar. Lo trabaja el método finlandés KiVa, pionero en la lucha contra el bullying que se aplica en la mayoría de escuelas públicas del país nórdico y ha comenzado a utilizarse en España.

 

4. Fuera etiquetas y prejuicios. "Los niños malos no existen, los niños buenos tampoco; lo que sí existe es lo que nosotros etiquetamos como bueno o malo", explica el psicólogo Alberto Soler. Etiquetar no es buena idea y suele condionar, según Soler que recomienda trabajar la conducta que se quiere modificar.

 

5. Ser sinceros y no ocultarle los sentimientos. Eso sí, hay que adecuar el mensaje al niño y a su edad. Un cosa es no contar como nos sentimos y otra es exagerarlo. Los hijos aprenden por imitación, explica Rocío Ramos-Paúl.

 

6. Entender que tenga amigos imaginarios. Ni indican un vacío emocional ni es algo inusual. 1 de cada 3 niños de entre 2 y 6 años los tienen. Hay numerosos estudios que lo vinculan con personalidades creatividad.

 

7. Explicarle que los deberes los tiene que hacer solos, aunque estemos para resolver sus dudas. Lo primero es trabajar el hábito y enseñarles a organizarse. Estudiar un poco cada día, le ayudará a la hora de afrontar los exámenes. Estamos en pleno debate social sobre la utilidad, cantidad y tipo de deberes. Algunos profesores como César Bona se muestra contrario a las tareas repetitivas porque "desmotivan al alumno".

 

8. Animarle a que se vista solo y elija su ropa. Con nuestra orientación, le podemos explicar qué ropa es la más adecuada según el tiempo que haga. Ir con botas de agua en verano no es una opción.

 

9. Hacer que respete a sus profesores. Es el santo grial del sistema educativo finlandés, según explica la pedagoga Inger Enkvist, quien, por cierto, se muestra muy partidaria de los deberes. Hay muchos tipo de profesores. Nos guste más o menos su forma de enseñar, pero el respeto siempre es lo primero. Se acabó eso de que el profesor le tiene manía al alumno.

 

10. Pasar tiempo en el campo. El catedrático de psicología social, José Antonio Corraliza explica que el síndrome de déficit de naturaleza puede acarrear mayor estrés y sedentarismo.

 

11. Educar con humor. Carles Capdevilla  defiende cinco sentidos a la hora de educar: el sentido común, el del humor, el del del deber, el del ridículo y el moral, referido a los valores. Precisamente, Parir con humor es el título de su último libro. "Nuestros hijos se merecen padres felices, estables que sepan que la ironía y el humor resuelven las situaciones", afirma Capdevilla.  

Cargando